Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S A N O CUATRO NUM, 5 74 CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. EXTRAORDINARIO DE A B C J uestro número de mañana tendrá carácter de extraordinario; estará esmeradamente impreso en magnífico papel satinado, y contendrá, además de amplia información gráfica y de noticias, el número XXIV del periódico para niños Gente Menuda, con arreglo al siguiente SUMARIO Canutito, cuento (ilustrado por Medina Vera) Jlventuras del barón fe Munchausen, pon C. (con dibujos de Xaudaró) BELLAS ARTES: LOSsíndicos de Jos pañeros (cuadro dz JÍembrandt) E L TEATRO DE LOS NIÑOS: Pepito Trápala (continuación) Adivinanzas. Continuación de la historieta paraguas maravilloso. UMADRID, T DE AGOSTO DE 1906. NÚMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS pero si al cumplimiento del Concordato, á la economía con la supresión convenida de diócesis y á la legislación sobre Asociaciones. En verdad que lo de la reforma constitucional y lo de la cuestión religiosa eran asuntos que el Gobierno anterior había dejado en estado de nebulosa. O la reforma del art. 11 era para declarar que la religión católica no es la religión del Estado y que el Estado es neutro, sin religión alguna; arrogancia que se compagina mal con la resistencia de aquel Gobierno á aprovechar la ocasión que le brindara la Corona para abordar el problema y con actos de ¡a significación de la circular del ministro de la Guerra, ó consistía, como dijo el general Concas metido á definidor del dogma de aquel Gobierno, en declaraciones que algunos periódicos publicaron, en la modificación del párrafo tercero que autoriza solamente las manifestaciones externas del culto católico; modificación peregrina, porque las demás religiones no celebran actos públicos en plena calle, como la nuestra. En último caso, el asunto habría ofrecido, como en Francia, un aspecto puramente local y encomendado á las atribuciones de las autoridades municipales. En cuanto á la cuestión religiosa, el último ministro de Estado, Sr. Pérez Caballero, ha dicho, requerido por un periódico, que no la considera nacional sino de partido. De partido y no nacional, y para resolverla pedía el Gobierno de que formó parte nada menos que unas nuevas Cortes... Quedamos en que el ministro de Estado debe preferir en sus labores cotidianas dar solución á la necesidad de enviar un representante político más que diplomático al Vaticano. De los ex ministros indicados para el cargo, cuyos nombres hemos citado los periódicos, solamente con el Sr. Sánchez Román se ha llegado á hablar seriamente del asunto. El nombre del Sr. Montero Ríos sonó en un Consejo de rainistros, pero estaba presente un allegado del ilustre canonista, que hizo disuadir á sus compañeros de tal propósito. El Sr. Sánchez Román no aceptó de plano el ofrecimiento. Quiso meditar, y el fruto de su meditación fue presentar al general López Domínguez y al Sr. Gullón una extensa y minuciosa lista de las disposiciones legales que en las relaciones del Estado con la Iglesia habían caído en desuso, de las que habían sido derogadas, de las que era necesario restablecer y de las que igualmente había que crear. El trabajo del docto señor era concienzudo, pero debió asustar. Siguió su viaje de veraneo el Sr. Sánchez Román y aquí se quedaron el general presidente y el ministro buscando un hombre, que acaso por el momento sea el ministro de Gracia y Justicia, como telegrafié ayer. Entretanto, ¿qué hacen otros ministros que tanto tienen que ver y que hacer en esta tan debatida cuestión religiosa? El de Gracia y Justicia, contestar á la Nota del nuncio con otra expresiva, enérgica, pero menos eficaz que lo hubiera sido, á juicio de los elementos francamente liberales, una Real orden dejando sin efecto la que el marqués de Yadillo dictó acerca del matrimonio civil. El ministro de Instrucción pública, de cuyo talento, de cuyo espíritu, de cuya acometividad tanto esperan los que le rinden amistad y admiración, acaba de hacer un viaje que ha consolidado las simpatías y la popularidad que tenía en el país que le vio nacer, y ha hecho por todo hacer dirigir hace unos días una misteriosa circular telegráfica á los centros docentes, de la cual circular sólo se tiene noticia por alguna breve gacetilla deslizada en ¡as columnas de periódicos provincianos, interesando el conocimiento de si se cumple ó no aquella disposición del conde de Romanones sobre títulos profesionales y condiciones de salubridad en los establecimientos de enseñanza no