Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PALABRAS, P OR difta palabras, 1 CLASI- L OS QUE DESEEN KAPItic dos en secciones. De una peseta. d mente colocarse deben Pot cada palabra más, 10 cén- anunciarse en esta sección. timos. Las abreviaturas y cada Cinco Cifras so cuentan como un? palabra. A 1 impoxte do c da nserción deberá añadirBe diez céntimos de peseta por 1 impuesto del Timbra. Los originales se remitirán á ia Administración de ABC, Hoompaüados do su importe en metálico, sellos de correos, Libranzas de- la Prensa ú otro giru análogo, el día untes de la fecha en que deban ser publicados í OS QUJE DESEEN ALQUIfca lar rápidamente sus fincas y cuantos necesiten un local para su habitación ó sa negocio, deben anunciarlo en esta sección. TOWUAS OMPKO ORO, ALHAJAS, pago altos DTACÍOS. CiudadHodrigo, 3, platería. O Q U E NO E 3 TCUENtran en otra casa en discos y máquinas, lo tiene Navarro, San Jerónimo, 10. L SEÑORA COMPAÑÍA DEsoa colocación. Don Felipe, ti, 2. centro derecha. CORRESPONDENCIA N ESTA SECCIÓN SE PUblicará toda clase de avisos, siempre que sean admitidos por la censura de periódico. Las personas que remitan por correo estos avisos, se servirán indicarnos, de no verlos publicados, por qué conducto ó en qué forma íes devolvemos el importe. ELECTRICIDAD ENTILADORESDESDE 25 pesetas; debe asted antes de adquirirlos visitar la casa Ureña, Barquillo, 14, y Prim, l V E ESPECTÁCULOS RAN TEATRO. -A LAS naeve y media noche: El dúo de la africana. -A las diez y media: Torrijos (estreno) -A las once y tres cuartos: Los picaros celos enig matiquG. -Nuevos c u a dros por la toarnéo cinematográfica Pathe y la compañía do chao y variat. es que dirige WiHíamParish. EATRO DE LA CIUDAD Lineal, -A las nuevo y cuarto: Cinematógrafo. -Películas ¡sorprendentes. -Los celebres duettistas coreográficos Ovlal Poi. -La bolla hailurinaLaEspañolita. -Bi excéntrico y transformista Val de Ver T UCRECIA ARANA. SOLO ha impresionado tliscos para f) Gramófono, y óstos según contrato con la Compañía, sol pnpde venderlos en Madri- 1. Ureña, Bar i ani s. 14, donde se facilitan catálogos gratis. L G C ARISH. -A LASNUEYE y medía noche: 50 representación del celebrado transBISCOS formista Donnini. -Eljuguete Viaje de novios. -La G- ran Vía, N FUENCAR AL, 28, l. terceto de los Ratas. -La Menegilda. -La gatita blanca. -vendemos discos para G- raEl teatro Varietés. -El Pierrot mófono, de todas las marcas. P OLISEO I M P E R I A L (Concepción Jerónima, b) Interesantes películas y desconocidas en Madrid. E 3 notable ventrilocuo Sr. San? y la pareja de baile Castro y Diana y la monísima niña Clotilde. Los notables excéntricos y malavaristas Mis et Moirisei. La pareja de baile Hurí- Porte Lia, y la niña Clotilde. C lias personas quo uocesi- tundo una colocación no pao dan satisfacer el importo do anuncio, publicaremos GRATUITAMENTE el quanosronutan, siempre que no exceda de diez palabras. Es condición necesaria qn 9 el interesado lleve personalmente el anuncio á nuestras oficinas. ZAPATERÍAS E GRATIS N OBSEQUIO DE AQUE- E VEU N O CALZARSE SINmodoFUENCARRAL, 26, eLogantoa E Nvendemos los celebres 1. los nuestros d 6. económicos Foy precios Fuencarral, nógrafos y cilindros Pathé. PRUÉBENSE LOS CHOCOLATES DE LOS RR. PP. BENEDICTINOS y Carbaflo. ñsmacén EL IMPARCIAL ÚNICO DEPOSITO EN MADRID: LHARDY, CARRERA DE SAN JERÓNIMO. 6 ÚNICOS DEPOSITARIOS EN BUENOS AIRES i 46 BIBLIOTECA DE 8 A B C LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS El buque zarpó, y yo pude tener un puesto en e! rotl de la tripulación, en donde figuraba inscrito con e! nom- bre de mi antecesor, Santiago Piedfin. Sucumbía de fatiga, pero cumplía mi deber, y esto me sirvió siempre de consuelo. ¡Qué tarea tan horriblel Dejé crecer mi barba, para resultar más desconocido todavía á los ojos de mi antiguo profesor de explosivos, cuando a! llegar al punto de destino pudiera tropezar con él. Perdóneme el Sr. Prefecto que me extienda en estos detalles ociosos en apariencia; pero mi situación inusi tada habrá de servirme de excusa. Estoy de tal modo aislado en medio de mis compañeros que experimento Ja necesidad de hablar conmigo mismo, de monologueav sobre el papel para huir del embrutecimiento de una situación semejante. JVli comunicación acaso resulte prolija por esa causa; pero no por eso tendrá menos claridad. Además, ciertas particularidades relativas á mi profesión de carbonero no carecen de importancia, como demostrarán los hechos más adelante. Después de una travesía desprovista de todo incidente, llegamos al Mar del Coral, situado, como es sabido, en el Noroeste de Australia. No he podido aún saber exactamente la longitud y la latitud del punto en que nos encontramos. Más adelante lo sabré. Repítome ahora las instrucciones verbales que el señor Prefecto me hizo el honor de comunicarme al salir de París. Profundizar el sentido de las palabras siguientes pronunciadas por el Dr. Síntesis en su entrevista con el Sr. Prefecto. Este experimento, en el cual pienso üdesde hace más de medio siglo, lleva consigo la forma- íción ae una tierra que no existe. Tengo, pues, que ope- srar la síntesis de un suelo virgen que quiero improvisar, haciéndola surgir del fondo de los mares... Saber si realmente el doctor pretende ia realización de ese proyecto, cómo y cuales serán los acontecimientos subsiguientes. He aquí un programa perfectamente definido y al cual me. he ceñido rigurosamente. Debo decir en primer término que el doctor no dijo nada que no haya sido perfectamente cierto en lo referente á la creación de un suelo nuevo. Ha fabricado artificialmente un islote de unos 25 metros de diámetro, usando un procedimiento que sólo puede germinar en el cerebro de un verdadero sabio. Sabiendo que los corales son animaluchos que absorben las sales calcáreas que el agua del mar lleva en disolución, se dijo: Los corales comen tanto de sales al día y segregan tanto da materia sólida. Haciéndoles, pues, absorber i 5 ó so veces mayor cantidad desales, segregarán i5 ó 20 veces más materias sólidas. Y como lo pensó, lo hizo. El doctor, partiendo de tan bello razonamiento, vació en un inmenso estanque lleno de agua del mar y ocupado por los corales la carga entera de un buque atestado de productos químicos. Los animaluchos, hinchados y cebados, le fabricaron un arrecife, al cual ha llamado su tierra, y que, entre nosotros, le ha debido salir un tanto cara. Puesto que el doctor tenía tanto interés en poseer una tierra nueva, bastábale, en mi opinión, edificar sobre el agua un macizo en ¡ugar de hacer digerir previamente á los pobres animales las moléculas de su continente. Como no estoy en condiciones de apreciar su obra científica, me limito á admirar su tarea. Sea el que fuere el motivo que le impulsa, hasta ahora no veo en esa costosa fantasía de propietario nada de