Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO i i DE AGOSTO DE 1906. PAG. 4. EDICIÓN 1 asistencia á dichos actos, dejándola reducida á la misa y á aquellas funciones que resistan gran solemnidad y en ¡as que toman parte todas las clases sociales, y aun dentro de esta limitación queda á juicio de los capitanes generales y gobernadores militares, si deben ó no asistir. De suerte que ¡ya ve usted qué espíritu reaccionario tiene la parte nueva, digámoslo asi, de mi Real orden! Claro es que sería más genuinamente liberal que no se obligara á los militares que no son católicos á asistir á los actos religiosos, incluso las misas de campaña; pero... dificulto que sin reformar la Constitución dificulto que en un Estado católico, apostólico, romano, siendo el jefe del Estado también católico, siéndolo asimismo el jefe del Ejército, dificulto, repito, que pueda el legislador inspirarse en radicalismos de moda hoy en Francia. ¿Por lo demás, á pesar de ser yo el autor de esa Real orden que, como he dicho antes, es una recopilación, no me parecería mal que la sustituyesen por otra de verdadero radical ismo; pero diré, como el inglés de! saínete: ¡Quisiera verlolj Traté de hablarle de política, pero amablemente me interrumpió diciendo: Permítame tisted que calle, porque no auiero ocuparme por ahora de esa señora. Agradecido á la amabilidad conque había aceptado la interviú el general Luque, me despedí de él. Sus manifestaciones, que transmito ron absoluta fidelidad, no dejan lugar á la más mínima duda. Consejo ignora sin duda que hace trzs meses fueron á Madrid unos comisionados francesis no á negociar sino á examinar ¡os aranceles, á hacer verbalmente las observaciones que creían del caso; en una palabra, á asesorar á su embajador. Ignora también, por lo visto, que ahora se han reanudado las negociaciones con Francia, que vuelven esos comisionados y que tal vez vengan á San Sebastián. Y esta noticia es seguramente exacta, y desde luego no de origen ministerial. El ministro de Estado me ha dicho que no tiene conocimiento oficial de ese deseo del Gobierno francés; pero que de ser as! los comisionados tendrán que ir á Madrid, porque no ha de prolongarse la jornada tanto como para terminarse aquí las negociaciones. 1 1 TRASLADO DE UN MAGJSJ TRADO La Prensa de Albacete, reflejando en sus columnas el general sentir de la provincia, ha lamentado mucho el traslado del digno presidente de aquella Audiencia territorial, D. José Fernández de Rodas, que ha sido destinado en una de las últimas combinaciones á presidir una Sala de la Audiencia territorial de Yalencia. Al efecto, recuérdase la gestión de! señor Fernández Rodas, quien con la escasísima dotación de que para material se dispone, consiguió invertir más de 5.000 duros en reformas y mejoras extraordinarias que contribuyeron al embellecimiento del edificio; realizo además campañas moralizadoras, cuya necesidad se dejaba sentir, y se mostró en todo momento como funcionario inteligente, celoso é íntegro; verdadero modelo de magistrados en el cumplimiento de su deber. Desgraciadamente, en el ministerio de Gracia y Justicia no siempre se tienen en cuenta esos méritos, la simpatía mayor ó menor que el funcionario haya logrado inspirar en el punto de su destino ni el escalafón mismo, sin o que los nombramientos en muchas ocasiones se hacen, y se decretan los traslados con arreglo á la conveniencia ó á loscompromisos políticos del ministro. Por esto, en casos tales, ai juez o al magistrado no le quedan otras satisfacciones que la que sentirá seguramente el Sr. Fernández Rodas al conocer el aplauso de sus conciudadano: y la tranquilidad de haber cumplido siempre con sus deberes. Y nosotros queremos contribuir á esas satisfacciones merecidas reproduciendo lo que hemos leído en algunos periódicos y varias cartas de Albacete, con motivo del traslado á Valencia del Sr. Fernández Rodas. O Q U E DICE PÉREZ Tomandopiede 1 O QUE DICE EL Esta noche he teniCD 1 O N d o o c a s i ó n d e h a b l a r SR. GULLÜN c o n e m ¡n ¡s t r o d e jornada. Dice que no conoce el texto de la carta del nuncio al ministro de Gracia y Justicia; pero que sabe, por las referencias que de ella le ha dado el Gobierno, que el indicado documento no es tampoco lo que con evidente exageración ha dicho la Prensa. De todos modos- -habla D. Pío, -yo que conozco el texto de la carta de Romanones contestando á la del nuncio de ¡y de Abril, no contestada por ninguno de los dos últimos ministros de Gracia y Justicia (la conocí antes que mis compañeros) puedo decir que estoy total y absolutamente conforme con ella. El Gobierno no retrocederá ni un paso; yo, por nada ni por nadie retrocedería. Por eso hablaba á usted anteanoche del paso en firme que sin precipitaciones quiere dar el Gobierno. En efecto, el Sr. Gullón dijo paso