Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S 17 D E AGOSTO D E ioot PAG. 6. E D I C I Ó N i. CUCHICHEOS V a tenemos otra vez á los pobres en las ca lies, en los paseos, en todas partes. Es una gran vergüenza. -Mayor debe ser la de muchos de esos infelices al pedir, porque el ser pobre es triste cosa. -Yo me refiero al mendigo profesional. ¿Y qué es el mendigo sino un pobre crónico? Las sociedades contemporáneas no quieren contemplar la miseria, y el dolor les produce mortal tristeza. jPero acaso los ricos están satisfechos? Si experimentasen contento y alegría procurararían repartirla ó, por lo menos, comunicarla. El bienestar no está fuera de nosotros, sino en nosotros mismos. Durante la guerra, personalidades riquísimas sufrían trasudores de muerte ante la idea de que no se pagase el cupón, de que tuviesen que trabajar para ganar el pan. Y ese pan, cuando lo distribuímos en seco al pobre, es insuficiente para aliviar su situación. Hay que dar algo más. -Eso es imposible. -Eso es fácil. Si un filántropo ofreciese en Lhardy comidas gratuitas á los ex ricos arruinados, ¿usted aceptaría esa exquisita sopa hoba? modo brillante. Yo, decía el emperador, he tenido siempre tal aversión á los ejércitos, que en cuanto veía formarse uno en cualquier punto del globo, inmediatamente me lanzaba á su encuentro y pulverizaba hasta el último córner- No recuerdo Dien si el vencedor de Austerlitz obtuvo el premio; pero de todos modos, hay que convenir en que el autor de la revista nos presentó, bajo una forma jocosa, la refutación indestructible de ciertas utopias, cuya generosidad aparente oculta á los espíritus superficiales una insondable vanidad. Los buenos pacifistas, cuando nos nan superabundantemente convencido de la brutalidad del cañonazo, de los horrores de la bayoneta y de la inelegancia de los campos de batalla, suelen invocar hechos de la historia, que por ser conocidos y largos omito aquí. Pero los pacifistas olvidan, sin duda, que sin el agente ejecutor todo el edificio de la civilización humana se destruirá instantáneamente; el oficio de magistrado se convierte en ilusorio, puesto que ninguna sanción mantiene la sentencia del juez. Todo el mundo se na Datido y se seguirá batiendo por su derecho, ó por lo que estime su derecho, lo un smo exactamente que en los tiempos prehistóricos. Y para convencernos de que esta hipótesis no es una paradoja, no hay más que recordar la guerra ruso- japonesa, lo que pasa actualmente en Rusia y lo que ocurrió ayer en Francia con congregaciones y obreros. ¿Cómo han procedido los Gobiernos? ¡Ah, Dios mío! Según los antiguos métodos, por la violencia y la guerra. Ahora, bien; entre los grandes Estados, ¿cuál será la potencia ejecutora de los acuerdos del Tribunal de la Haya? ¿Dónde está el gendarme que ha de obligar por fuerza á las partes á respetar esas decisiones? Sí; tal vez un César ó un Napoleón, a condición de no rompernos los huesos en otro Waterloo, podría asumir ese papel é imponer á los pueblos las excelentes dicisiones de Frédéric de Passy ó de Estournelles de Constans. Mas en todo caso es preciso que esos señores, y sus colegas, se persuadan de que, faltos de un conquistador umversalmente vrctorioso, la mitad del género humano mira sus bellas construcciones pacifistas como castillos de naipes, que la menor corriente de aire dispersará por los cuatro rincones de su gabinete de trabajo. Y tal vez por esto, sin duda, los hombres serios, encargados de distribuir los premios de Nobel, han pensado en el presidente Roosevelt, á falta de un Napoleón 1. El Presidente ha podido, en efecto, suspender ó ayudar á suspender la guerra ruso- japonesa. Es el jefe de una nación de 80 millones de habitantes, que posee recursos financieros infinitos, que dispone de una flota de guerra inquietante, y que empieza á adquirir la figura respetable del gendarme. Pero yo imagino que si en lugar de ser Roosevelt el magistrado supremo de la República de los Estados Unidos sólo fuera zl presidente de una República eminentemente pacífica, por ejemplo, de la de San Marín, no hubiera probablemente pensado proponer sus buenos oficios á los terribles beligerantes, ni tampoco nadie se acordaría de ofrecerle el premio del pacifismo. Esto sería lamentable para él; mas al fin, ¡es ó no es lógico... F. MORA de estoquearlos los diestros VhUrño. Manóte te, Serranito y Posadas. La corrida empezará á las cualro y media TTetuán. A las cinco en punto de ía tarde se ver! ficará el próximo domingo, día 19. una corrida en la Plaza de Toros de Tetuán. Se lidiarán seis novillos, dos de Sanz y cuatro de Cortés, estoqueándolos Matapozudos, Mauro y Patotas. A yamonte. El día 8 de Septiembre matarán cuatr toros de Peñalver en la Plaza taurina de Ayamonte, los diestros Camisero y Jfyrrt. TOROS EN PROVINCIAS