Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BC. VIERNES 3 DE AGOSTO DE foo 6. PAG. 5. EDICIÓN i. República tienen mejor suerte que los nuestros, porque se encuentran veraneando y sólo quedan en los ministerios los directores generales. En punto á la combinación diplomática, que tanto da que murmurar, el Sr. Gullón sigue mostrándose impenetrable. Sin embargo, puedo asegurar que la Gaceta prepara una sorpresa, pues uno de estos días publicará los decretos de la dichosa combinación. No es un obstáculo pan ello que se encuentre en Inglaterra 1 Rey; los nombramientos de embajadores todos, excepto el de! Vaticano, quedaron firmados antes de emprender los Soberanos su excursión marítima. El representante de España cerca de la Corte pontificia, ó mejor dicho, la consabida ponencia del ministro del ramo, será Sometida al Consejo de ministros que se celebre mañana en Madrid. Y ahí tienen ustedes la noticia, que es cuanto de política ha habido hoy por aquí. Como se ve, a reunión tuvo un carácter eminentemente español, que la pune á cubierto de censuras y comentarios. Restablecer el orden jerárquico perturbado, es muy castizo, aunque no siempre conveniente. Desvanecer los rumores alarmistas para devolver al ciudadano la tranquilidad perdida, es también una fórmula de la política nacional que se emplea, sin éxito, por el Estado, por la Provincia y por el Municipio... Ello es, desde luego, mucho más cómodo que extinguir prácticamente el origen de los rumores no siempre desprovistos de fundamento. Espero que ningún espíritu suspicaz vea en este modesto comentario ni lamas leve sombra de censura para la truculenta reunión municipal. Vecino amante y obediente de sus autoridades, yo presto fe á sus declaraciones y en ellas descanso con ánimo tranquilo. Y puesto que oficialmente no hay epidemia alguna, yo La gente se preocupa más de pasarlo bien y me congratulo también oficialmente. Y pienso it divertirse. Hoy se ha cerrado el abono que las enterocolitis, las colerinas, los catarros para las seis corridas de toros de la tempora- y demás trastornos gástricos que casi todos los da; la recaudación ha excedido en 6.000 duros madrileños padecemos en 1 ¿Ritualidad, son á la del año pasado, y aunque es verdad que extraoficiales, aunque no por esiÉ 4 iÉú de ser Ja empresa ofrece un programa inmejorable de molestos. Y hasta sospecho que s sentan corridas, si ese dato no es revelador de bien- con el solo y desagradable objeto de hacer la estar y de buen humor, venga Dios y dígalo. contra á nuestras celosas autoridades. Cierto que me parece un poco extraño que En el Gran Casino hubo baile infantil y tómbola. La gente pequeña, siguiendo fielmen- el alcalde de una población tenga que congrate el ejemplo que le da la grande, se divierte á tularse de que la salud pública no haya emiodo trapo. Para ella también se abrió hoy el peorado en vez de asegurar que es excelente; teatro de Bellas Artes, con espectáculo de fan- pero este reconocimiento del mal, demuestra toches de madera, porque de carne los hay en que el Sr. Aguilera es un gran espíritu, que muchos teatros y trabajan peor que aquéllos. ama el laissez faire, laissez passer que sirvió de Nota curiosa más que interesante, la que vi lema para una escuela económica, luego de haesta tarde: delante del juzgado de instrucción ber servido como principio de una doctrina cinco automóviles, tres de ellos llevados allí filosófica. como cuerpo del delito, y supongo que los Un poco grave me parece, asimismo, para Otros dos como testigos. Y ande el movimiento. dicho desde un puesto oficial, el asegurar que Nota deslumbradora la de esta noche en el ios madrileños sufren actualmente las enfermecitado Gran Casino, donde se bai a en estos dades propias de la estación. Yo bien sé que el momentos un suculento cotillón. Mujeres, en Sr. Aguilera es hombre de buenos deseos y de número infinitamente mayor que el de hom- grandes iniciativas, que no pudo realizar en bres; lujo, en proporciones alarmantes; alegría, tan poco tiempo como lleva en la Alcaldía de en cantidad que abruma... Después de ver Madrid; pero él no debe ignorar. que ninguna Cuadro tan magnífico sólo cabe afirmar que estación tiene enfermedades propias, pues esta Alah es grande y la felicidad de España tam- propiedad pertenece á la falla de higiene, más que privada pública, de la que son culpables bará. los que deberían ser sus apóstoles y defensores. ÁNGEL MARÍA. CASTELL Precisamente en la reunión que motiva estas líneas- -celebrada bajo el patronato de Cándido, ó el optimismo- -se xjyeron algunas palabras sinceras, sobre las cuales rae permito lla (ARTÍCULO INFECCIOSO) mar la atención de quien corresponda... El citado Sr. Sáenz Criado, después de aseA yer se ha celebrado en el Ayuntamiento de Madrid una reunión completamente espa- gurar que este verano hay muchos más trastorñola, que sólo por serlo justifica el adjetivo de nos gástricos que los anteriores, señaló como importante con que la califican algunos perió- causas del aumento el excesivo calor, las malas condiciones higiénicas de la mayoría de las dicos de la noche. Fue convocada por el Sr. Aguilera; concu- casas de Madrid y la pésima calidad de los rrieron á ella los tenientes de alcalde, los pre- alimentos que ingiere el vecindario. El