Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IgAÑO CUATRO. CRÓNUM. NICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. BéMADRJD, 7 DE AGOSTO DE 1906 NÚMERO EXTRA. 0 10 C É N T I M O S C lady Sempiil. Otro os dice que lora y en la isla de Wight hacienao 10 que se les lady Arsan serán los huéspedes de lady antoja, y sin novedad en su importante Dorchester. Y á la vez que estos nom- salud. W. bres resonantes, oís pronunciar otros de Cowes. 3 de Agosto de 1906. gente menos distinguida, pero no menos OWES WEEK Mientras no aparece en el almanaque la dispuesta á divertirse. Sabéis que las más modestas casas de segunda semana de Agosto, Cowes vive de los desechos de Goodwood. Allí es huéspedes están todas comprometidas; donde ahora gastan y triunfan los sport- que la gente de mar aguarda en sus hu nen, entusiasmados este año con el buen mildes moradas una invasión de centenatiempo que les ha hecho para las carre- res de pescadores y viejos marinos á p L ESPÍRITU Nunca tanto como en ras. Pero ya empieza el cambio. Ya el quienes atrae la semilegendaria regata; MUNICIPAL I a ocasión presente, cielo se entolda, el viento sopla, y de que en Gosport, en Southampton y en se puede decir que Londres telegrafían que una gran tormen- Portsmouth los yates gladiadores se ca- Madrid no es un Municipio. Madrid es ta á poco más disuelve el Parlamento, lafatean, carenan y pintan por legiones de un campamento. En él nos refugiamos sobre cuya magnífica mansión han descar- obreros. Y ¡qué diablo! When ai T ptne, cuantos venimos de los cuatro vientos cargado las nubes sus furores, como si dis- dice un refrán nuestro, do as Jfyme does. dinales de la Península á librar la batalla pusiera de ellas el arzobispo de Canter- Puesto que estoy en Cowes y aún no me por la vida. El Municipio, la extensión bury, tan enojado hoy con C. B. (1) (aquí fui al Perthshire, mientras esté aquí me del hogar, es para cada uno el pueblo á López Domínguez le llamaríamos L. D. alegraré como los de Cowes y como los donde nació siquiera no haya vuelto á él por sus proyectos de Instrucción pública. que á Cowes vienen. en muchos años; su espíritu municipal Pero... ¿Y nuestros Reyes? dirá el está allí. Los madrileños propiamente diMilagro será, pues, que no se nos agüen las fiestas. Si así fuera, mi amigo el de lector; Mr. RusselJ no nos cuenta nada chos, los que nacieron en la villa y corte las grouses pensará que es castigo de la de nuestros Reyes. De vuestros Reyes, y en ella residen son los menos; sobre Providencia, por no haberme apresurado replico, no os cuento nada porque hasta todo, en las clases directoras se hallan ahora proceden con una informality extra- en insignificante minoría. ir á su encuentro. Pero, por el contrario, si el sol nos fa- ordinaria. Ya os veo frunciendo el ceño, No existe, pues, en los vecinos de la vorece, cuando leáis esta crónica estare- palaciegos y fiscales, ante la palabreja. capital de España aquel insustituible mos en plena Cowes Week, en plena se- Desarrugadlo: nuestra informality no es amor, que se tiene al pueblo, donde se mana de Cowes, animadísima, alegre, vuestra informalidad, ni mucho menos. ha nacido y donde el alma ha empezado bulliciosa... tan bulliciosa que yo mis- Nuestra informality en este caso, por á formarse. A lo sumo, hay el deseo de mo, dispuesto como estaba á no dejarme ejemplo, quiere decir que D. Alfonso y que ofrezca las mayores comodidades y entusiasmar otro año más, advierto que doña Victoria ¿no disonará este doña en ventajas para vivir. Entre esto y el cari la alegría se apodera de mí, como el año los oídos de S. M? proceden sin la for- ño á los lugares, donde transcurrieron anterior, como el antepasado, como cuan- malidad y sin las apariencias de la reale- los años de la infancia y se determinaron do