Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 23 DE AGOSTO DE 1006. PAG. 4. EDICIÓN 3 leda. -Muy señores míos: En contestación á su carta fecha 22 del corriente, la Junta directiva de la Asociación de patronos mineros de Vizcaya ha acordado manifestar á ustedes lo siguiente: Que no encontrando en dicha carta motivo alguno que desvirtúe las manifestaciones del 20 de Abril último, la Asociación de patronos mineros se ratifica en ello; y respecto de las nuevas peticiones formuladas por la carta enviada por ustedes el z 3 de este mes de Junio, les manifiesta lo siguiente: 1. Que siendo potestativo del oorero el admitir y realizar las tareas extraordinarias, no hay razón ninguna para imponer un aumento de carácter general en su precio, ya que se trata de actos que individualmente se aceptan y realizan. 2. Que. respecto al trabajo en los domingos, los patronos mineros se atienen al cumplimiento estricto de la ley y reglamento vigentes en esta materia, no creyendo que existe tampoco motivo justificante para distinguir délas jornadas ordinarias los trabajos que los domingos se verifiquen en horas permitidas; y v 3. Que por lo que se refiere al reconocimiento de las Sociedades obreras, los patronos mineros sólo pueden admitir la representación de sus obreros en aquellas entidades que legaltnente justifiquen les está onferida la representación de los mismos. Lo que en cumplimiento del acuerdo reherido, tiene el honor de comunicar á usted su afectísimo y s. s. Federico Zabala, secretario. versión la huelga. OtraCopiamosdeldeorigen de colega La nuestro No falta quien dice que los elementos anarquistas, agitadores eternos, inscribiéndose en las Sociedades ebreras, á las que antes no querían pertenecer, son los que, soliviantando los ánimos, han promovido la huelga, arrastrando á los espíritus más débiles ó indecisos. Y comentando los efectos de la huelga, dice el mismo estimado colega: aSe ha declarado el estado de guerra, y como consecuencia, no sólo se ha suspendido 3 a corrida anunciada para hoy, sino que la mayoría de los forasteros que habían acudido con motivo de las fiestas, se han apresurado á abandonar la población, con lo cual sufre ésta un gran perjuicio. Esto ha de contribuir á que el espíritu público se muestre hostil á los huelguistas; porque si el derecho á la huelga puede reconocerse, no hay nadie que reconozca el derecho de cometer violencias como las que esta mañana fian llevado á cabo los mal aconsejados obreros. Cada vez se acentúa más la creencia de que en Bilbao, como ocurrió hace cuatro años en Barcelona, los obreros están siendo juguete de ciertos elementos. el abuso qiu se comete constantemente de hacerles trabajar el día que se celebra algún mitin ó reunión, y, finalmente, la readmisión de los obreros despedidos. Qrocedimientos patronales. Conociendo los procedimientos descorteses é intransigentes que emplean los dueños de las minas en- cuantos casos los obreros piden alguna mejora, la actitud de intransigencia adoptada en los conflictos anteriores, y especialmente en el actual, nada puede aventurarse respecto al rumbo que pueda tomar la huelga planteada; todo obedecerá á como sean tratados los obreros, pues de llevarse á cabo algún atropello, el partido socialista respondería inmediatamente al movimiento iniciado; claro es que dentro de lo que su organización y sus fuerzas consientan, sin exageraciones de ninguna especie. los Culpando á 22, patrono; Comité de la FedeBilbao. 2 í. El ración de trabajadores ha publicado una hoja afirmando que la actitud de los huelguistas está perfectamente justificada; no así la de los patronos, á cuya soberbia se debe el haber llegado á este período de turbulencias, que los obreros son los primeros en lamentar. Agrega que los patronos serán los únicos responsables de cuanto ocurra. 1 os panaderos. Bitbao, J 2, 2 t. Se asegura que está noche no trabajarán los panaderos, por haberse puesto de acuerdo con los huelguistas para acentuar, con la falta del vedad del presente conflicto. Las autoridades adoptan medidas para evitar que el vecindario se vea privado de tan indispensable artículo. P 1 envío de tropas. Por cuanto al envío de tropas, esto es cosa corriente en aquella región; pero en esto hay un buen precedente: que en los pasados movimientos obreros los generales Loma y Zappino, que mandaban las fuerzas, dieron la rtzón á los obreros, como sucederá siempre que los militares aue se manden sean hombres cultos y se inspiren en principios de justicia, sin dejarse influir por nadie. 