Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. LUNES i3 DE AGOSTO DE 1906. PAG. 4. EDICIÓN el jueves se traspasó una sola acción; el sábado dos. Los francos, sin grandes transacciones, han subido á 11,40. Dados estos antecedentes nada significan los cambios publicados; no marcan una orientación. Sin embargo, podemos decir que ía tendencia general es buena. También en París ha sido escaso ei negocio. Todos los valores han subido, arrastrados por el alza de los fondos rusos. El Ruso nuevo, durante los cinco primeros días de la semana, ha ganado diariamente un entero; reaccionó el sábado, reduciéndose la ganancia á tres y medio por ¡00. Mientras los títulos rusos subían de ese modo, animados por el fracaso de la huelga general, los otros valores ganaban céntimos. El Exterior queda ic ¡6,3 y; el Interior, 273,85; el Turco, á 97,02; el Ríotinto, á 1.673. Las minas de oro han progresado en mayores proporciones. La Goldfields gana 12 francos, y vale 107, y la East Rand 12 francos también, y cotiza á 11 8. Causas del alza: ninguna. Sigue siendo ese mercado el tapete verde de! a especulación internacional. eco de! as rumorosas alamedas, donde cantan y picotean los pájaros... Guerra Junqueiro, que llegó á Madrid anteayer, marcha esta misma noche. ¡Lástima que la brevedad de su estancia impida organizar cualquier acto para honrarle como se merece... Enviémosle, por lo menos, un saludo de admiración y de cariño. cuales. Fuentes y Machaquiío pudieron hacer poco, se arregló después, y el nuevo ganadero, marqués de Santa Coloma, debe haber queda, do satisfecho. El quinto toro fue un soberbio toro; Fuen tes, que lo banderilleó como él sólo sube hacerlo, lo pasó de muleta magistraimente y en- tro á matar dos veces como los propios ángeles según la expresión usual, aunque irreve rente, de! día. Fuentes ha sido el héroe de la tarde. Machaquito ha tenido desgracia en los toros que le han correspondido- -el hueso de la tarde- -y que llegaron á sus manos con más marrullerías que un protocolo diplomático. La habanera del pon pon, coreada por el público, ha quedado de repertorio; esta tarde resultó bastante bien, y el público, organizado ya en orfeón, ensayó para ¡a próxima corrida el pasacalle de ía gaV. ia blanca Se ha notado menos afluencia de franceses que otros años. Es verdad que otros años. con los cambios á 3o ó á 40, veían ios toros casi de balde y hasta se volvían con dinero español encima. De política, poca cosa. Fuentes y Machaquito han eclipsado hoy á Guüón y García Prieto. Según informes verídicos, exactos de toda exactitud, los comisionados franceses que han de venir con motivo de las negociaciones del Tratado de comercio con 3 a verina República, no lo harán antes del día 10 de Septiembre próximo. Esta es la fecha srñaiada por mutuo acuerdo, porque antes no habrán cesado las vacaciones en los diversos departamentos ministeriales de París, según fos noticias ¿impresiones de M r Cambon. Tengo para raí que el viaje del Sr. García Prieto es de puro recreo, y prueba de clio es que hoy, á las seis de la tarde, aún no había conferenciado con el ministro de Estado, ni siquiera habían mostrado impaciencia por verse ninguno de ambos. La entrevista se ha venísdo al anochecer. No hay que hinchar e perro por ahora no hay nada de nombramiento de embajador en el Vaticano; hasta que venga el Rey no se tratará de este asunto 1 1 de oíros 1 indudablemente más importantes, y D Alfonso, según nota que ha debido recibir el Gobierno, piensa estar en Bilbao para ei 24 ó 25, y, como dije días pasados, es lo más probabie, casi seguro, que no venga antes por aquí. D i modo que hasta los últimos días de este mes no ocurrirá nada importante en los asuntos políticos, reduciéndose todo á murmuraciones y comentarios. Hoy los ha habido también en grande. EJ viaje que la Reina madre ha hecho á Azpeiiia y su visita ai monasterio de Loyola sirven á la gente de aficionas reaccionarias, como sirvió la reciente visita á Lourdes, para hacer deducciones con las que pretenden hacer frente á los elementos de ideas liberales, aprovechando las circunstancias de la natural preocupación cors la carta del nuncio, con la contestación del Gobierno y con la cuestión religiosa. Consigno el hecho, reflejo un estado de opinión y paso adelante. Esta noche la animación es también muy grande. Delante del Casino se han quemado los consabidos fuegos, después de! también consabido concierto popular con sólo de cornetín de pistón. Remató la fiesta un simulacro de volcán, en el que la montaña rusa de! parque echaba chispas, como las ha echado hoy todo hijo de vecino, merced á lo mucho que ha apretado el sol. En la terraza, concurrencia innumerable y lujo deslumbrador. En las salas de recreos, muchos... recreos, y en la de fiestas gran baile, en el que ia moda ha declarado la guerra al vals y al rigodón, tratando de implantar 1 a polka inglesa de dos pasos con ritmo de cake walk; pero la cosa, para que el diablo no se ría de la mentira, ha resultado un po quito desigual. ÁNGEL MASÍA CASTELL DÉ SOCJEIJAD Hoy se cumple el tercer aniversario del fallecimiento de la señora duquesa de