Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CUATRO ¡NUM, 5; 3. CROJNICA U N I V E R ¡SAL ILUSTRADA. SJMADRID, 8 DH AGOSTO DE 1906. NUMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS que más pertenece al otro inventario, al de cosas nuevas por tratarse de hechos que están por venir. Sabido es que aquel plan de reformas judiciales, tanto tiempo acariciado por el Sr. Montero Ríos, adquirió con el paso de este ilustre hombre público por el Poder condiciones de vitalidad legal. Tuvo aquel plan la virtud de desagradar grandemente á todos los elementos á quienes afecta; pero tuvo también la virtud impremeditada de poder resolver en lo futuro el conflicto que había de crear una mala ley. Publicado en la Gaceta y señalado un plazo para que si dentro de él las Cortes no deciden otra cosa, se ponga en vigor; llegado este caso- -y camino de él se va- -resultará sin efecto, anulada la famosa ley de Jurisdicciones, porque en las reformas prevalece un espíritu da unificación de poderes- y establece los medios de proceder en las ocasiones para que se hizo dicha funesta ley. ¿Pondrán las Cortes mano en aquel plan? ¿Qué hará el Gobierno? Y si nada hace y deja que el tiempo del plazo se cumpla y surta sus efectos, ¿no habrá protestas que recoger ni conflictos que conjurar? Otro legado es la cuestión comercial: la reforma arancelaria impuesta por Maura, sugestionado por Osma, sólo ha dado ocasión para complacer á Alemania, hacia la cual mostramos ya debilidad en Algeciras. Esa complacencia nos ha puesto á punto de reñir con Francia y nos ha hecho reñir con Suiza, alentada en su actitud por la propia Francia. De los disgustos manifestados por Cambon han sido reflejo indirecto, pero reflejo al fin, aunque con las exageraciones y confusiones que sufren los asuntos cuando de las Cancillerías pasan á la Prensa, los artículos publicados por varios periódicos de la nación vecina. Resumen del legado: una situación imposible para convenir comercialmente con varias naciones y la necesidad apremiante de las Cortes para desfacer entuertos arancel; -rios. Otro legado y no menudo, la circular del general Luque, ministro de la Guerra anterior, que al destruir la liberal dictada por el inolvidable general Prira, se acredita, claro es, de antiliberal y de inoportuno. Los efectos se están tocando, y noticias se tienen que dan que pensar sobre ciertas tenebrosas propagandas, deplorables en toda ocasión. Ítem más: dislocación del partido liberal, cuya unidad para las magnas cuestiones que tiene que resolver no puede nadie poner en duda; pretexto ó fundamento dado con ello á ios republicanos para dar por desvanecidas las esperanzas que hubieran podido concebirse en una obra de regeneración liberal; falta de presupuestos, de cuya confección por el actual Gobierno se habla á diario, bien seguros los que de ella hablan de que en ningún ministerio, excepción hecha, si acaso, del de Hacienda, se ha hecho nada, y bien proclamado por el Sr. Navarro Reverter que no admitirá aumentos en los presupuestos, con lo cual se cierra la esperanza á fecundas y provechosas iniciativas en los ramos de Instrucción, de Obras, de Marina y de Guerra, entre otros; incontestada la nota del nuncio (la respuesta del actual ministro de Gracia y Justicia ha sido en virtud de una nueva carta del nuncio, recordando la presentación de aquélla, de modo que la enumeración de la nota como legado del anterior Gobierno está en su lugar) y otras cuestiones no de tanta monta constituyen este inventario, que debe de pesar mucho sobre la actual situación, y cuyas liquidaciones son ar dua tarea, para ia que se necesitan alientos superiores á los que hasta ahora han salido á la superficie, según es fácil hacer ver, y en la próxima carta lo he de intentar. AEMECE La Prensa extranjera yABC omo en otras ocasiones análogas, hemos tenido ahora la suerte, bien triste por lo ique al hecho en sí se refiere, de ser los primeros en informar al público de ¡a horrible catástrofe de Cartagena y de ver reproducida nuestra información en importantísimos periódicos extranjeros. El gran problema industrial que felizmente hemos resuelto, nos permite realizar todas las mañanas lo que parecía un sueño antes de la aparición de A B C diario, y que á estas horas ningún otro periódico de Europa ha podido conseguir: la información gráfica obtenida en fotograbados que nada dejan que desear, y la noticia del suceso ocurrido transmitida por telégrafo pocos momentos antes de la salida del número. Estamos satisfechos y orgullosos de que ¡a Prensa extranjera conozca el valor