era un chiquillo. Hay algo de conta- za. Es decir, que gustan de pasar in- los primeros recuerdos, se siente la difegioso en estas diversiones de toda una advertidos. ¿Tengo yo el derecho de rencia misma, que entre el apego al hocomarca. Y por muy indiferente que esté violentar este su natural deseo y perse- gar y el mayor ó menor bienestar de la el espíritu, cuando no se oye hablar más guirles de ceca en meca, desde el Sheila fonda. que de fiestas, de preparativos, de hol- al Giralda, del barco al automóvil, del En el espíritu municipal de este pue gorio, empieza uno por dejarse llevar y automóvil al cottage para ver lo que ha- blo, se encuentra, por las indicadas razoconcluye por no saber si lleva ó es lle- cen y contároslo aquí? De los novios pude nes, tanta debilidad, tanta y tanta soluhablar y hablé mucho, porque á los no- ción de continuidad, que aquél es en su? vado. ¿Por qué no he de tomar yo parte en vios, y menos aún á los novios principes- efectos casi nulo. Y tanto por ello, cuanel regocijo general? Todos se aprestan á cos, no les es permitido el lujo del in- to por lo que absorbe la vida pública U él. Con el rey Eduardo vendrán, además cógnito: todo el mundo habla de ellos. política nacional así como también por de la Reina y su augusta hija la prin- Pero ya se casaron. Mientras sean espo- la desproporción entre sus recursos, de cesa Victoria, probablemente los duques sos y no Reyes, nuestro deber es dejarlos un lado, y sus pretensiones como cabeza del Estado y sus necesidades de gran ciude Esparta, y casi seguramente el de en paz. Las agencias os habrán telegrafiado, dad, de otro, se ha creado un desnivel Connaught, que tiene adoración por estas tierras donde pasó su infancia. Los sin duda, el incidente del chauffeur que enorme, por el cual caen la buena alipríncipes de Gales también han anunciado se extravió, del Rey que lo esperaba, et- mentación, ¡a higiene y comodidad de su visita. En Osborne esperan á la prin- cétera, etc. Esto y la afirmación hecha las viviendas y de las calles, la mejor educesa Chrístián y á su hija Victoria de por unos y desmentida por otros, de que cación y cultura de las nuevas generacioSchleswigh- Holstein. Ya están en Kent- á bordo del Extremadura viene un balan- nes, la salud y hasta la vida de los veciHouse la princesa Luisa y su esposo el dro, con el cual se espera que el Rey nos, ni más ni menos que pudieran caet duque de Argill. Vendrá, sin duda, la tome parte en las regatas, han sido los por un despeñadero. Y no será, porque no se clame contra emperatriz Eugenia. En el histórico Ca- dos únicos temas de conversación, en los rlsbrooke Castle, el diputado gobernador, cuales, desde que llegaron, han vuelto á los rigores de la caída. Precisamente en Mr. Cochrane, hospedará á la duquesa de figurar SS. M M La isla entera respeta la Prensa de Madrid, la más resonante Somerset. Otros, como lord Brassey y su informality, por deber y hasta por in- de la Península, el lamento es continuo, el conde de Cork, se dice que habitarán terés. Hay deseo de que vuelvan con hasta el punto de que á veces se ha dicho á bordo de los yates Simbean é Isa. Se os frecuencia. Si les agobiamos con nuestro de ella que parecía una Prensa puramenacerca un amigo y os da la noticia de fisgoneo y con nuestros J oda s, no vol- te local. Por decoro, ya que no por moque han llegado á Culrose- Lodge lord y verán más. Así, pues, si A B C fuera la tivos más hondos ni más altos, los GoGaceta, podría encabezar sus números con biernos se han preocupado con los asuneste parte oficial: tos municipales de la capital. Y, sin em i) C. B. abreviatura corriente de CampbeH Bañe Los ex Reyes de España continúan bargo, nada se adelanta con relación al mar presidente del Consejo ingles. Los Reyes de España en Cowes CRÓNICA POLÍTICA