Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 13 DE AGOSTO DE 1906. PAG. 6. EDICIÓN ganamos a una serie de conclusiones incompatibles con la civilización de ¡os pueblos modernos. En Marruecos, se muere la gente atenazada por la fiebre sobre los montones de basura que convierten sus callejas en muladares hediondos, y á nadie que piense en mejorar las condiciones de vida de aquel Imperio se le ocurrirá que e! único medio de acabar con los moros moribundos y los mendigos leprosos sería el de matarlos, sino e ¡de establecer hospitales, asilos y leproserías, como mandan la ley de Dios y los cánones de la higiene pública. Claro es que este grave problema de la mendicidad tiene, repetimos, un doble aspecto, el social, el hondo problema de los orígenes de la miseria que ni hemos de abordar nosotros ni ha de resolver el Sr. Alba como tal gobernador civil, y el aspecto urbano. el de Y para conseguir esta obra pía que es urgí nte realizar por higiene rAbüca y por razones de moral y de civilizad no basta que el gobernador y el alcalde, sean quienes fueren, salgan por Madrid, sombrero en mano, pidiendo limosna para... acabar con la mendicidad. Las autoridades civiles y municipales duran poco entre nosotros. Su prestigio, aunque grande, es efímero, porque entre otras razones, les preocupan masque ningún otro asunto cuanto con la política se relaciona, y de ahí que todas sus gestiones en otro sentido, rápidamente ejecutadas, producto casi siempre de una improvisación que sólo buscaba un éxito momentáneo, no ofrezcan garantías de acierto á las personas pudientes que habían de facilitar su tarea. Precisa, pues, elaborar proyectos viables, prácticos, serenamente maduros y de carácter caballeros, señoras, chicas, chicos. Fuera se oye la recua de borricos, que canta en orfeón y con solistas raccontos, cavatinas y zortzicos. Soñando con las luchas en los mares bogan con recio ardor los nadadores; del calor desafían los rigores y las ondas del fiero Manzanares que tanto dan que hablar á los censores. Un señor que vivía en la abundancia, que gastaba los duros por centenas, que en eslipin marchábase á Aguas Buenas, que después recorría Suiza y Francia y ha cumplido hace poco dos quincenas ¡mudanzas de la suertel. junto al río lavando está la muda. Un dependiente de una farmacia, que jamás consiente lanzarse al agua, con caloró frío, por miedo á que le lleve la corriente, LL SR. P 1 CCON 1, CAPITÁN DEL SIRIO Fots. Haro, Hermanos. O. ACtUSTIN ANTOL 1 N, CAPITÁN DEL LAUt VICENTE LACONDE QUE SALVO 200 NAUFRAGOfsin forrarse de corcho exteriormenti y de vino por dentro, se exaspera porque hay mucha resaca. Una señora, en freír tripicallos profesora, suelta y peina la undosa cabellera, que orgullo y galardón antaño fuert de su ex. bella y ex rica poseedora. Un tropel de criaturas llora y grita, y al contacto del aguia más aprieta. Una madre irascible que se irrita propina á su retoño una chuleta, que le hace enmudecer y que le irrita. No serán estos baños seductores ni tampoco los mandan los doctores, mas con ser como son, van á millares ds los barrios castizos y mejores las gentes á bañarse a! Manzanares. ROBERTO DE PALACIO la mendicidad transeúnte y tolerada, que es precisamente el que nes interesa de momento y compete corregir á gobernadores y alcaldes. No se pide, no se puede pedir que mueran de hambre ios mendigos, ni que se! es asile á viva fuerza con aspecto de prisión más ó menos arbitraria; lo que importa evitar en una ciudad es que hays mendicidad colegiada, reconocida y triunfante, y eso sólo se logra fundando hospicios y nosocomios donde se recoja y asista á enfermos y ancianos inútiles para ganar su pan, organizando talleres en donde trabajen los holgazanes ó ¡os que no encuentren labor adecuada, y estableciendo escuelas para que en ellas se conviertan en hombres y mujeres útiles los pobres niños que pululan en el arroyo recogiendo en terreno virgen los gcvmenes de todo vicio y de todo mal. permanente para crear juntas ó entidades sociales compuestas de personas de arraigo, inteligentes y activas que se encarguen de corregir y resolver e! problema urbano de la mendicidad como se ha resuelto ya perfectamente en Sevilla, en Zaragoza, en San Sebastián y en otras poblaciones de España para nó citar Europa entera. MOTAS... FRESCAS. LOS BAÑOS DEL MANZANARES Cuatro palos, seis tablas, cinco esteras, una poza ds un metro solamente, con diez litros no más de agua caliente, percalina por varas en banderas que en el techo se agitan charrungueras. Por el caldo gatean ¡os bañistas, 1