Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 10 DE AGOSTO P E ¡ooó. 7. EDICIÓN 1 LA CATÁSTROFE DE CARTAGENA LOS BAJOS DE LAS HORMIGAS, VISTOS DESDE EL FARO DE CABO DE PALOS, (X) LUGAR EN QUE NAUFRAGO EL SIRIO tión: nuestra acostumbrada modestia, que nos lace buscar siempre los casos en el extranjero, 10 nos permite recor ilar el bien reciente del Cardenal Cisneíos, cuya tripulación dio un ejemplo al mundo de valor y disciplina. Todavía recuerdan, y lo recordarán mientras vivan, los que el hecho presenciaron, que cuando ya el crucero tenía sumergida la proa, el segundo comandante, que con pasmosa serenidad dirigía el salvamento, observó que el último bote q u e quedaba se alejaba del barco demasiado s o b r e c a r g a d o que atraque ese bote A- A eos momentos desput aquellos ocho valientes embarcaban en uno de los botes pescadores, que vinieron á prestar socorro Para qué continuar; como éste se podrían citar otr JS muchos casos de valor y sangra fría, que se dieron en aquel triste día, incluso el de cortesía, deque también habla el Sr. Palomero, y que hacía exclamar á los oficiales, cuando ya los minutos eran preciosos: A o, pase usted primeio, que es más moder- ordenó el segundo, y los valientes que el bote tripulaban, sin dudarlo un momento, obedeciéronla orden; que suban unos cuantos volvió á repetir, y los que más cerca se encontraban de la escala, fueron subiendo y formando en cubierta como si se tratara de un ejercicio y no de salvar sus vidas; abasta dijo el segundo, cuando c o n t ó o c h o ipuede abrir el bote y aquellos ocho hombres vieron alejarse el bote, sin que se les moviera un músculo de la cara; tal era! a confianza que en sus jefes tenían; po- no y de esta manera, galantemente, se cedían el puesto. Por eso digo al principo que todo tiene su excepción, lo que pasa fs que así como al médico higienista, que evita las enfermedades, no se le da g r a n valor, mientras que al que nos corta una pierna, cuando ésta ya está gangrenada, es para nosotros u n sabio tampoco nos damos cuenta de las catástrofes hasta que éstas se producen, y no cuando se evitan. Y basta, señor director; pero estará usted conforme conmigo en que, así como la bestia humana asoma sus EL TÍO POTRO ANCIANO PFSCADOR QUE SE HA D 2 ST 1 NGUJDO uñas cuando el miedo se EXTRAORDINARIAMENTE EN EL bAiuVAMENTO DE NÁUFRAGOS DEL SIRIO produce, también hay casos en que el amor á Fo s. Sánchez Y agite.