de nuestro Esfuerzo, realzado por el ínfimo precio de cinco céntimos el ejemplar, á que se vende A B C precio que sólo puede subsistir por nuestra gran tirada. CÁNOVAS l- l oy hace nueve años que fue asesinado en Santa Águeda el ilustre estadista D. Antonio Cánovas del Castillo. El tiempo transcurrido no ha borrado la memoria de aquel insigne hombre público, an tes al contrario, parece que su figura se agranda á medida que los años nos alejan de la fecha siniestra del 8 de Agosto, haciéndonos recordar con dolor, menos vivo, pero más hondo, la tragedia que privó á España de uno de sus más preclaros hijos. Al cumplirse el noveno aniversario de su muerte, renovamos nuestro pésame á la distinguida familia del ilustre gobernante. PARADOJA SOBRE LA FEROCIDAD I as terribles escenas del naufragio del vapor Sirio han inspirado á varias plumas, tan elocuentes como sensibles, una nueva condenación de la ferocidad humana que se manifiesta en los momentos de peligro colectivo... Los náufragos se precipitaron en montón para salvarse, y algunos defendieron brutalmente su derecho á vivir, arrollando á los seres más débiles que se lo estorbaban. Algo semejante ocurrió en las catástrofes de este año triste, recordadas con tal motivo: en la explosión de Courriéres, en la erupción del Vesubio, en el terremoto de San Francisco de California. Lo propio sucedió siempre en análogos siniestros. Lo mismo finalizarán las tragedias futuras, parecidas á la presente. Será, pues, eterno el desbordamiento de la animalidad; y las plumas sentimentales tendrán constantemente ocasión de condenarlo, al par que lloran sobre las ruinas de sus propios sueños. Porque el amor frenético, desesperado, á la vida, que se produce con más fuerza ante el riesgo de perderla, borra de un solo golpe ideas generosas, ideales humanitarios y sentimientos morales. La cadena de la solidaridad humana se rompe. Desaparece el hombre ideológico, y sólo queda el hombre natural, con su ferocidad innata que despierta del sueño para luchar hasta la victoria. Forzados se ven á reconocer- -aunque con el consiguiente dolor- -la persistencia del hombre- fiera, los mismos que condenan la obra de su ferocidad... Seguros están de que ha de perpetuarse, y de que no puede desaparecer sino con la raza misma. Y no ignoran que si todos los ideales se impurifican en la tierra, el altruismo es de los que ni siquiera llegan al corazón del hombre cuando peligra su propia vida... Mas, esa ferocidad que arrolla y destruye todo cuanto estorba ó imposibilita su triunfo, tiene un nombre más alto y más respetable, porque es también humano, ante el cual deben detenerse los severos juicios de los filósofos y las censuras de los moralistas. Se llama el instinto de conservación. Uno de los espíritus más sutiles de nuestra tiempo, Mauricio Maeterlinch, acaba de explicar en una luminosa página la Psicología del accidente. Allí nos cuenta la interminable es CARTAS POLÍTICAS DE VERANO San Sebastián, Agosto 6. E CÓMO PUEDE FORMARSE El orden UN INVENTARIO DE COSAS r i g u r o s o VIEJAS POLÍTICAS Y OTRO c n l a r e l a ción délos DE NUEVAS hecho s jue vengo exponiendo, puede dar á estas cartas aspecto de capítulo de cargos para el último Gobierno; pero no es el alcance de ellas dar lanzada al moro muerto, sino como dije al principio, hacer un poco de historia y trazar Otro poco de orientación siempre conveniente y recreativa, sobre todo, en el lento transcurso de las imperiosas vacaciones del estío. Tal vez el inventario de cosas viejas políticas que hoy comienzo parezca una prolongación de ese capítulo; pero juro en mi ánima que la lanzada ha de alcanzar al moro vivo como al muerto, porque el otro inventario el de las cosas nuevas, coge de lleno á la situación que nos rige, y es bien sabido que tratándose de gobernantes, son más las censuras que los elogios cuando se trata de hacer un examen sereno. Los legados recogidos por el actual Gobierno son poco envidiables en verdad. La ley de Jurisdicciones es uno de ellos. Absurdo el proyecto, ilógica la ley, los puntos del estado de derecho que creó, han sido conflictos en Cataluña, en las Baleares y en Alcoy. Menos conocido y comentado este último, ha sido, sin embargo, de los que al Gobierno han dado más que pensar. Tuvo su origen en el escarnio hecho de una carta- invitación del alcalde de Sabadell recibida en A coy, y del cual suceso ha hablado al general López Domínguez el se 6o r Salmerón. En la eficacia de la ley no tienen fe ya los que con más tesón la defendieron. Y aquí, irremediablemente, hay que intercalar una nota D