Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 10 DE AGOSTO DE 1006. PAG. 4. EDICIÓN 1 sobre cuya cabeza se adivina la triple corona de la edad, del infortunio y de la realeza, miraba fijamente con los gemelos, cual si quisiera devorar hasta el más pequeño detalle de la entrevista. Ya caía el sol. Uno de sus últimos rayos jugueteó en las arrugas de) semblante augusto con una lágrima, detenida en la mejilla por la contracción de una sonrisa. Banderas de España que cobijasteis su cuna, banderas del Reino Unido que protegéis la tumba de su hijo, ¿por qué no os unisteis entonces en un solo saludo para honrar á la excepcional mujer que, agotadas ya las emociones propias, aún tiene en el corazón fuerzas bastantes para conmoverse ante! a dicha de su ahijada, tan Reina, tan guapa, tan feliz como ella lo fue un día? W. RUSSELL, tallones de línea y uno cíe guardias, 10 baterías montadas y un regimiento de caballería; además de lo dicho, las tropas de ingenieros, servicios auxiliares y de etapas. En cuanto á cifras, son las siguientes: 5.546 oficiales de todas jerarquías y servicios y 154- 000 soldados; los oficiales, todos del ejército activo; los soldados, 5o.000 de éste, 70.000 de la reserva y 34.000 de la milicia y caballería miliciana (yeomanry) La reserva la forman soldados cumplidos, que mediante un pequeño estipendio están comprometidos á volver á filas en caso necesario; la milicia y yeomanry es una fuerza especial que todos los años se moviliza durante un mes para ejercitarse. Se ve desde luego la influencia de las últimas guerras, la boer y la ruso- japonesa, en la supresión de los Cuerpos de Ejército y su sustititución por fuertes divisiones de tres brigadas, así como la creación de una fuerza de caballería independiente, relativamente numerosa, y bien dotada de artillería. Además, siguiendo el proyecto en detalles que no cogen aquí, se advierte gran esmero en formar sólidas y nutridas columnas de municiones exigidas por el armamento moderno, así como en disponer de tropas especiales para el servicio i retaguardia sin tener que debilitar las unidades combatientes. No diré que todo parezca intachable y perfecto, pero admirará que un hombre civil hubiera podido en ocho meses concebir, redactar y defender en el Parlamento, y fuera de él, obra tan técnica, tan armónica y tan completa, sí no se explicara por la colaboración oficial de que ha disfrutado. Y ahora sólo me resta probar que en esa obra de M r Haldane, ademas del modo de llevarla á cabo, hay para nosotros más de una lección aprovechable, que en vano buscaríamos en otros países. No se diga que aquí, donde aparentemente no existen hondos problemas sociales y agrarios, nos complacemos en improvisar uno religioso para plataforma de partidos turnantes en el poder. Y si en verdad existe y es problema de vida ó muerte moral para la nación, de progreso, de porvenir de un pueblo, cuanto más tarde en resolverse mayor será el desciedito dé los que tienen la misión de solucionarle y mayor su responsabilidad ante la Historia. Es evidente la división del partido liberal en asunto de tanta trascendencia. Hay en su seno grupos de exaltados y de tibios, banderas coloradas y banderas descoloridas; una sola cosa es común á unos y otros: la indecisión. Esa indecisión revela poca fe ó lo que acaso es peor: deslealtad para con el país ó para con la Monarquía. Si existen dificultades históricas, obstáculos tradicionales para resolver la cuestión religiosa el partido liberal es desleal al país no diciéndole la verdad y traiciona el credo de su bandera h a c i é n d o s e cortesano por cálculo egoísta. Si no existen, la indecisión implica una falta de respeto y de fidelidad á las instituciones, haciéndolas aparecer rehacías á la innovación ó la reforma que a doctrina liberal demanda como exigencia de los tiempos y como ley inmutable del progreso. Tres Gobiernos liberales se han sucedido últimamente manoseando el mismo tema. Dos cayeron sin hacer nada; el tercero lleva poco tiempo en el poder, pero ya el suficiente para haber hecho gala de la sinceridad de sus propósitos. Ni siquiera ha nombrado embajadot en el Vaticano ¿Y para qué, si no tiene un plan trazado, que hace falta tener antes queja Embajada, y si en último caso lo que menos hace falta para la reforma es un embajador de muchas campanillas ó de pocas? Porque convengamos que en buenos princiJENARO A L A S pios de teoría liberal, para lo que hay que hacer no hay que salir de casa. Podrá ser necesario tratar con el Vaticano la designación de la tercera Orden religiosa autorizada por e! POR TELÉGRAFO Concordato y la anulación del medus viven, I ondres, 9, 5 m. Los fabricantes de filatu- creado por la Real orden de Moret; pero todo ras de algodones de Lankashire han des- lo demás es asunto que el Estado ha de resolpedido á varios millares de mujeres, por no ser ver sin consultas, consejos ni andadores. Esta posible continuar por ahora los trabajos á cau- es la buena doctrina liberal, de la que se sien sa del excesivo calor que se deja sentir. ten poseedores los políticos que así se adjetiSe han registrado numerosas insolaciones, y van. Ese es