Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE VALVERDE, 2 2 (toda la casa) -MADRID BLANCO Y NEGRO PUBLICA ESTA SBMANA ingenieros le Cansinos, Minas, Industríales y Arquite tura, Internos, medio internos y externos. Preparación por secciones para el ingreso en cada Escuela. Internado para 3 G alumnos en condiciones excepcionales, con la garantía de la vigilancia del mismo director. La Academia tiene en publicación el tratado de análisis matemático para- el ingreso en la Escneiatie Arquitectnra. Tómense antecedentes de los resnltados que viene obteniendo esta Academia. La Gotrespnndcncia al Director, Alejandro 4 e Mazas y Mardomingo. a 1 DINERO DIRECTO Sobre muebles, retirando, i f- íja retwar. A empleados in movibles, Artillería, Ingef uleros, Banco España, Taba alora, etc. y sobre toda garantía verdad gao convenga. Horas: 5 á 8. Núñez áe Aree Untes Gorguera) I l t S. o I anjaron kan Antonio y Calí pilla para diabetes y anemias. Depósito gral. Granada. Un lavadero (Cortina) PQRTADA or A. Bonilla y San Süartin por Felipe Péiraz Do iraestro Concurse fotográfico PASMAS A TODO COLOfí Novedades viejas 1 automóvil, mamá... Originales artísticos Noticias c! e! a corte Garlos Goppel 1 ÁBR 1 CA DE RELOJES Fuen carral, 27. CATÁLOGO GRATIS dibujo de A Diaa Hueita Playa de la Concha en San Sebastián i veraneo dentro por M. Santamaría de casa La 8 hortensias por Atiza por Virgilio Colchero La semana pasada y E. Sala por Xaudaró Originales literarios Ola de fiesta La disolución de! a DumaenF? usiia. l nuevo teatro Goquelin. La Cambio de vta fiesta de la Maison Laifitte. La fer de Vapor Tomás Carretero lencia. El viaje áe los y Lozano Reyes á Santander. Las fiestas del barrio ¡Siempre... I de la Prosperidad. Los por Gonzalo Cantó y Est evan puros de última hora cieiascédulaspersonaEl centenario les. El incendio del vade Rembrandt por Cabo Trafalgar por ÜYancisco Gamba y Méndez Bringa Propietarios Arquitectos Pintores Las mejores pintaras pera habitaciones y faenadas. Asbesliraa- -Pintura de agua fría, especial para fachadas, especial para interior, incombustible y lavable; más elegante, más duradera, más barata que el óleo. Colareseo. -Pintura al agua fría, especial para interiores, más elegante y mejor que el temple, sin necesidad de cola. R ¡l otÍ 5 t. -Esmalte brillante, el mejor y más resistente, es peeia! para exteriores, portadas, eto Pídanse muestras y detalles al representante. A JL S JSZ J a c o m e t r e z o 8 0 M a d r i d TAPAS para encuadernar la nóvala LOS SECRETOS DEL DÑ. SÍNTESIS. CÉNTIMOS 3 0 CÉNTIMOS VALE HÚM. 35 Pruébense los Chocolates de los RR. PP. Benedictinos 86 B 1 BLÍOTECA DE A B C 8 iíOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 87 Además necesita aguas puras, exentas de materias solidas en suspensión y la proximidad de un curso de agua que arrastre al mar arena ó fango, hasta para impedir su crecimiento. Por el contrario, el choque violento de las olas es extremadamente favorable para la existencia y propagación de las especies cora ianas. Cuanto más intensa es la resaca, cuanto más azota el mar, más rápido es el crecimiento de la plantación y más vigorosos son sus habitantes. A. sí, y ésta es una particularidad qu importa anotar, el borde exterior de los arrecifes, el que por consecuencia recibe el asalto de las olas, es mas vivo- y más alto que el borde opuesto. Reunidas estas condiciones de temperatura, áe profundidad y de pureza de! agua, esenciales para la existencia del cora! los arrecifes coraÜanos, elaborados por los infinitamente pequeños, pueden dividirse en tres tipos principales, según sus relaciones con la tierra firme: i. arrecifes de franja que bordean casi inmediatamente una costa sin dejar en I intervalo más que pequeñas lagunas ó canales sin profundidad; 2. arrecifes barreras que forman á cierta distancia de la costa una especie de avanzada submarina; y 3. los atoíh ó arrecifes anulares que aislan de! Océano una laguna circular, cuyo centro está unas veces vacio y otras ocupado por uno ó varios islotes Como lo que nos interesa más es el atoll, réstanos explicar el mecanismo de su crecimiento, á fin de conocer la causa de su extraña forma, muy corrún en e! Pacífico. Hemos dicho antes que ei oleaje fuerte favorece el crecimiento de las especies coralígenas, y que la costa, sobre la cual actúa incesantemente, el esfuerzo de las aguas es infinitamente más propicio que el opuesto. Torneados los atolh siempre ó casi siempre sobre conos volcánicos, la construcción coraliana debe afectar en su base la forma circular de la masa sobre la cual se apoya. Lógicamente debería ascender poco á poco, como el fuste de una columna, formando un bloque; pero es sabido que el iorde externo como tiende á desarrollarse bajo la acción del choque de las olas con más intensidad y con mayor rapidez que la parte interna, ¡os poliperos en esta región crecen más lentamente. Por Jo tanto, en el momento en que el arrecife sobresale de la superficie de las aguas, constituye mía especie de cubeta. Tales son los atolls, cuyas dimensiones, muy variables, alcanzan á 10, i5 ó 10 kilómetros de diámetro, y reduciéndose á veces á algunos centenares de metros. Los hay absolutamente estériles, porque no contienen ni un átomo de tierra vegetal, y hay otros en los que, durante millares de años, se han ido acumulando detritus áf vegetales arrastrados por las olas, y en donde los granos depositados por los pájaros han germinado convirtiéndose en árboles. Un solo ejemplo bastarí para dar idea de la increíble actividad de estos microscópicos trabajadores, que individualmente no miden más de tres milírartos de diámetro. El Archipiélago de las Carolinas cuenta muchos millares de estos minúsculos continentes, de los cua es, el mayor Ponapí, sólo tiene 20 kilómetros de diámetro, y los menores apenas son escollos esparcidos en el mar en una extensión inmensa, cuya superficie Hícarrza 1. S 0O kilómetros cuadrados. Nada- tan raro é inesperado como e! contraste rea mente extraño que presentan estos arrecifes. Aquí el esfuerzo constante, furioso, desordenado del mar íin límites que arrastraría á ¡os colosos del reino animal y pulverizaría las construcciones humanas reputadas indestructibles, y allí abajo, humildes zoófitos, frá-