Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á S C. MIÉRCOLES 8 DE AGOSTO DE 1006. PAG. 4. EDICIÓN 1 cena, que dura medio segundo entre nuestra itvtóiganda y nuestro ínsiinío a ¡ocurrir uno ie esos imprevistos sucesos que nos acechan en ávida. La inteligencia juzga instantáneamente, razonablemente, lógicamente, que todo está perdido. Se da exacta cuenta de la catástrofe, de sus detalles y de sus consecuencias; hace constar que no tiene miedo y que no ha perdido su lucidez; se siente sin responsabilidad alguna, y no se cree merecedora de ningún reproche. Y espera lo inevitable con cierta resignación no exenta de curiosidad. Por fortuna, aparece el Instinto, brutal, desnudo, musculoso, que juzga la situación con certero golpe de vista y que tiene una prerrogativa incomparable, en el caso de urgencia; la de ignorar la deliberación, y, por tanto, los obstáculos y los imposibles impuestos por ella. E! instinto no acepta jamás el desastre, ni admite ni por un momento lo inevitable. como si la duda, la inquietud, el temor, la cobardía fueran nociones absolutamente extrañas á las fuerzas primitivas que le animan. Si nuestra vida no contar en tales casos con más intervención que la de ese enamorado indolente que se llama la Inteligencia, todo accidente acabaría en catástrofe. Gracias al Instinto, la Vida invicta se encara con la Muerte invencible, ofreciéndonos un magnífico espectáculo de fuerza, decolaje, de precisión, de voluntad... Con justicia llama Maeterlinch ai instinto el campeón de la existencia Por ella lucha y con todas sus fuerzas la defiende para conservarla. En este deseo de su conservación late el ansia de vivir que anima á todo lo creado, verdaderamente seguro de su propia importancia y necesidad dentro de la creación. Y como este deseo es natura! y primitivo, primitivas y naturales son las fuerzas empleadas para conseguirle. ¿Por qué condenar la ferocidad de la defensa, si ella es indispensable para el triunfo? En tal momento dijérase que no lucha el hombre, sino la especie misma que se perpetúa precisamente en virtud de esa selección, que suele parecer cruel é inhumana cuando se muestra de un modo trágico, y- -digámoslo así- -teatral... ¿No pensaremos también que en esos terribles instantes el hombre se considera el único representante de su especie? El mundo es él, y el mundo no puede acabarse, no debe acabarse en un momentof No es lógico juzgar de un acto completamente natura! instintivo, con la sana razón moldeada por la filosofía y por la moral. Y aun si penetráramos en la serena región de las Ideas, veríamos á los pies de los directores un montón de cadáveres. Como en el mundo moral, en el mundo físico la fuerza da el triunfo. Para conservar la vida en peligro de unas ideas, hay que sacrificar otras sin piedad. Para conservar su vida amenazada, el hombre puede olvidarse de la de su prójimo. Puede haber derecho á matar para vivir, en momentos anormales, cuando sea preciso escoger entre nuestra vida y la de nuestros semejantes, Y no hay que sutilizar demasiado para ver en esta llamada ferocidad una forma de la legítima defensa. Defendernos ferozmente arrollando á los que impiden nuestra salvación, podrá parecer excesivo; pero dejarnos morir para salvar á otros, no lo es menos. Y el suicidio es tan grave orno el homicidio. Téngase en cuenta que esta ferocidad no puede ser un caso de perversión moral, porque en los momentos en que se produce- -ya queda dicho- -se borran todas las ideas y todos los sentimientos. No existe entonces la moral, y si se presentara su presencia sería peligrosísima. Recuérdese, por ejemplo, lo ocurrido cuando la catástrofe del Bazar de la Caridad, en París. Los caballeros galantes arrollaron á las señoras para salvarse. Y algún enamorado que se hubiera suicidado por un desprecio de la mujer amada, cuidó de su propia vida, que tuvo en f Persiste la ferocidad humana y es fatalmente necesario que persista para que triunfe el instinto encargado de perpetuar la especie. En todas las catástrofes se citan rasgos como el de ese religioso que en el naufragio del Siria murió después de salvar á muchos pasajeros. Pero los santos y los filósofos no son hombres. y aquí sólo se trata de la humanidad. Una catástrofe es algo anormal, bárbaro, imprevisto. Lo propio son las explosiones de la ferocidad humana que origina. Para el que ha de perecer, lo mismo importa un tiro, una cuchillada, un golpe de cualquiera de sus semejantes, que las olas embravecidas ó las llamas devastadoras. El que ha salvado su vida después de una defensa brutal y desesperada, puede gozarla con amplitud, porque bien pued decir que es suya, que la ha ganado... rendido en el salón á la musicK de ios clásicos, sin perjuicio de que los mismos devotos vayan después al Bulevar á aplaudir rabiosamente y hacer repetir la maichichet, interpretada por la banda del Municipio. En la terraza del Gran Casino vi al pianista Baüer y ai violoncelista Casáis, que mañana darán un concierto. El número de los músicos que por aquí veranean se ha aumentado con el maestro Goñi. La fiebre de la semana grande se marca ya en todos los centros de la población; los forasteros, según las estadísticas municipales, exceden á estas fechas de 20.000. El tiempo, delicioso hoy; el termómetro no rebasó los 26 grados y el cielo se mantuvo cubierto para que no molestase el