Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. L U N E S 6 D E G Q S T O D E IQS 6I EDICIÓN 2 fanta doña María Teresa y el infante D Fer- Cartagena, 5, JO n. La corrida celebrada nando. esta tarde ha satisfecho á Ja opinión. Primer toro, de Pablo Romero, como todoí Los toros de Cámara, bravos y nobles, L los restantes; atiende por Guitarrero, es carde- garujo hizo una superior faena de muleta. Ma no, corniabierto, bravo, noble y con mucho tando. quedo hien. poder Machaquiío dio á sus dos Dicnos dos supe Toma cinco varas y mata un caballo. Bazán riores estocadas. Paseó ía Plaza triunfal mente, y Posturas cuelgan los palos de costumbre, escuchando delirantes ovaciones. siendo alcanzado José al colocar un par, haBteventaa recibió muchos aplausos por su ciendo un quite soberbio Blanqu to. Algabeño trabajo con el capote y con ¡a muleta. Hirientorea muy movido para media caída. do estuvo desgraciado. Segundo. Jnaio, cárdeno; admite seis picoPuso un buen par de banderillas en silla, sa tazos por cuatro caídas y un difunto. liendo trompicado y derribado. Blanqmlo pone dos pares superiores, y uno Por ia valentía que demostró en esa suerte malo Calderón. fue sacado en hombros de la plaza. -MontMontes pasa con gran desconfianza, ayudán- serrat. dole bien Blanquüo. Echándose fuera deja una desprendida y termina descabellando con la INAUGURACIÓN DE UN FEpuntilla. 3 RROCARR 3 L El tercero, de nombre Perdió, berrendo, POR TELEGIÍ TO recibe cinco puyazos, demostrando bravura. Mal banderilleado por los chicos de JllgaPozoblanco, 5, 9 n. Hoy se ha verificado la beño, pasa á manos de éste, quien después de inauguración del ferrocarril de vía estrecha En Rusia, aquella Iglesia tiene en e 3 una faena con movimientos de vinreles, señala alma de aquellos crédulos y religiosos j un pinchazo bueno, cuarteando, y media en lo construido por la Sociedad minera de Peñarroya, y que va desde esta población á Pueblo labriegos un poder, que solamente con j alto y dobla el bicho. nuevo y Peñarroya facilitando la comunica el que tenía la Iglesia católica en EspaCuarto. J elojero, negro. Cinco varas, tres ción con Alcazarejos y Villanueva del Duque. ña á principio del pasado siglo cabe caídas y cero caballos A las cuatro y treinta y cinco minutos de la Montes muletea tranquilo para dar una en- mañana salió de aquí el primer tren de viaje ser comparado. Los intelectuales rusos habrán de tomar, como hicieron los inte- tera en buen sitio. ros. Al sonar el silbato de la locomotora, la El quinto. Sombrerero, cárdeno, toma cua- banda municipal que estaba en el andén comenlectuales españoles, al Ejército como inszó á tocar alegres pasacalles. ¡trumento de sus planes de emancipación tro varas y mata un caballo. Algabeño hace una aceptable faena de maleA pesar de lo intempestivo de la hora la es mental y de reformas políticas. Por este ta, y entrando mal, deja una atravesada. Des- tación y la vía, en una extensión de medio kilado, el paralelismo entre aquella revocabella á la primera y se da suelta al lómetro, estaban ocupadas por inmensa y aní lución y la española es más instructivo Sexto y último, Segador, berrendo en ne- madísima muchedumore, que proriumpió en que el de la, misma y la francesa. En gro. Cinco varas por tres víctimas. Banderi- estruendosas aclamaciones Francia la inteligencia estaba muy- eman- llean medianamente Montes y JSlgabeño. cipada ya. Así fue que solamente en alAntonio torea con desconfianza, sufreiun gunas regiones, como la Bretaña, el ele- desarme y pincha en buen sitio. Nueva faena para una tendida dada con hairo pudo lanzar gente á los campos. Las cosas pudieron ir mucho más á prisa. bilidad, que basta. -Cruz. POR TELEGR FO Mientras que, entre nosotros, después de 1 érida, 5, j t Con buena entrada se ha i s i t a regia. un siglo, hemos ganado bieiv poco te dado la corrida de toros anunciada. Comes, 5, 8 m. Con objeto de visitar t rreno. Los bichos dé López Navarro y los de Pa- los Reyes de España, han llegado á este puerto 1, Tengamos presente este dato, para tricio Sans, mansos. á bordo del yate Victoria and Alberl los reyes Minuto, valiente y Habilidoso. Fue muy Eduardo y Alejandra de Inglaterra, acompacalcular la velocidad del movimiento ruso tomando en cuenta la colosal