Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA FIESTA DEL ÁRBOL FRUTAL EN MOYA v. i. CARROZA QUE OBTUVO EL PRIMER PREMIO EN LA CABALGATA ALEGÓRICA Fot. Fontcubert POSTALES EUROPEAS 1 A MUERTE DEL SOM- ¿Siserácier BRERO DE CÓPÁ 7 supresión de la guillotina, la desaparición del sombrero de copa. Dos respetables artefactos por los que siento uní antipatía atroz. La sentencia fatal contra el último de esos adminículos parece ser que la ha firmado ya el rey de Inglaterra. Y como sus deseos hacen ley al otro lado del canal, y de este otro lado nos pasamos la vida mirando lo que allí pasa para imitarlo, es muy posible que los días del monstruo estén contados. ¡Dios se lo pague á Su Graciosa Majestad... 1 Ya hoy un crédulo cronista parisiense exclama regocijado: ¡No seré yo quien lo llore! Coreo usted, caro amigo, creo que somos muchos los que no derramaremos ni una lágrima ante la tumba del incómodo, horrible y ridículo tubo. De ese pesado y antiestético cubre cabezas, que reúne todos los inconvenientes y ninguna ventaja apreciable; únicas razones por las que yo creó que su moda persiste sin interrupción años y años. Muchas han sido, en efecto, las tentativas hechas para llegar á la abolición del alado tubo de chimenea y su sustitución por Otra prenda estética y menos incómoda; pero jamás se ha llegado á ningún resultado práctico. Sin embargo, hay que confesar que el uso del eterno sombrero de copa es cada vez menos frecuente, y que sólo lo vemos de día por las calles cubriendo á algún honorable provinciano ó á personas de edad respetable. Claro es que, en estos tiempos caniculares, los sombreros flexibles de todas formas, desde el Rubens al Budapest, y desde el Hugonote al clásico Melón, y desde el Panamá al Canotier, reinan como dueños absolutos del hombre. ¡Pero estamos en la canícula! ¿Quién se atreverá á vaticinar lo que sucederá cuando vuelva el invierno? ¿Aparecerá de nuevo el irreductible ocho reflejos con toda su altanera estu: pidez? ¡Ah, si Su Majestad británica persistiera en su sublime idea y nos librara para siempre de la tiranía del monstruo! ¿Pero con qué se le va a sustituir? Para la vida ordinaria nada más sencillo, puesto que ya nos hemos habituado al cómodo y durable sombrero hongo- -cuya vida guarde Dios muchos años- -que armoniza perfectamente con la esbelta y democrática cazadora, por cuya larga existencia hago fervientes votos ¿Pero y de noche para la vida ceremoniosa de sociedad, para el frac negro? En fin, ¿qué nos pondremos? Un economista de modas propone que volvamos al antiguo clac, por ser más ligero, más cómodo y más fácil de llevar en la mano sin molestia... Pero, como veis, la evolución no es verda deramente práctica. Esperemos, pues, á que el magnánimo Monarca inglés decida de la suerte de nuestras estimables cabezas... Pero, ya lo veréis, la guillotina, á pesar de sus numerosos partidarios, desapareció, y, en cambio, el sombrero de copa perdurará por los siglos de los siglos... amén. F. MORA París, Agosto ¡906. NUESTROS GRABADOS villa de Moya (Barcelona) la fiesta del árbol frutal primera que se celebra en España, organizada pe la Liga de defensa del árbol frutal de que presidente honorario S. M el Rey D. Alfo so XIII, y fundador el eminente tenor do Francisco Viñas. La fiesta ha revestido solemnidad inusitada, siendo números salientes de del árbol frutal. La fiestaha verificado en la Se