Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ggAÑO CUATRO. NUM. 570. CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. CARTAS POLÍTICAS DE VERANO San Sebastián, Agosto 3 5 DE AGOSTO DE 1906. NÚMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS se resueltamente sin perdida ae tiempo, d n Rey. constitucional no había de rechazar de plano los extremos comprendidos en el programa de un partido al que había confiado el poder y al cual había facilitado antes y ratificaba nuevamente cuantos medios de gobierno puede otorgar la prerrogativa regia. Era preferible, á juicio de la Corona, plantear esta importante cuestión antes de verificarse la boda del Rey con una Princesa extranjera, que sincera y fervorosamente iba á convertirse al catolicismo, para que en ningún caso pudieran atribuirse á influencias determinadas los nuevos rumbos en la gobernación del Estado. Pensaba, en suma, la Corona, mostrando exacto juicio y plena conciencia de sus deberes constitucionales, que ¡a resolución del problema de gobierno que se iniciaba debía aparecer despojada de todo contacto con nobles é invencibles afectos del alma y de toda apariencia de extraña presión. Desde este momento, pues, y en presencia de manifestaciones tan explícitas, tenía el Gobierno á su favor una facilidad más: la de dar la Corona por planteada una cuestión trascendental que solamente en forma ligera, indeterminada, y á lo sumo como anuncio de futura tarea de estudio, había tocado el señor Moret en su discurso presidencial. Debió este señor darse buena cuenta de lo que acababa de escuchar, y pudo en ocasión tan propicia, si era su firme voluntad traducir en hechos la insinuación por él deslizada y tan admirablemente recogida y contestada por la Corona, y si era también firme convicción suya la necesidad de unas nuevas Cortes, exponer esta segunda é indispensable parte de su pensamiento. Nada de esto hizo; nada tampoco realizó en consonancia con el propósito esbozado en su discurso y con la espontánea y alentadora manifestación del Poder real. Pasaron días, se celebraron Consejos semanales, se aproximaron los faustos acontecimientos previstos por la Corona, y aquella cuestión tan fácilmente planteada en la reunión de ministros, presididos por el Rey, á que vengo refiriéndome, no volvió á surgir sobre el tapete. Quizá en el despacho diario de asuntos entre el Soberano y su primer ministro se habló de facilidades de Gobierno en son de demanda por el segundo, facilidades que nunca le fueron negadas, pero tampoco precisadas con toda, claridad hasta última hora cuando, vista la actitud de Maura, y previas las consultas á los presidentes de las Cámaras y á los prohombres del partido, sobrevino la crisis total. ¿Pero hubo decreto de disolución? ¿Hubo siquiera promesa que justificase aquellas arrogancias en la afirmativa que tanto desconcertaron á la opinión? Ministros hubo que dijeron que sí; los hubo también que hasta lo habían visto... De cómo surje la leyenda de un decreto de disolución he dicho que podía titularse uno de los capítulos de esta historia. Ese capítulo constituirá la segunda de mis cartas; y sentado en la primera el hecho importante de que el Sr. Jvtoret no quiso aprevechar la feliz coyuntura que la Corona le ofreciera para acometer, en los comienzos de su Gobierno, la obra de que luego ha hecho programa de partido, pasaremos á examinar lo que pudiéramos llamar quimera del decreto, para lo cual precisa dar un salto desde el Consejo de ministros de que he hablado en estas líneas al último que celebró aquel Gobierno, también presidido por el Rey. AEMECE CRÓNICA TELEFÓNICA QAN SEBASTIÁN, DÍA 4, ALAS u N. 9 85 se Deslizael estío por estas playas del Norte sin que ningún rasgo saliente de la política le ayude á pasar á la categoría de los veranos históricos. La política no veranea este año; se ha quedado en Madrid, y si acaso, se comunica con San Sebastián por teléfono ó por correo. El ministro de jornada ejerce de jardinero diplomático, cultivando, como se cultivan flores de estufa, otas y memorándums en la sérre del Palais. Moret pasa la frontera, como cardenal que va a 3 Conclave, con los labios sellados. Canalejas enciérrase en su villa Amparo, y mientras las olas del Cantábrico corren á estrellarse al pie de su mansión, olas de cuartillas pasan por su mesa de trabajo recogiendo ideas y doctrinas para próximos discursos académicos y libros en preparación. Maura medita con luz, pero sin taquígrafos, en un rincón del suelo balear. El jefe del Gobierno, cuando aquí está, limítase á llenar sus funciones de Presidente, á hablar con Guitón y Canalejas, á recibir comisiones, y en sus ratos de ocio, á renegar de las pulgas donostiarras. En las playas santanderinas y y vizcaínas que acabo