1 os rurales, x -J Además, Jo que allí sucede muy á menudo es que los rurales cometen toda clase de atropellos, deteniendo por causas fútiles á los obreros á pretexto de que ejercen coacción, y en algunos casos han cometido verdaderos asesinatos. Bastará hacer constar, para que se comprenda qué tal serán estos rurales, que la Guardia civil es muy apreciada, y del Ejército no hay que hablar. De lo dicho anteriormente, se desprende el concepto que de él se tiene allí. C ontra la Guardia i. civil. mañana, al pasar Bilbao, 22, 2 Esta un tren por Rípa, varios huelguistas intentaron pararlo. Las fuerzas de la Guardia civil que custodiaban el convoy intimaron á los obreros á retirarse, como lo efectuaron; pero á poco, parapetados en las cunetas y detrás de unos maderos, comenzaron á arrojar piedras contra los guardias. Estos dispararon sobre los autores de la agresión, hiriendo gravemente á uno de ellos, f Mra colisión. En Artecalle se han desarrollado graves sucesos. La Guardia municipal pretendió disolver un grupo que intentaba, detener la marcha de un tranvía. Los obreros hicieron frente á los guardias, y éstos se vieron obligados á disparar sus revóivers. La confusión fue grandísima. Un huelguista agredió á une de los guardias con una navaja, asestándole tres puñaladas. 1 os heridos. Bilbao, 22, 5! El huelguista que r 2 sultó herido esta mañana en la lucha sostenida por los obreros con la fuerza de la Guardia civil que vigilaba un tren, se llama Manuel Rodríguez. El proyectil le penetró por la región glútea y le salió por la ing e. Su estado es gravísimo. En la colisión habida en la plaza del Mercado entre los huelguistas y la Guardia municipal, resultaron heridos un obrero y un agente de la autoridad. El primero, que se llama Lorenzo Calleja tiene una grave herida por arma de fuego en un muslo. El guardia se llama Gumersindo García. Tiene cuatro heridas por arma blanca, y su estado es gravísimo. En el puente de San Ajjitón, la Guardia civil de caballería tuvo que cargar contra un grupo de obreros que apedreaba á la fuerza. Hostigados por ésta, algunos de los revoltosos lograron pasar al otro lado del puente. Los guardias les intimaron la retirada y se negaron, comenzando á arrojar piedras á la fuerza pública. Algunos huelguistas lograron colocar dos vigas atravesadas en el extremo del puente y defendidos pr, -ellas reanudaron la pedrea contra dos guardias civiles de caballería que se aproximaron. Los guardias se defendieron disparando. Una piedra hirió á uno de éstos, llamado Corpus Alonso, en la cara. El otro entonces se adelantó para recoger á su compañero herido y conducirlo al hospital. Los demás obreros, creyendo que sún había más fuerzas de la benemérita y que iban á De nuestros corresponsales Y V DESPACHOS CONFERENCIAS TELEFÓNICAS 4 2.145 PALABRAS ontra los tranvías. Bilbao, 22, J 2 m. En la estación, un numeroso grupo de huelguistas pretendió impedir la circulación de los tranvías, promoviéndose con tal motivo una pequeña algarada. Los agentes de Orden público cargaron sobre los alborotadores, repartiendo buen número de estacazos y practicando varias detenciones. T esbandada de forasteros. La desbandada de forasteros iniciada ayer ha continuado esta mañana, marchándose en todos los trenes centenares de personas que se proponían pasar aquí el período de las fiestas. H A B L A N D O CON PABLO IGLESIAS Sólo quedan algunos rezagados que confían í nterrogado ayer tarde el leader del partido en que el conflicto será pronto resuelto y po 1 obrero en España, por un redactor de nues- dián celebrarse ¡os festejos con la brillantez tro colega España TVueva, manifestó lo siguiente: acostumbrada. Es casi seguro que esta tarae se suspenderá a La Diputación de Bilbao despidió sin motivo á varios obreros que trabajaban en las la corrida de toros. Los peiiódicos de la tarde dejaran de pu (ninas de su propiedad, y los demás se declararon en huelga pidiendo la readmisión de los blicarse también, pues los cajistas no han acudetenidos; y al ver la tenacidad de la Diputa- dido á las imprentas. ción, pidieron el auxilio de la Federación, que Oigusn las coacciones. se le presta incondicionalmente. Bilbao, 22, 1 i. Los huelguistas siguen ejerciendo coacciones en las fábricas y talleres f o que piden los obreros. situados dentro de la capital. Dispuestos á la lucha, piden la jorpada En todas las fábricas de aserrar madera se áe nueve horas, petición que á nadie puede pa- han paralizado ios trabajos. recer exagerada; la supi están de las tareas, que La Guardia municipal ha tenido que cargar es el destajo peor, pues al contratar se valen varias veces á los huelguistas para proteger á los capitalistas de ¡a ignorancia de! obrero y le los obreros que trabajan. engañan de una manera untante; el aumento de En una de esas colisiones, un guardia retfíi So por 100 en Sos trabajos exfí- so dinarios y suUó con na herida de arm blanca en la mano días festivos, ps ón ci: va fWidad es evitar derecha.