Denia, esclarecida dama que dispensó gran protección á los artistas españoles. Renovamos á su ilustre familia nuestro testimonio de sentido pésame. Ayer marchó á San Sebastián nuestro querido director, D Torcuato Luca de Tena. También salió para dicha ciudad nuestro estimado amigo D Leopoldo Romeo, director de La Correspondencia de España. En la iglesia parroquial de San Sebastián se celebró el sábado último el enlace de la distinguida Srta. María Antonia Artola con el conocido escritor D Práxedes Diego Altuna. Apadrinaron á los contrayentes la madre de la novia y el alcalde de la capital de Guipúzcoa, marqués de Rocaverde. GUERRA JUNQUEIRO C u una tertulia íntima de literatos jóvenes tuvimos anoche la honra de estrechar la mano del gran poeta portugués Guerra Junqueiro. Con sus ojos brillantes y sus barbas de peregrino, la soñadora cabeza del vate se destacaba vigorosa del grupo de muchachos. A pesar de sus tragines, de su labor y de los dolores familiares que en estos últimos años fe entristecieron ¡a existencia, Guerra Junqueiro no está envejecido. Sus ojos conservan la animación juvenil; entre sus cabellos negros sólo aparecen ligeras hebras blancas; su palabra es clara, vibrante y efusiva... Guerra Junqueiro es uno de ios más altos poetas del mundo latino contemporáneo, y aun puecc asegurarse que con Carducci comparte el cetro- de la poesía de la raza. En su patria goza de la doble aureola del amor popular y de la admiración de la crítica. Ha sabido encerrar en La muerte de T) Juan el mal de! siglo y en Patria y Finís Pairia los males de su pueblo. Para él tuvo su lira los acentos de indignación acordes con la grandeza de su verbo y con su ansia de ideal, que le llevaron luego á enaltecer en Os simples á los humildes, á los ingenuos, á los sencillos, únicos espíritus no manchados por el cieno de la vida presente y los sólo poseedores de la verdadera fe y, por tanto, de la verdadera felicidad. Esta misma exaltación resplandece en la Oración al pan y en la Oración á la luz, que formarán parte de su libro Oraciones. En estos últimos tiempos Guerra Junqueiro se ha dedicado á la ciencia con entusiasmo y con ardor. Mas no fuera difícil ver en este ardor y en este entusiasmo una irradiación de su alma de poeta. Porqué la ciencia es también poesía, como todo lo que camina alumbrado por un ¡dea! Guerra Junqueiro es un gran amigo de España. Conoce á fondo nuestras letras, tiene entre nosotros muchas amistades, y aquí suele pasar algunas temporadas. Suele residir en un pueblo cercano á z frontera, y de vez en vez hace sus escapatorias á Salamanca, tierra por la que siente gran admiración. En ocasiones vive en la ciudad y allí gusta de reunirse con el ilustre Unamuno. Y el poeta portugués, que es un pensador, y el pensador español que es un poeta, van charlando de lo divino y de lo humano por aquellos paseos que aún guardan el espíritu castizo de este pueblo... Arrullados quizá por la corriente mansa del río que ha visto al maestro Fray Luis de León, y por el CRÓNICA TELEFÓNICA CAN SEBASTIÁN, D 1 A 12, ALAS 12 N. 993 Un domingo como el pasado, con más calor y con m á sg e a t e PALABRAS s i d o el de hoy. El Bulevar á mediodía estaba verdaderamente imposible; es muy distinguida esa hora de pasear, pero es sencillamente insoportable. Machaquito, que había llegado por la mañana de Aguas Buenas, de visitar á su presunto suegro, recibía en corte en una mesa de Novelty, rodeado de Marín, Celso Lucio, Bonnat y Emilio Carreras, escuchando efusivos saludos de la juventud dorada; Bombita, en el hotel del Palais, después de sufrir la cura de su herida, se retiró á sus habitaciones; la demás gente torera, desde el esbelto Zurito al rubicundo Moyano, desperdigada por las terrazas de los cafés, era objeto del homenaje popular. Este cuadro de torería triunfante en medio de una sociedad aristocrática veraniega necesitaba una partitura, y aunque no andaban lejos Quinito Valverde, Torregrosa y Calleja, Wagners del género, se adelantó la banda municipal abriendo el concierto con la La matchichct, que produjo honda emoción y fue repetida en medio de un entusiasmo tan delirante como la clásica jota que sirve de remate á las corridas donostiarras. Desde el presidente del Congreso hasta el humilde hijo del puerto, que pesca en ruin barca desfilaron lentamente, aguantando pisotones y codazos por el siempre, y más hoy y todos los días de corrida, hermoso Bulevar. La Plaza de Toros estuvo llena, excepto atgún hueco en la localidad de sol, y ofreció esa nota de color que pueden dar pocas Plazas, porque en ésta van á los tendidos casi más mujeres que hombres, y las elegantes ocupan la barrera y la contrabarrera, formando una orla sólo comparable ai conjunto que ofreció el famoso tendido 9 en la corrida regia. El palco Real estaba vacío por el luto de la Corte. En el de la Diputación estaban el ministro de F o mento, el presidente del Congreso, el subsecretario de Instrucción pública, S r Herrero, que vino esta mañana y permanecerá aqu! tres ó cuatro días, y los ex ministros veraneantes. La corrida, que empezó bajo malos auspicios con dos toros blandos y huidos, ante los F