oficiales. Sabido es que con peticiones de prórroga para cumplir aquella medida, ha sucedido lo que sucede en España cuando la realización de un hecho se fía al tiempo. El ministro de Hacienda no cede en timidez á sus compañeros de Gracia y Justicia y de Instrucción. Cúmplese en todo ó en parte el precepto de que tributen las Comunidades que cultivan alguna industria; pero en punto á la? que tienen propiedades territoriales, que son algunas, y á las que, teniéndolas positivamente, aparecen como exentas de posesión, nada se ha hecho hasta aquí contra lo que opinan los que se creen poseedores de la verdadera doctrina liberal. Esta es la situación. AEMECE Este número se venderá en toda España al precio de DIEZ CÉNTIMOS CARTAS POLÍTICAS DE VERANO San Sebastián, Agosto 7. TfeE CÓMO PUEDE FORMARSE Sabidoesde UN CAPÍTULO DE CARGOS todoelmun d o porque ha mucho tiempo de la noticia, que el infierno está sembrado de buenas intenciones. No de otro modo está empedrada la política española, contribuyendo á la labor todos y cada uno de de los Gobiernos que se suceden en el poder. Al constituirse el actual, dos cuestiones iraportantes eran especialmente las que suscitaban el interés público: la de Tratados de comercio y la religiosa. Respecto de la primera se ha llegado á un arreglo con Alemania á costa de mil sinsabores con Francia, como consigné ayer, y á un convenio ¿on los Estados Unidos. Ha sido trabajo de los ministros de Hacienda y de Estado, acerca del cual habló el primero muchos días seguidos en Madrid con bombo y platillos, produciendo sus fectos, y no de admiración, entre los diplomáticos que aquí veraneaban. Suspendidas las negociaciones que pobremente permiten seguir los nuevos Aranceles con otros países, por las vacaciones veraniegas de la mayor parte de los representantes extranjeros, el ministro de Estado, encerrado en su concha, trabaja muchas horas al día sin que se sepa sobre qué. Después de ia Conferencia de Algeciras hizo muy poco el Gobierno anterior para dar cumplimiento á los acuerdos del protocolo: algunas gestiones cerca del Banco de España, relacionadas con la creación del Banco del Imperio marroquí, y nada más. ¿Ha hecho ó hace algo mas este Gobierno? Hay indicios para creer que no. Es más lógico pensar que la preferencia en ¡as tareas del. Sr. Gullón la tiene la segunda combinación diplomática, esa combinación en virtud de la cual España tendrá representante en el Vaticano; primera y esencial necesidad que hay que llenar, según manifestaciones del propio D Pío, que oportunamente publiqué, para tratar con la Corte pontificia la cuestión religiosa. No vamos á la reforma constitucional, me dijo entonces D Pío, porque no entra en nuestro progvama, y por eso somos poder; Efectos del calor POR TELÉGRAFO York, 8, 9 m. La temperatura aití sima, más de 40 grados á la sombra, que hizo aquí ayer, produjo nuevas víctimas. Más de 200 personas fueron conducidas a! Hospital, atacadas de insolación, falleciendo inmediatamente 3o en el benéfico establecimiento. Sesenta cásanos y más de 3oo gatos murieron en las calles y se inutilizaron 200.000 litros de leche por hallarse en malas condiciones. NA DUDA Un periódico liberal- -Eí Globo- -que, p o r s e r l o debe saber lo que hacen y lo que piensan sus correligionarios nos ha dicho que en todos los ministerios se trabaja con actividad en la formación de los presupuestos parciales, á fin de tenerlos ultimados antes del i. de Sep: tiembre. u POLÍTICA RECREATIVA Pero el órgano oficial de los conservadores, rectificando esa noticia optimista, nos dice que sólo en contadísimos departamentos ha advertido señales de esos trabajos. ¿En contadísimos departamentos... Pues entonces es en uno, ó en dos á lo sumo, donde se dedican á tan beneficiosa tarea... 1 A no ser que al disminuir el número de los ministerios laborantes, quiera La Época extremar su oposición al Gobierno. Desde luego, lo que resulta fuera de duda es que se trabaja. Y esta noticia no puede menos de conmovernos, invitándonos á un suave y dulce ministerialismo que el general López Domínguez nunca nos agradecerá bastante... ¡Pobres ministros! jTan combatidos por su descanso inoportuno, cuando resulta que son unos formidables trabajadores... Ya veo á Navarro Reverter aprovechando el tiempo que le dejan libre sus conferencias á los periodistas, para entregarse á las labores propias de su destino... Y al pobre D Bernabé reorganizando su camisa sudorosa de tanto luchat con la reorganización de los servicios. Y al terrible lobo de mar, al hosco Alvarado, divi-