Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 6 DE AGOSTO DE Y 906. P A G 7 J O EDICIÓN 37 2 unos náufragos italianos, con los que he tenido ocasión de hablar, m e aseguran que 1 número de los pasajeros del Strio llegaba á 1.700. De confirmarse esto, e! número de las líctimas excedería quizá de la cifra que anoche elegrafié. J bnegación de un religioso. Entra las victimas del naufragio figura un religioso, que según me dicen era prior de fe comunidad de Benedictinos. Al ocurrir el choque, el religioso se hallaba sobre cubierta, y en vez de intentarsalvarse. se dedicó á auxiliar á los demás pasajeros, rechazando seguir á ios que le invitaban á abandonar el buque. Después, y cuando las aguas comenzaron a invadir la cubierta y la confusión y el pánico llegaron á su más alto límite, el benedictino confortaba y consolaba á los que se hallaban próximos á morir, dándoles, por último, su bendición. Así permaneció hasta que el buque fue cuuierto por las aguas. Delgado, ha desplegado también extraordinaria actividad, multiplicándose para prodigar auxilios y consuelos á los supervivientes de la horrenda hecatombe. Se asegura que el comandante del Sirio ha pasado antes de ahora muchas veces por el sitio en que ocurrió el siniestro. Con ios náufragos llegados á bordo del pailebot Joven Miguel, fueron trasladados á ésta los cadáveres de dos niños. Su aspecto infundía profunda compasión. Aluchos particulares han enviado al alcalde ropas y víveres para que los distribuya entre ¡os náufragos. A lojsmiento de los náufragos. Cartagena, 5, 4 i. Los náufragos llegados anoche fueron alojados, por orden de! alcalde, en la casa, de Misericordia y en el Teatro- Circo. En el primero de dichos edificios se albergan los españoles, y en ei segundo ios extranjeros. Algunos supervivientes que han salvado el dinero que traían, pidieron y obtuvieron permiso para hospedarse en las fondas. Ahora acaban de llegar los restantes náufragos, quedando en ei arsenal por orden de las autoridades. J detalles. Cartagena, 5, 4 i. Á medida que se van conociendo nuevos detalles de la catastrofe, aumenta ¡a terrible impresión que ésta ha producido. Hay familias numerosas de las que sólo ha quedado un solo individuo y son varios ¡os supervivientes que dan señales de haber perdido la razón á consecuencia de ¡as tremendas impresiones recibidas. Dícese que ei obispo de San Pablo, una de las víctimas de la catástrofe, pereció porque otro náufrago le quitó á viva fuerza el salvavidas para salvarse él. Enírs los supervivientes figura un niño de pocos meses, salvado de u. ia manera milagrosa. Créese que los padres de la ínfeüz criatura perecieron en el naufragio. 1 atiple Lola jVIillanes y el maestro Hermoso. w Cartagena, 5, 4 i. Entre las víctimas de! siniestro figura la aplaudida tiple de zarzuela Lola Miilane- s. El maestro compositor Sr. Hermoso, que también iba á bordo, faé salvado por ios pescadores para informar al Gobierno. Caitagena, 5, 4 i. Cumpliendo órdenes superiores, el gobernador interino de la provincia se ha trasladado á esta capital para comunicar telegráficamente al Gobierno extensos detalles de ¡a catástrofe. -Montserrat. f áufragos del Sirio. Alicante, 5, 6 t. Ha llegado á este puerto el vapor español María Luisa, conduciendo 29 náufragos del Sirio. En la isla de las Hormigas dejó antes otros 1 j El María Luisa prestó grandes auxilios al buque náufrago, por lo cual se hacen grandes elogios del capitán de aquél, D Salvador Coloraer. Los náufragos llegados á este pumo dan detalles aterradores de la catástrofe. Uno de ellos iba con su mujer y seis hijos, habiéndose salvado únicamente él. H perdido la razón, y dice que su familia u. do el viaje á América. -Marcial. I a caridad. Cartagena, 5, un. Esta tarde se ha dado un hermoso espectáculo en la Plaza de Toros. Después de la lidia dd tercero, apareció en el ruedo una comisión de personas distinguí- das, llevando ai frente un cartel con esta inscripción: ¡Cartageneros, una limosna para ¡os náufragos! El público aplaudió estruendosamente y em? pezó á arrojar dinero, sumando más de 2.000 pesetas. Los espadas y la empresa han hecho donativos de importancia. Bienvenida ha cedido parte de su sueldo. La suscripción pública arroja ya un ouen re- suííado. náufragos. Los Hoy han llegado á este puerto 392 náufragos embarcados y 100 por tierra. r Todos se alojan en el Teatro- Circo, en donde son visitados por numerosas personas, que ¡os socorren con ropas y metálico. Tpl