Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CUATRO NUM, NICA 58i. CRÓ UNIVER- MADRID, Í 6 DE AGOSTO DE 1906 NUMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS ta el 10 de Septiembre, y esa es la opinión del Sr. Gullón. Total, más de dos meses perdidos. ¿Nos serán suficientes veinte días para negociar? ¿Llegará Octubre y además de tener una guerra de tarifas con Italia y con Suiza, ¡a tendremos con Francia, con una nación amiga y vecina, unida á nosotros por antiguos é importantes intereses económicos? Esta es la situación. ¿Cuáles son sus causas? Francia, al retrasar primero el envío de su nota, y después al no querer que comenzasen las negociaciones hasta Septiembre, no muestra grandes deseos de llegar á un acuerdo. ¿Por qué adopta esa actitud pasiva algo hostil? A los franceses les ha mortificado mucho que nos hayamos entendido con Alemania, con su enemigo hereditario, con Ja nación que t i vieron en frente en Algeciras, aceptando dicho país la segunda columna de nuestro Arancel. Si les decimos que no es tan mala esa segunda columna, ya que otras Potencias la juzgan suficiente; si añadimos que se hubiesen beneficiado, al seguir el statu quo, de las ventajas concedidas á los alemanes, ya que Francia tenía con nosotros el trato- de nación más favorecida, nos contestan que nuestro Arancel es benévolo para las exportaciones alemanas y duro para las francesas, y que en tales condiciones es natural que Alemania lo haya aceptado y lógico que Francia proteste contra él. Este es el motivo del poco empeño manifestado por la diplomacia francesa en iniciar ahora las gestiones. Es un hecho el nombramiento de M r Lourties, vicepresidente del Senado francés, como futuro negociador; pero no es oficia) dicho nombramiento, no, ni aun ha sido anunciado al Gobierno ¡español. Nuestros vecinos no han designado la fecha en que han de- principiar las negociaciones, ni el sitio donde han de verificarse. Tampoco nosotros, por amor propio quizá, hemos dado ios pasos necesarios para que la discusión principie. La iniciativa debe partir, claro está, de uno de los dos países. ¿Por qué no parte de nosotros? Se presenta ahora una ocasión. El señor Navarro Reverter ha estudiado detenidamente la nota francesa y contestará á ella cualquier día próximo. ¿No convendría incluir en su contestación la manifestación del deseo de negociar? ¿No podría indicar la mutua conveniencia As. que las gestiones comenzasen cuanto antes? Sería lamentable que un sentimiento exajerado de susceptibilidad pusiera en peligro el porvenir de nuestras relaciones comerciales con un país amigo, que, además de ser llamado á colaborar con España en una obra política y civilizadora en Marruecos, es y debe seguir siendo nuestro mejor cliente. que su símbolo subvierte, hoy el licor de la vida es el licor de la muerte, y así, prudentes, discretos, evitamos sus favores. ¡porque á muy pocos sujetos les gustan esos licores! Y es para desesperarse, aun echando el casp á broma, que no pueda uno fiarse ni de la leche que toma, Pura parece en el vaso, y en él tal vez nos aceche su veneno... ¡Qué fracasol ¡Qué desolación... ¡Qué leche! De su efecto criminal, la experiencia nos lo enseña, no es culpable el animal á quien sin piedad se ordeña; la culpa es del hombre mismo que, con mezclas detonantes, ejercita el altruismo matando á sus semejantes... Por eso con mis palabras de censura, y con mis quejas, no han de ofenderse las cabras, las vacas y las ovejas... ¡Van contra el vil antropófago que con infundios dañino manda la leche al esófago de sus pobres convecinos... Aquí el caso es tan corriente que apenas da pesadumbre ver de qué modo la gente se intoxica por costrmbre. ¡Y es que de varias maneras, por la verdad olvidados, en las distintas esferas vivimos intoxicados! Así es que nadie se apura por más que el tósigo ve... La leche no estará pura ¿pero hay- algo que lo esté? ¡Mándanos pronto, Señor lo que tu bondad publique un desintoxicador que al fin nos desintoxique! GIL PARRADO SAL ILUSTRADA. LA SITUACIÓN POLÍTICA SAN SEBASTIÁN, íS, I Í K IMPRESIONES DE AYER COMUNICADAS POR TELEFONO. (2 5 9 PALABRAS) dad