de recorrer no se halla un político de talla para un remedio, ni una impresión que preste á la cosa pública esbozo de novedad ó remedo de interés. La política, repito, no ha salido hasta ahora á veranear. La política latente, la del día, laque apasiona, la que interesa por su influjo directo en el porvenir, sigue encerrada en la villa y corte, de donde, á lo sumo, llegan á la semicorte y ciudad ecos de un pasado, no tan remoto, sin embargo, que esté totalmente reñido con la actualidad. De esos ecos puede el periodista hacer discreto uso si en su labor procura orientar á la opinión en estos instantes de inquietud, de expectación y hasta de crisis para el credo liberal. Exige esta tarea nacer un poco de historia sobre acontecimientos políticos recientes que la opinión no conoce más que á medias; pero cuyo pleno conocimiento en la hora presente, cuando se formulan programas liberales y se contraen compromisos de sentido radical, es de absoluta necesidad. De cómo se inicia la idea de un plan liberal rDe cómo es acogida por la Corona y estímulos que ésta la brinda para su realización De cómo surge la leyenda de un decreto de disolución De cómo se plantea una crisis y se viene en conocimiento de una nota de la Nunciatura, con otras cosas curiosas que examinará el atento lector podrían ser los títulos de esta pequeña historia, que con la buena ayuda de Dios paso á tratar. E r a en -sej o de ministros, de los primeros que celebraba el Ministerio Moret bajo la presidencia del Rey, cuando hacia el final del discurso resumen de política interior y exterior, que suelen hacer los presidentes del Consejo, dejó asomar el jefe del Gobierno una indicación vaga sobre los propósitos que tenia el Gabinete de abordar la cuestión religiosa. Interrumpió al orador la Corona diciendo que cualquiera que fuese el plan del Consejo de ministros debía abordaru nC o n A GUISA D E P R E Á M B U L O Por las víspera. conocen los PALABRAS tZ t LA IDEA DE COMO SESN 1 C 1 A LIBERAL DE UN PLAN de corrida de toros por la abundancia de músicas, por la quema de pólvora y por h presencia de gentes que veranean en playas próximas ó residen en poblaciones vecinas. P o r eso el Bulevar ha estado hoy más animado y ha habido en él profusión de noticias de todos los gustos. Rodríguez Avial, cuyo automóvil tanto dio que sentir hace dos días, refería su comparecencia hoy ante el juez de instrucción. Este ha dictado auto de procesamiento y de prisión en el caso de no depositar una fianza metálica de 4.000 pesetas. Excuso decir que la ha constituido inmediatamente y ha quedado libre, aunque con la obligación de presentarse al juez cada quince días. De Fernández Duro se dice que está fuera de peligro, aunque tardará todavía en entregarse á su sport favorito. Ha tenido un tifus con toda la gravedad de esta dolencia y se cree que la adquirió por habitar un hotelito nuevo, construido en San Juan de Luz, muy cerca de la zona del puerto en que existen, gérmenes del terrible mal. Doña Sol Stuart y su esposo, el duque de Santoña, se despedían de sus amigos como lo han hecho ya de la Reina. Hoy salen par Londres los dos inseparables amigos de la duquesita, dos pequeños perros negros que ella lleva á todas horas sujetos por largas correas. He visto por aquí al Sr. García Betloso, que es el sabio profesor de Literatura de la Universidad de Buenos Aires, que viene comisionado por su Gobierno para estudiar la enseñanza en diversas naciones de Europa. Otros recién llegados son el D r Sañudo, el cantante Frabadelo, marqués del mismo título. Pepe Loma, Ángel Camaño, el embajador de Rusia, Sr. Cassini, y otros. El insigne Ramón y Cajai, que está aquí hace dos días, deja en San Sebastián á su familia y se va con el Dr. Isla á los Pirineos Orientales para reunirse en Huesca con Sánchez Moguel, que va á realizar estudios de lingüística en el alto Aragón. La nota del día ha sido la presencia y captura de un tiburón en Pasajes, dentro de la bahía. E n mi crónica de ayer hablaba de una partida de pesca organizada por bellas jóvenes y aristocráticas damas. Cuando llegaron al puerto, las bañeras anunciaron que se había presentado un tiburón, al cual ya los marineros del puerto habían disparado un tiro. Al pronto creyeron que se trataba de una broma; la insistencia y los detalles que se daban del tiburón, infundieron miedo á las lindas pescadoras; acaso records ran también la caneión de la popular zarzuela, que hay muchos tiburones junto á la orilla, y es una pesca que anda siempre al acecho de carne fresca. Por de pronto se suspendió la partida; dos horas más tarde se vio aparecer á flor de agua al terrible tiburón, que se dirigía á un rincón del muelle, donde nadaban unos chicuelos. Excuso- decir que el pánico fue inmenso en las