buque náufrago. Personas peritas dicen que el Sirio res balará de ¡a roca sobre la que permanece y se irá a! fondo. Ha sido- imposible salvar ios documentos y efectos del barco. El cónsul genera! de Italia ha telegrafiado desde Barcelona, encargando que no falte nada á los náufragos, y revelando! a enorme sensación que en su patria ha producido la catástrofe. A Se cree que el cónsul vendrá á Cartagena. Montserrat. O estos del naufragio. Caitagetia, 6 12 m. Durante ¡a noche p. sada los patronos de barcos de pese? Pedro Paredes y Luis García, que navegaban por las inmediaciones del lugar donde ocurrió la catástrofe, encontraron separadamente dos botís salvavidas, con ¡a quilla lucia arriba y varios efectos procedentes del transatlántico hundido. Debajo del bote encontrado por Pedro Paredes estaba el cadáver de una niña de tres años. El patrón ¡o condujo ¡nmediat? rriente á tiera y lo entregó á las autoridades, que dispusieron su traslación al D. epós to judicial. T onativos paja los náufragos. Cartagena, 6, 1 1 1 El alcalde sigue re cibiendo muchos y valiosos donativos que envían las personas pudientes de esta población para que socorra á ios infelices náufrago? Estos se hallan repartidos entre el Ayuntamiento, eí Círculo Católico y ¡as fondas y posadas, recibiendo en todas partes esmerada asistencia y cariñosos consuelos D u m o r desmentido. Cartagena, 6, 1 i. El rumor que circu la desde anoche relativo á ¡a detención del comandante del Sirio, Sr. Picconi, está desprovisto en absoluto de fundamento. Lo únicode cierto en este asunto es que dicho oficia) como los demás que navegaban en el Sino, quedan ahora á disposición de las autoridades de Marina, mientras éstas terminan las activas diligencias que vienen practicando con el fin de depurar las responsabilidades que del siniestro pudieran deducirse. y- Cartagena, 6, 1 f. En el vi ceconsula do de Italia aparece hoy la bandera enlutada y ondeando á media asta en señal de duelo poí la horrorosa catástrofe del Sirio. Es inexacto que perecieran ahogados varios de los pescadores que acudieron en auxilio de los- náufragos. i os bajos de Lss Hormigas. Cartagena, 5, 3 i. Los bajos de Las Hormigas figuran en Iss Cartas geográficas, no explicándose, por tanto, que desconocieran su existencia el comandante y ¡os oficiales del Sirio. Los b jos son dos, uno denominado de ácníro y el otro de fuera. Con este último fue con e 5 eme chocó el trasatlántico italiano. En el mismo sitio hsn embarrancado otros buques en diferentes épocas. De estos siniestros el más célebre ocurrió en i883. El buque perdido entonces era también itsliano y se llamaba Norte- América. A consecuencia del choque con ei bajo el buque ss fue rápidamente á pique, pero se salvó! a tripulación y los pasajeros, no pereciendo más que una sola persona. Según parece, los cadáveres de! as víctimas del naufragio recibirán sepultura en el cementerio llamado de los Velones, próximo? 1 Cabo de Palos. La opinión está indignadísima contra el comandante y ios oficiales de! Sirio, que en vez ie dictar acertadas disposiciones para el salvamento, sólo pensaron en alejarse del peligro. En cambio, sólo se escuchan frases de admiración y de elogio para el patrón Vicente Bagues y los pescadores que con gran exposición de sus vidas salvaron las de tantos centenares de náufragos que sin el auxilio de aquéllos hubieran perecido seguramente. Espérase que todos recibirán la recompensa k que se han hecho acreedores por su heroico comportamiento. Entre esos héroes del mar figura un viejo patrón conocido por el Tío Potro, que tripulando un barco viejo y desvencijado fue de ¡os primeros en acudir al lugar del siniestro, v salvó la vida de 65 náufragos. Según los datos facilitados por el vicecónsul de Italia en esta población, el Sirio salió de Genova con 620 pasajeros, tomando en Barcelona? 5 más. La tripulación se componía de 127 hombres, formando un total de 822 personas. Calculase que el número de ¡as vícrimas ascenderá á 3oo próximamente. El capitán general de este departamento, señor Auñón, pasó toda ¡a noche, anterior en el muelle, dictando acertadas disposiciones. El vicecónsul de ItaJia, D Ángel MUría N oticia desmentida. 2? Cartagena, 5, Varias noticias. 5. 3 f. Cartagena, Inpresíón en Madri 4 A i ejor que en Madrid, pudiéramos decir en todo ei mundo; pues hemos recibido telegramas de importantes periódicos y per sonalidades, así de España como de! extran jero, solicitando que Íes i exx idiéiemos ¡as