del d! a La fe tivi, haabiertoun paréntesis en Ja políti- -ca. E l minist r o d e E s t a d o se dedicó esta mañana á discur r i r plácidamente sobre la circular del Papa á los obispos franceses; el de Gracia y Justicia cumplimentó á) a Reina; ambos ministros asistieron á la corrida de t o r o s d e esta t a r d e E l presidente de) C o n g r e s o rindiendo culto á la memoria d e la q u e en vida fue su amante esposa, cuya fiesta onomástica celebraba hoy, ha h u i d o d e tanto festejo, yendo á pasar el día en un tranquilo rincón d e F r a n c i a El general L u q u e vino de Hendaya, p e r o sólo para asistir á la c o r r i d a S e ha hablado d e una carta d e M a u r a recibida p o r un conspicuo personaje, en la cual carta el jefe d e los conservadores se muestra partidario d e temperamentos d e prudencia en la tan debatida cuestión religiosa, p e r o á la vez decidido campeón en la defensa d e las regalías d e la C o r o n a A otros amigos: políticos suyos ha escrito el S r M a u r a aconsejándoles que no se muestren impacientes, y asegurando q u e s e ría para él una satisfacción ver á un G o b i e r n o liberal cumplir en el poder uno d e los quinquenios d e que él habló en su día. Añade que n o ha pensado en anticipar el regreso de su viaje de veraneo. S i g u e ignorándose la fecha fija d e la vuelta del Rey, y continúan, p o r tanto, las cosas en igual estado q u e hace tres días, sin q u e puedan modificarlas la rectificación ni los optimismos de los gobernantes, p o r lo mismo que esa m o dificación n o puede ser o b r a d e su voluntad. ÁNGEL MARÍA C A S T E L L EL TRATADO CON FRANCIA A ntes de! día i. del pasado julio publica mos varios artículos señalando el peligro que entrañaba la aplicación, en esa fecha, del nuevo Arancel. Dijimos entonces que eran inevitables la guerra comercial con Suiza y la denuncia por parte de Francia del modus vivendi. Cuando surgió la denuncia, tuvimos la esperanza de que habría tiempo suficiente hasta el i. de Octubre, para negociar un Tratado definitivo de comercio; pero vamos perdiendo esa esperanza. Durante el mes de Julio no se ha dado un paso hacia la solución deseada. El Gobierno español aguardaba, primero el día i 5 y, luego el día 26 de dicho mes, una nota francesa con observaciones sobre nuestro Arancel. Tal nota tío ha llegado á Madrid hasta el 3o de Julio y, según las últimas noticias recibidas de Francia y las últimas impresiones recogidas en nuestros centros oficiales, tampoco se hará nada en Agosto. Las vacaciones del estío son más imperiosas en Francia que en España, y los hombres políticos de allende los Pirineos descansan ahora de las luchas parlamentarias. Lo probable es, pues, aue no principien las negociaciones has- ECOS POLÍTICOS p f l Gobierno y las Cortes. Entre la multitud de noticias políticas que llegan de San Sebastián y circulan pot Madrid, descuella una que es de las de mayor importancia. Nos referimos á la apertura de las Cortes. El Gobierno actual, al constituirse, manifestó que tenía el propósito de que las Cámamaras reanudasen prontamente sus tareas, para someter á la aprobación de ellas los numerosos proyectos que aquél pensaba preparar, y para demostrar que con esta mayoría puede vivir y gobernar un Gabinete liberal, aunque ciertos elementos opinan lo contrario. Claro es que la segunda parte no la propala- ba el Gobierno, sino sus amigos. Asi las cosas, hubo un Consejo en el que algún ministro planteó la cuestión para fijar la fecha en que las Cortes debían reanudar sus tareas; pero no faltó algún otro consejero que diera á entender lo poco grata que le resultaba la idea de ir á ocupar el banco azul, rigiende el departamento que ahora tiene á su cargo. Insistióse por una y otra parte, y cuando la GACETILLA RIMADA. LO DE SIEMPRE Como el verano anterior... ¡como todos los veranos... la leche siembra el terror en los pobres ciudadanos. Para aumentar nuestras penas volver quiso á las andadas... ¡Ya contamos por docenas las gentes intoxicadas! Y es, en verdad, lamentable que tan preciado alimento se convierta en miserable causa de fallecimiento... Por su labor homicida-