firme, y un error de audición ó una errata de imprenta, ha hecho aparecer en mi clónica pato firme. Sabido es que D. Pío, la bondad personificada es incapaz de mostrarse agresivo, tratándose de cosas respetables, aunque sean eolíticas. Y ahora, á otro asunto que tiene relación on el ministro de Estado. Decía en mi crónica del miércoles que el Gobierno de la República vecina desea que vuelvan á conferenciar con nuestro ministro de Hacienda y con el Sr. Sitges los comisionados que fueron en Mayo á Madrid; pero pide también que esta conferencia se celebre en San Sebastián, por lo que no será extraño que vengan pronto el Sr. Navarro Reverter y el citado director general de Aduanas Esto ha hecho decir al jefe ael Gobierno, con el natural asombro de ¡os diplomáticos, acostumbrados ya á asombrarse de las frecuentes declaraciones del ministro de Hacienda y del presidenta del Consejo, que no es exacto que el ministro de Hacienda venga á San Sebastián á negociar, porque para eso está aquí el de Estado, cosa que sabemos todos. Pero torno nadie ha hablado de negociar y nadie desconoce que para eso está el ministro de Estado, viene á resultar que el presidente del se en una de mis últimas cartas políticas á propósito de la frase que le atribuyeron algunos periódicos de que la cuestión religiosa era cuestión de partido y no nacional, el distinguido ex ministro de Estado ha publicado esta noche en La Ultima Hora unas declaraciones que han sido comentadísimas y que han motivado esta frase de un conspicuo personaje: Se conoce que el señor Pérez Caballero no quiere que le hablen de ir al Vaticano. Después de decir eso no se puede ir á Roma. En efecto, dice entre otras cosas, que sólo en España ocurre que tenga que tolerarse la imposición de la Santa Sede en la aplicación de nuestras leyes interiores; añade que la Conferencia de Algeciras, por ejemplo, es cuestión nacional, pero no la religiosa; que en ésta entran diversos intereses de parcialidades políticas; dice que es un absurdo, una arbitrariedad todo lo que se oponga á la libertad de cultos ó signifique restricción de la soberanía del Estado. Esto mismo ¡o ha reconocido el Vaticano cuando se ha tratado de asuntos que le interesan. Califica de bochornoso el espectáculo que se dio en Madrid cuando los príncipes de Gales, por ser protestantes, al visitar sus templos, tenían que entrar por ¡a obscura sacristía en vez de hacerlo por la puerta. E 1 partido liberal no va á la reforma consz titucional del Concordato, añadió el Sr. PéreCaballero; como partido respetuoso que es, guardará la debida consideración á lo ya estatuido; pero por eso mismo va á que se cumpla lo pactado con la Santa Sede, que no es otra cosa que, excepción hecha de las tres Ordenes religiosas concordadas, sean las demás sometidas a! régimen común de las Asociaciones. Terminó diciendo que al Vaticano debe ir un político, que bien pudiera ser el marqués de Teverga, autor del proyecto del Concordato que después deshicieron los conservadores, y de no ir él se podía designar para tal objeto á un hombre público de ideas y convencimientos muy arraigados. Así rezan las declaraciones publicadas por dicho periódico. ÁNGEL MARÍA CASTELL Vy; LOS PANADEROS A yer tarde se reunieron los ooreros de paA francés para tratar de la reclamación que hacen á los patronos para que les retribuyan las siete horas trabajadas en domingo, según determina la ley de Descanso dominical. Hicieron uso de la palabra algunos ae ¡os reunidos y manifestaron que aun cuando los patronos dicen que aceptan el fallo del Instituto de Reformas Sociales, no dan facilidades para cumplirlo en lo referente á esas siete horas ni hacen caso de las invitaciones que les dirigen los obreros para arreglar el asunto. Los reunidos tomaron ei acuerdo de resca tar desde pasado mañana las siete horas que trabajan en domingo. Para refrendar este acuerdo y que sea ío mado por todos les obreros panaderos de Madrid, van á celebrar mañana, á las tres y media de la tarde, un mitin en el teatro Barbierl, al que asistirán los candealistas y los de pan francés y de Viena. EL PREMIO GORDO POR TELEORAro DE SELLES el insigne literato, es un hermoso trabajo que publica Blanco y Negro en su número de esta semana, que además contiene otros originales artísticos y literarios de primer orden y una información de actualidades perfecta y completísima. Nadie debe dejar de comprar este número de la popular revista. C artagena, 10, 9 n. -El billete del premio mayor, que ha correspondido á esta población, fue adquirido en ¡s administración de loterías de Pascual Puerta, de Murcia. Se ha repartido entre infinidad de familias, pobres en su mayoría. Los favorecidos por la suerte entréganse á toda clase de manifestaciones de júbilo. En la misma lotería ha caído otro premio de 6.000 Desatas. -Montserrat,