Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. LUNES 6 DE AGOSTO DE t 9o6. PAG. 7 EDICIÓN i cada uno y Ja suma de trabajo que sea exigible á cada industria ú oficio para satisfacer las necesidades de la colectividad. Cada industria formará así su Ministerio. Tendremos, pues, ministros de la zapatería, ministros de la sastrería, y Otra porción de erias que formarán el gran Consejo de la estadística reguladora de la producción y el consumo. A decir verdad, el Isaías socialista no se ha inspirado en el precepto de Boldieu. Sus fórmulas son obscuras, sus ideas lo son más aún y la poca luz que las ilumina sólo sirve para mostrarnos la confusión. F. MORA privada, pródiga acaso para otros empeños de protección á los niños, sin duda por ignorar á quién debe dirigir sus donativos, nos tiene poco menos que olvidados. No tenemos dinero bastante para enviar á las playas á tanto y tanto niño pobre... Nuestros esfuerzos se esterilizan, y si usted, si ustedes los periodistas no nos ayudan, no podremos continuar la tarea que nos hemos impuesto... ¡Oh! Sí. Por mi parte estoy dispuesto a contribuir como sea necesario á esa obra pía, santa y redentora, de arrancar de entre las garras de la miseria orgánica á esos pobrecítos niños sin ventura, que sólo el mar puede curar con ia caricia de sus olas fecundas. cho tiempo, y continúa España siendo excepción en esta y en otras empresas de verdadera cultura, de generosidad utilitaria para la raza y para la Patria... Mi ilustre amigo Tolosa Latour podrá contar hasta qué punto ha sido afortunado su constante esfuerzo, con haber sido él quien mayores triunfos consiguió. De todos modos, eficaz ó no, cuenten los propagandistas de tan hermosa, de tan grande obra con la ayuda leal y con el entusiasmo de la Prensa periódica. Yo que soy el más obscura de los periodistas me atrevo á prometerlo porque conozco á mis compañeros y porque los he visto llorar muchas veces junto á la cuna de sus hijos enfermos, extenuados por la miseria EL ATENTADO DE CHARLERO 3 ÉL RÁPIDO DE BÉLGICA EN QUE VIAJABA EL GRAN DUQUE WLADIM 1 RO DE RUSIA. DESPUÉS DEL DESCARRILAMIENTO Fot. Hutin Trampus. El mar para los niños I J e recibido una carta llena de elogios rae- recidos para A B C, á propósito de la pregunta que yo hacía en una de mis últimas crónicas... Decía yo, herido aún por el contraste doloroso que acababa de observar en la estación del Norte, viendo partir en el sudexpreso á los niños ricos y quedarse afuera, entre el polvo de la carretera, extenuados por el calor y devorados por la escrófula, á los niíos pobres- ¿pero es que en España no hay olonias escolares marítimas? -Y en la carta en cuestión, suscrita por el director de una de esas caritativas agrupaciones, carta que no copio porque no quiero que estas líneas tengan ja menor apariencia de reclamo, se me contesta del modo siguiente: Sí, en España hay colonias escolares marítimas. Hay muchas. Algunas provinciales, municipales oirás. Particulares ias más. Lo que ocurre es que la iniciativa Pero creo que mi amable comunicante se engaña contando con la eficacia de una propaganda hecha por periódicos y periodistas en favor de los niños que necesitan los baños en el mar. Nuestra voz se perderá en el desierto, y acaso los artículos enderezados en este sentido no se acaben de leer- -si es que se empiezan- -por indigestos y empalagosos. ¡Si en vez de eso se tratara de analizar la última combinación de gobernadores ó la futura contradanza de diplomáticos, ya sería otra cosa! ¿Pero quién piensa en regenerar la raza, quién se acuerda ahora de los niños pobres que no pueden bañarse en las ondas puras del mar? Soy viejo ya en estas campañas, y de ellas sólo he sacado la dulzura de los recuerdos que orean mi frente con auras de juventud. E! primer artículo que yo escribí en mi vida- ¡de esto hace tantos añosj- -fue una recopilación de noticias acerca de los Hospicios marítimos en 3 ta! ía Desde entonces acá ha pasado mu- orgánica, atenazados por la escrófula, que el mar hubiera curado con las suaves caricias de sus olas fecundas... Luis PARÍS PROTESTA FEMENINA Respuesta de un grupo de raadles al artículo Tipos del veraneo. Las señoras formales. Desde que D Luis de Tapia nos ha dado el gran disgusto á las señoras formales de mostrarse tan sañudo con nuestros tiernos cuidados, con nuestro cariño puro, con nuestro maternal celo, con nuestro amor; el orgullo de las señoras formales está padeciendo mucho. ¡Ni el cuidar de nuestras hijas