el problema. son muchos los operarios que han sucumbido Arañar un poco al nuncio con una nota convíctimas del calor. testando á otra suya; molestar otro poco á estas ó las otras comunidades, imponiéndolas el pago de unas cuantas pesetas, fáciles de pagar con sólo recargar unos céntimos el precio de la mercancía; inquietar á estas otras, exigiéndolas para el ejercicio de la enseñanza títulos profesionales, de sencilla adquisición, ó cuanSan Sebastián, Jígosto 8. D E D U C C I O N E S Expuestos ios he- do menos, de nada difícil ostentación, porque chos que han sido un profesional que presta su nombre se enobjeto de las anteriores cartas, cabe hacer como cuentra en todas partes; crear dificultades así, remate un juicio sereno, como desea la opi- es reducir el problema á su más mínima exprenión, para orientarse y hacer deducciones im- sión, y nada hay más semejante á lo ridiculo parciales como encaja en los principios de ab- que la pequenez. Y, sin embargo, ¿qué que lío sea esto se ha soluta independencia á que se amolda la conducta de A B C Mi trabajo hasta aquí ha sido hecho hasta aquí por los Gobiernos de la prede información; sirva el de ahora, que he de sente etapa liberal y por los del anterior desde procurar condensar en esta carta, de deduc- la publicación del famoso decreto de D AU fonso González? ción. Por eso resulta ya en las lindes de lo cómi La deducción principal que la opinión pública hace, es que desde 1900, año en que em- co cuanto pomposamente viene llamándose pezó á agitarse la llamada cuestión religiosa obra liberal del partido de este nombre, y en por el partido liberal, nada ha hecho éste en esa confusión de grupos y grupitos que siguen definitiva que revele decidido propósito de re- á Moret, á Canalejas, á Montero Ríos, á Lósolver el problema. ¿Existe realmente el pro- pez Domínguez, á Romanones, no se destaca blema? Si existe, ¿por qué no se resuelve? Si un rasgo definitivo que sirva de orientación al no existe, ¿por qué un partido gobernante le país, y hay quienes ven en la modificación de hace su programa? Estas reflexiones se hace la un inocente párrafo del artículo 1 1 de la Consopinión, y fuerza es que se ponga fin á estas titución, la base de la libertad de cultos, c incertidumbreSj que crean un estado de per- quienes pretenden reducir con notas ó con cirturbación en las conciencias y que nos acredi- culares la influencia clerical, ó quienes actuantan de inquietos, de irresolutos, de ingoberna- do de Diógenes, buscan un hombre que vaya á Roma, cuando ese hombre, para hacer lo bles ante el mundo entero. I A MA ORE DEL REY DE -ITALIA POS TELÉGRAFO liorna, 9, 9 tu. La reina Margarita, madre de Víctor Manuel, ha manifestado sus deseos de visitar en automóvil, durante el otoño próximo, las grandes ciudades de Inglaterra. POLÍTICA MILITAR INGLESA subieron al ministerio de la Próximamente mismo tiempo: en España un Guerra a general, bravo y experto guerrillero, escritor profesional de chispa; en Inglaterra un hombre civil, lego en asuntos militares, pero brillante discípulo de una Universidad inglesa. El ministro español no pudo dar de sí más que algunos documentos literarios; en el mismo plazo, el ministro inglés ha dado á su país una reorganización del Ejército y una economía para el Tesoro; y esto se debe á que el último, con cultura general amplia y sólida, que es la que necesitan los ministros, tuvo adecuados colaboradores oficiales: para el objetivo político le dio dirección el Consejo de la Defensa nacional; para el desarrollo estratégico, técnico, le guió el Estado Mayor Central, ó lo que en Inglaterra hace sus veces; nuestro ministro estaba oficialmente solo, y semejante situación no es favorable para la fecundidad, salvo en organismos muy rudimentarios. Del objetivo político, y de las condiciones que éste impone á la estrategia orgánica inglesa, di cuenta en el artículo anterior; vamos hoy á esa estrategia. A grandes rasgos (que son los que nos im portan como lección positiva) el Ejército inglés metropolitano se compondrá, según el proyecto de M r Haldane, de un ejército de primera línea, expedicionario, ó sea dispuesto siempre á embarcarse en pie de guerra y en breve plazo: de una fuerza territorial, que ha de sustituir en guarniciones de toda clase, y en la defensa móvil del territorio al ejército expedicionario; de la masa de voluntarios con alguna instrucción, sobre todo de tiro al blanco, que será el depósito de donde saldrá eí relevo de fuerzas gastadas en campaña. Por ahora no se reforma nada ni en el ejército de la India, ni en los de las colonias autónomas. Lo importante para los liberales es el ejército expedicionario; para los conservadores, éste y el depósito. La diferencia queda explicada por la diferencia de miras políticas; y como se trata del proyecto liberal, á éste nos ceñiremos. El ejército expedicionario se compondrá de cuatro brigadas de caballería y seis divisiones de infantería, con tres brigadas cada una. Las brigadas de caballería sumarán 12 regimientos, ¡o baterías á caballo y tres montadas. Las d ¡Visínnes de infantería contarán cada una 11 ba- EL CALOR CARTAS POLÍTICAS DE VERANO