teniensidentes y jefes facultativos de las Casas de So- te de alcalde, Sr. Párraga, apuntó como uno corro, y tuvo por objeto tratar de los alarman- de los motivos de insalubridad la mala elabotes rumores relacionados con la salud pública ración del pan; pues los fabricantes, en su deseo de beneficiarse con exceso, no dejan code la villa y corte. El origen de esta reunión precipitada está cer Ja masa todo lo necesario... Otras autorien las manifestaciones hechas á España Nueva dades hicieron análogas manifestaciones... Y por el Sr. Sáenz Criado, jefe facultativo de la ei Sr. Chicote, director del Laboratorio MuCasa de Socorro del Congreso. La autoridad nicipal, aseguró que el estado normal de las competente ha llevado muy á mal que este aguas del arroyo Abroñiga) durante este veraSeñor comunicara á la Prensa su opinión sobre no era de infección... ¡Ahora rae explico que el estado sanitario de Madrid, en vez de ha- el Sr. Aguilera se congratulara de que no cerlo á sus superiores jerárquicos; y convocó haya empeorado la salud pública... Sí; desá todos con el laudable acuerdo de desvanecer pués de todo eso, puede asegurarse que vivimos í) error y ponerles conformes y en su punto. de milagro... Para rectificar ese pequeño lapsus adminisY yo pregunto con todo el respeto debido y trativo, se hizo constar que la Prensa exagera- con toda la ignorancia natural en un modestíba, como de costumbre. Los doctores asegu- simo vecino de Aladrid, que no tiene más preraron á coro que no hay epidemia de ningún tensión que la de vivir... ¿no hay forma, no género. Y el mismo Sr. Aguilera se congratu- hay manera, no hay modo oficial ó extraoficial ló de que la salud pública no haya empeorado, de acabar con todos esos gérmenes de insaluluego de afirmar con óptimo y plausible pan- bridad que originan luego los rumores alarglosismo que el vecindario madrileño sufre las mantes que es preciso desvanecer á toda cosenfermedades propias de la estación... ta... Bien se me alcanza que el Sr. Aguilera, aunque tiene una estatura envidiable, no llega hasta el sol para obligarle á cesar un poco en sus rigores. Tampoco ignoro que no es obrt de un día higienizar todas las viviendas que llaman humanas, usando de una figura retórica... Pero- esas aguas impuras, esos alimentos de pésima calidad, ese pan sin cocer, ¿no pueden modificarse en beneficio de todos? Hace pocas horas se pedía en estas mismas columnas un suave tirano que despachara á los desaprensivos y criminales industriales que despachan artículos en malas condiciones para el consumo... ¡Si el Sr. Aguilera aceptara ese papel, su nombre alcanzaría más elevación que su estatura... Si una bella mañana metiera en sus hornos respectivos á esos panaderos que no dejan cocer la masa todo lo necesario, los madrileños le elevarían una estatua sobre las cenizas de los ex aprovechados ex fabricantes. Y si hiciera algo análogo con cuantos impurifican las aguas potables, pasaría á la posteridad con el limpio nombre de El justiciero... Todo cuanto se haga para perturbar la salud ó la vida del prójimo, es criminal y digno de rápido y enérgico castigo. Y en nuestro tiempo sin ventura, se llega hasta los últimos extremos de ese crimen. Ya no se respetan ni el pan ni el agua, que son los más modestos, los más beneficiosos, los más humanitarios heraldos de la vida... Y es cosa de maldecir las flamantes conquistas de la civilización que permiten, amparan ó toleran tamaños atentados... ¡Envidiemos á los austeros ascetas que en la soledad se entregaban á sus meditaciones en los días áureos del cristianismo... Envidiémosles, no sólo por su virtud, sino también porque se alimentaban con pan bien cocido y con agua fresca, cristalina y sin infecciones. ANTONIO PALOMERO Reunión de obreros. y palos C n el Centro de Sociedades obreras de la calle de Relatores, se reunieron anoche los obreros marmolistas á fin de ocuparse del acuerdo de su directiva concediendo determinada cantidad para contribuir al pago de las dietas de los concejales socialistas. En la discusión, que fue muy empeñada, se pusieron de una parte los socialistas y de otra los que no militan en dicho partido, y cuando, después de violentos discursos, vióse que no lograban llegar á un acuerdo, á las razones sucedieron los palos y bofetadas, agrediéndose mutuamente los de ambos bandos. Intervino el delegado del gobernador y con siguió de momento restablecer el orden; pero, cuando se terminó la junta, varios grupos reprodujeron la disputa en la calle, dándose de palos nuevamente los adversarios. El presidente de la Sociedad de marmolistas y dos obreros de los que tomaron parte en la contienda, fueron conducidos á la delegación Resultó un obrero levemente herido. Sobre nuestra salud GACE 1 ILLA RIMADA. ACTA EL Sucedió que á los postres de un banquete, que es cuando las cabezas son volcanes, y el ardor que nos prestan los licores convierte en un Roldan al más cobarde el señor de Gutiérrez, un sujeto muy fino y muy amable, incapaz de meterse en aventuras y de faltar á nadie, inadvertidamente pisó un cano al señor de Fernández, que era otro comensal de gente adusto y de fiero Carácter. ¡Animal! -le gritó éste hecho una fiera- -Mire usted dónde pisa, ¡voto al DrakeJ y tenga más cuidado. ¡Caballero! -Lo dicho: ¡es usté un cafre!