POR TELEGRAF -Segúñ y conforme. -No; desde luego. Usted no es un parásito; tiene dignidad, y preferirá llevar á su rauier y á sus hijos un triste cocido ganado por usted. Pues bien; el pobre á eso aspira. Cuando pierde la vergüenza, entonces se convierte en el clásico gorrón de la novela picaresca, y para tales fauces no hay pitanza suficiente ni dinero bastante. ¿Qué quiere usted decir con eso? -Lo que he de repetir cíen mil veces: que los Asilos españoles y los socorros tal como se reparten son insuficientes é inmorales. En los Asilos y en las cárceles los seres humanos se enmohecen, enferman, se aburren, son inútiles en absoluto. Es urgente organizar la asistencia por el trabajo, es indispensable buscar al pobre y clasificar al que nos importuna, el cual suele ser un avaro holgazán, y, por fin, tenemos que ser todos caritativos de veras, es decir, que al socorrer al prójimo, le entreguemos la limosna de buen grado, envuelta en ternura, en piedad, pensando que á diario ocurren naufragios en la ciudad, más terribles que los del mar. EL DOCTOR FAUSTO- ravísima cogida del Tierreritt. Tafalla, 16, j t. En la corrida ceiebrada esta tarde ha ocurrido una lamentable desgracia, que ha producido honda sensación en el público. El espada apodado fiérrente, ai pasar de muleta al primer toro de la corrida, perteneciente á la ganadería de Carriquiri, fue cogido y campaneado horriblemente, y lanzado, por último, á gran altura, cayendo á tierra, donde quedó como muerto, Trasladado á la enfermería se le aprecio un herida en la ingle izquierda, de eche centímetros de extensión, que le interesa los tejidos blandos, perforando la cavidad abdominal. El estado del desgraciado Jierrtril es gra vísimo. Chato ae taragoza tuvo qtie matar toda la corrida, quedando bien. Los Carriquiris cumplieron. La entrada, buena. -Cerrespensal. Mudad Real, 16, j t. Se ha celebrado la primera corrida de feria, lidiándase seis toros de Palha, que hicieron una buena pelea, matando 16 caballos. Bonarillo quedó muy bien en sus taras. Fue cogido por el quinto bicho, resultan con un varetazo. Hegaterín, Dien en aos y superior en el cuarto, al que echó á rodar de un gran v lapíé. Mañana Fuentes y T egaUrin matarán seis de Anastasio Martín. -C. Queblo Nuevo del terrible, t- 6, t m. Ayei se celebró en esta Plaza la primera de las corridas organizadas con motivo de la feria De los toros de Corradi, que se lidiaron, tres cumplieron regularmente, y el cuarto, que resultó manso, fue condenado á fueg Camptlo estuvo bien en su primer toro y regular en el segundo. felá, superior en el primero, a que despachó de dos pinchazos y una estocada, entrande muy bien. De su segundo, que fue el foguea do, se deshizo mediante una faena poco lucida De los peones sobresalieron Burajit y Hablapoco. La entrada floja. Se arrastraron cince caballos. rjueblo Nuevo del Terrible, 16, y t. Con mediana entrada se ha celebrado esta tarde la segunda novillada. El ganado de Halcón cumplió; caballos arrastrados, cuatro. Campito, regular y bien. En el tercer toro, al poner un par de banderillas, fue cogido y volteado, resultando ileso por milagre. Vela, superior y regular. Banderilleando muy bien. -Noel. J uelva, 16, a n. lista tarde se celebre una corrida de toros en Yalverde de! Camino. Lidiáronse cuatro reses de Pérez Romero que fueron estoqueadas par Camisero; éste cumplió bien y fue ovacionado. Lo toros mataron ocho c íiaífes. -Piiatos. POSTALES EUROPEAS p L P R E M I O D E L Algunos periódicos lanzan la buena nuePACIFISMO va de que este año se adjudicará el premio Nobel al presidente Roosevelt. Los que han leído las obras del jefe de la gran República americana, los que conocen sus apologías de la rvida intensan y lagioiia de las armas, los que saben el empuje que Roosevelt ha dado al desarrollo militar de su país, se admiran de esa elección que meditan los pacifistas. Sin embargo, por primera vez en su vida, me parecen lógicos los soñadores de la paz universal; pues es indudable que si algún día esa dulce ilusión llega á realizarse, si la paz, en fin, llega á reinar en este bajo mundo, se deberá, indudablemente, á hombres como el presidente Roosevelt. este propósito, recuerdo una revista de fin de año de no sé qué teatro parisiense, en que una matrona debía ofrecer la palma al bienhechor de la humanidad que más hubiera trabajado para el desarme y la supresión de los ejércitos permanentes. Napoleón 1 se presenta, no sin gran admiración de la concurrencia, y explica su candídatura, que si he decir la verdad, lo hizo de INFORMES TAURINOS I a novillada del domingo. El próximo domingo se celebrará en nuestro circo taurino una novillada extraordinaria en la que se lidiarán ocho toros, desecho de tienta y cerrado, cuatro de Miura y cuatro de Moreno Santamaría, siendo los encargados