diferencia) aplaudido durante toda la corrida. -Sánchez. ñados de los príncipes de Gales y del duque de Connaught. de las proporciones. D de; Mallorca, 5, 8 n Toros de Vi- Apenas el yate nuoo ronaeaao, pasaron a MANUEL TROYANO 1 cente Martínez, buenos; caballos arras- visitar á los regios expedicionarios D Alfonso y doña Victoria, que regresaron en seguida al trados, 16. Saleri, Mazzantinihiy T egatertn han gustado Giralda, dirigiéndose luego á Osborne Cottage mucho, siendo premiadas, sus faenas con abun- para cenar conja princesa Beatriz de Batten 1 a novillada de ayer. fierg. La novillada celebrada ayer tarde en el dantes aplausos. La entrada buenáT -P. circo taurino madrileño, dejó satisfechísimos á ios numerosos aficionados aue llenaban las lor; itoria, 5, 8 n Los seis, toros de Aleas calidades de la Plaza. lidiados esta tarde han resultado bravísiLos seis bichos de Benjumea, muy bien pre- mos, haciendo una gran pelea con los monsentados, cumplieron en el primer tercio y lle- tados. garon al último bravuconeóos y nobles. El íagartijiilo chico y Cocherito de Bilbao, quetercer novillo fue tostado por no querer meterse) eran los espadas, estuvieron muy; bien, en un C A N S E B A S T I Á N ¡Gran día? La con Io piqueros. -DÍA 5, ALAS 12 N tum s y celajes toro (cada uno. J elampaguito estuvo muy bien toreando y- -délas últimas cuaMañana, Montes y Cocherito estoquearán seis en quites, y muy bravo al matar. Fue aplaudi- de Benjumea. v. 040 PALABRAS renta y ochoh 0 dísimo, con justicia, en diferentes ocasiones. JVegrete también ganó palmas por sus mane- Qarcelona, 5, 8 n. En la Plaza cíe las A e- Vas desaparecieron; el cielo amaneció de un azul purísimo; el sol mostró su esplendidez esras y habilidades al torear y en el momento de ñas ha habido una corrida de novillos, pañola. Un día más hermoso y más de toros, meter el brazo. que ha dado poco juego. Los novillo Cle- ni pedido de encargo al sabio Padre Borrascas El debutante Martín Vázquez gusto mucho, mente, regulares. de las alturas de Igueldo. especialmente al torear y matar su primer enePazos, bien; Ytío regular, y Espártenlo. Los que conocen San Sebastián, saben lo migo. muy ignorante. que con un tiempo así es un domingo denosJlranguito, superior de verdad. La entrada, floja. -Benet. tiarra del mes de Agosto. Cuarenta y tantos ¡Es un excelente rehiletero! trenes de Francia, del interior y de la costa, La presidencia, infernal. Darcéldna, 5, 8 n. También hubo, novilladá trajeron miles de forasteros; centenares de ¡Sr. Roldan... Sr. Roldánl en la Plaza vieja. automóviles, trepidantes y amenazadores, entra El jueves tenemos seis Veraguas para MaLos Carriquíris cumplieron? Aüaradito, ron en la ciudad, trayendo contingente lucide nolete y Martín Vázquez, Bombitd Tn y Córcelito, valientes y muy aplau- por la calidad, aunque deslucido por el polvo. didos. -X. El Bulevar á mediodía era lo que es el BuleEN PROVINCIAS var de San Sebastián en día de toros: cuadro POR TBIÉORAFO Y TEUJFONO ádíz, 5, 8 n. Los novillos de, Pérez de la único sin comparación ni rivalidad. Cuéntese Concha, medianos. C a n Sebastián, 5. 7 t. La entrada buena y con que los propios extranjeros admiran el lujo Manolete y Posadas, bien; Currito Crespo, de por aquí. En otros países la mujer, hasta el el calor asfixiante. Asisten la reina doña Mana Cristina, la in- poco afortunado. -Corresponsal. momento de casarse, viste con sencillez; los Santa Cruz y otros curas de por aquí. El predominio sacerdotal en aquella sociedad, sobre todo en los pueblos agrícolas, da en ellos la superior influencia á Ía autocracia, como en nuestro suelo la dio á la monarquía absoluta, quien pudo de ese modo levantar formidables ejércitos de voluntarios en defensa de su causa. Semejante preponderancia sacerdotal íendrá allí el efecto, que entre nosotros tuvo: hacer partidario de la libertad y del progreso al Ejército. Porque, en todos los pueblos del mundo, desde los más antiguos hasta la época presente, el más natural y espontáneo enemigo del clero y de su influjo, ha sido el militar. V sólo el fuerte brazo de éste ha podido contener el influjo d e aquél en el ánimo Üe la gente sencilla, y contrapesar su preponderancia xn el Estado. LOS REYES EN INGLATERRA TOROS V CRÓNICA TELEFÓNICA