sol. La desgracia del día, porque aquí no pasan vientícuatro horas en Jo que llevamos de terapoANTONIO PALOMERO I rada, sin que haya un accidente de automóvil ó de tranvía, ha sido de tranvía; la víctima, un conductor que se cayó del estribo. La Reina y sus hijos regresaron á las nueve y cuarto de la noche. Una triste noticia telegráfica les esperaba: la muerte de la princesa C A N S E B A S T I Á N Regreso de su vi a- Mechtilde, hija de) archiduque Carlos Esteban, hermano de la Reina Cristina. La difunta D I A 7 A L A S 12 N J e á Lourdes la era, por consiguiente, sobrina carnal de Su- -condesa de Cova- Majestad la Reina madre. Lajoven Princesa 8 5 4 PALABRAS d o n g a- N o e s ne fallecida profesaba el más grande afecto á su cesario decir que este viaje ha sido el tema de augusta tía, y su fallecimiento, como es natutodas las conversaciones, así en los corros ra! ha causado honda consternación en Miradonde se habla de política, como en los que mar. Esta noche se han circulado las órdenes los asuntos mundiales hacen el gasto. Ha habi- suspendiendo las audiencias que pira mañana do un momento en que hecha excepción de la tenía concedidas doña Cristina. La Corte ten infanta doña Isabel, que no ha salido de La drá el obligado luto de varios días. Granja, España ha estado sin tener dentro de Por lo demás, el viaje de ¡a Real familia ha sus territorios un solo individuo de la fami- sido feliz. El retraso de la llegada se debe á lia Real reinante. El Rey y la Reina en un haber vuelto por Biarritz, donde les viajeros lado, el príncipe heredero con su padre, en hicieron alto. La Reina ha sido objeto de toda otro, y en otro S. M la Reina madre y sus clase de consideraciones por parte de las autohijos los Infantes. El hecho, indudablemente ridades francesas, sin embargo de respetar su casual, ha sido asunto bastante, como digo, incógnito, habiendo sido obsequiada, as! como para alimentar las conversaciones de las gentes la infanta doña Teresa, con ramos de flores. desocupadas, y aficionadas á la política, para En Pau fue reconocida la Reina y saludada quienes tampoco ha pasado sin comentario la con ¡vivas! En Lourdes el calor era aioche tai satisfacción que las Ordenes Asuncionístas y grande, que las augustas personas, que ocupasus semejantes de allende y aquende la fronte- ban la planta baja del hotel, hicieron abrir las ra habrán experimentado con la regia visita á ventanas para tener algo más de fresco, y enla admirable basílica. tonces e! pueblo se agolpó delante de la casa y Fuera de esto, de ningún asunto político se realizó una imponente manifestación de canñf ha hablado. El de que también el nombre del hacia la madre de D Alfonso propio ministro de Estado haya sonado para Bajo tan grata impresión regresaba cuando la Embajada de España en el Vaticano, rumor que ha circulado por Madrid, según la Prensa recibió la noticia del fallecimiento de la pnn recibida hoy, no debe tener otro fundamento, cesa Mechtilde. ANGBL MARÍA CASTEL 1 á mi juicio, que una indicación que hizo al pasar por aquí el Sr. Sánchez Román, seguida de otra que envuelve la promesa de sacrificarse él á aceptar la cartera de Estado, si Guitón se POR TELECRAFO decide á ir á Roma por todo. Pero, naturalMARTES, 7 1 I N. mente, D Pío dijo, sin vacilar un instante, on motivo de celebrar hoy su fiesta onoque no. mastica el alcalde de esta capital D CayeOtra nota de relativo matiz político ha sido tano Luca de Tena, ha sido felicitado en su desla llegada del nuevo ministro de España en pacho de la Alcaldía por los concejales de todos Lisboa, señor marqués de Valdeterrazo, que los partidos. almorzó con su amigo y jefe político Sr. CaLos concejales liberales le regalaron las innalejas, y con él conferenció, haciéndolo tam- signias de la gran cruz de Isabel la Católica bién esta tarde con el ministro de Estado y Dichas insignias son valiosísimas. marchando esta noche á Biarritz. El Sr. Chiralt, al entregarlas al alcalde IÍ Hubo esta tarde concierto clásico en el Gran dirigió un breve y afectuoso discurso, al que Casino, y huelga decir que al acontecimiento contestó el Sr. Luca de Tena en términos muy artístico asistió lo más selecto de la colonia ve- sentidos. raniega. En lo que á la madrileña se refiere, El alcalde ha recibido durante todo el día allí estaba casi en masa. Es probable, casi se- muchos y valiosos testimonios de las geiser: guro, que muchas de las familias madrileñas les simpatías de que disfruta. -JHir. que aquí asisten á estos conciertos, no asistan á los del Real, de Madrid, cuando da los suyos la Orquesta Sinfónica; pero aquí la asistencia á todos es cuestión de moda; lo esencial MADRID. Cierre. Interior contado, 8i,5o, es ir á lucir ó á ver lujosísimas toilettes y á to- fin de mes, 81,60; Amortizable, 101,10, Banco mar té en inglés y servido por amarillos hijos 436; Francos, 1 i5. PARÍS. Cierre. Interior, 73,8o (paridad con de Ceylán. A todo ello debido, la terraza era francosá Exterior, 96,20; Renesta tarde una admirable exposición de muje- los francesa, 1 J I 5 81,O5) nuevo, 80,2 5; Turco, ta 97, 5; Ruso res hermosas, un estrado en el cual se rendía 97,11; Nortes, i66; Zaragozas, 4o5; Riotinto, 1.65o, culto al lujo femenino, después de habérsele Goldfields, 48 CRÓNICA TELEFÓNICA El alcalde de Sevilla BOLSAS DEL DÍA 7 tan poco, antes que defender la de la dama.