Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S i. D E A G O S T O D E roo 6. P A G 8. EDICIÓN i. NUESTROS GRABADOS a conquista del aire. L Continúan lospreparativos de los aeronautas que se proponen concurrir al premio Deutsch, para aparatos de aviación. Ya nuestros lectores tienen noticias de la actividad con que se dispone nuestro compatriota Fernández Duro. Su competidor Santos Duraont no se descuida tampoco; pero sus experimentos no le han dado todavía, ni mucho menos, el apetecido resultado. El extenso parque donde los realiza tiene en sus extremos dos postes de 12 metros de altura, entre los cuales se ha tendido un cable oblicuo; por él corre, suspendido de unas poleas, el aeroplano para tomar velocidad, y así, sujeto, para evitar accidentes, hace Santos Duraont ensayos de t n n i de motores, etc. ongreso de juventudes republicanas. Celébrase estos días en Barcelona un Congreso internacional de juventudes republicanas de la raza latina, organizado por las de Barcelona, Turín y Ancona. Para tomar parte en los debates, han llegado de Italia varios diputados y señoritas congresistas, y de ellos publicamos hoy un grupo fotográfico. nueva los dos grabados que hoy insertamos, relacionados con la estancia de SS. M M en la capital montañesa. Nuestros lectores conocen ya los sucesos y momentos representados en las fotografías. Reyes en Santander. L os No necesitan referencia 1 A DOLOROSA Cuando nos sentamos en la terraza del Casino mi padre y yo para beber un refresco, advertimos que en una mesa próxima estaban varios compatriotas nuestros. Reconocí bien pronto á un título, amigo de casa, que por cierto me devolvió unos seliilos de caridad. Mi padre fingió no verle, y me hizo volver la espalda al grupo bullicioso. ¡Cómo reían y alborotaban! Las señoras que les acompañaban estaban elej a itísimas. Al poco tiempo llegaron los automóviles con sus graves é impertérritos chauffeurs. Vi entonces que nuestro amigo era el anfitrión. La dolorosa, como suele decirse, ascendía á algunos centenares de francos. Pagó con un billete y no quiso recoger la vuelta. Mi padre había dado al mozo una moneda, que éste recogió con gesto rápido de prestidigitador, sin devolver nada, ni darnos las gracias, en tanto que todos se inclinaban obsequiosos y humildes ante la alegre caravana que escapó, dejando un horrible pestazo á gasolina. Y mientras seguía á mi padre, que se marchaba cegijunto y malhumorado, me acordé de los pobres niños á quienes protegemos, los cuales vivirían un mes con el billetito azul gastado en breves horas... Estos son dos fragmentos de unas cartas de un amigo y de una niña, recibidas hace pocos días, y de las cuales suprimo muchos párrafos, pues no todo se puede ni se debe decir en este bajo mundo. EL DOCTOR FAUSTO se llevó... -Naturalmente. -Y detrás tuve á Inés Roda 1; que es corista con decoro y sin criada, y va todas las noches del caño al coro. -Bueno, pues basta de gresta porque odio á las habladoras. Dame un vaso de agua fresca, ya que has tardado tres horas, -No se la puedo á usté dar, á no ser de la caliente... ¿Que por qué? Porque al llegar junto al caño de la fuente, como á esta cabeza mía yo no sé lo que le pasa, ¡me acordé de que me había dejado el botijo en casa... JUAN PÉREZ ZÚÑ 1 GA Manifestación en Las Palmas O o n varias y contradictorias las noticias tele gráficas que, desde ayer, recibimos de Las Palmas, con referencia á las aspiraciones sentidas en dicha capital, relativas á que se lleve ónoá la práctica una nueva división provincial. En el último de los telegramas que hoy llega á nuestro poder, y que por cierto no es de ninguno de nuestros corresponsales en el archipiélago canario, se nos dice que anoche, de madrugada, se verificó una numerosa manifestación que abogaba por que se hiciese la división susodicha. Durante ella, añade el telegrama de referencia, pronunciáronse fogosísimos discursos; quisieron los manifestantes que el alcalde les facilitara la banda municipal, y como esto no fuera posible, en vista de lo intempestivo de la hora, asaltaron la catedral, subieron á la torre, echaron las campanas á vuelo y lanzaron infinidad de cohetes. Después, los grupos asaltaron la redacción de un periódico de la mañana que había publicado un artículo contrario á sus aspiraciones, y finalmente, situáronse delante de la delegación de Hacienda, tratando de visitar al delegado. Este les dirigió la palabra desde el balcón, prometiéndoles poner sus deseos en conocimiento del Gobierno central. En vista de tal promesa, termina diciendo el despacho á que aludimos, los manifestantes se disolvieron pacíficamente. GACETILLA RIMADA. DIÁLOGO DOMÉSTICO ¡Señorita Encarnación! Es una barbaridad lo que está pasando con las fuentes de vecindad! ¡Pero, por Dios, Baldotnera, si hace tres horas saliste por el agua... Considera que esto nadie lo resiste. Ya sé yo que no eres sola tú la que vas á la fuente, pues hay en ella una cola formada por mucha gente. Pero, hija, ya es por demás lo que tardas, y colijo que no solamente vas por agua con el botijo. -Sí tal; es que el agua hoy día anda de mala manera. Pero la culpa no es mía. ¿Pues de quién es? -De Aguilera. ¿No ocurre todos los años, que á mitad de la clavícula chorrean todos los caños de una manera ridicula? ¿Pues por qué la autoridad no toma sus precauciones? ¿Por qué la incomodidad de llevar estos plantones? ¡Agua escasa y con microbiosl ¡Esto es ya mucho moler! ¡Luego achacan á os novios que tardamos en vu ver... Y menos mal si una viene sin un porrazo en la chola; porque hay más de uno que tiene malas pulgas en la cola. Hay allí moza que pega y ni tiene urbanidad ni le importa en la Delega dormir con la autoridad. Y si lleva una mujer seis cacharros ella sola, ¿los guardias qué van á hacerí Mover despacio la eola. Anoche la vez tomé del ama seca de enfrente. ¡No sabe usté el agua que OARAH BERNHARDT Y LA LEGIÓN DE HONOR POR TELÉGRAFO París, 3 i 8 m. El presidente de la República ha expresado el deseo de examinar personalmente el expediente de concesión de la cruz de la Legión de Honor á la eminente trágica Sarah Bernhardt y de conferenciar acerca de este asunto con el gran canciller de la Orden. Al a c e r c a r m e al corro llamó mi atención un hombre de estatura aventajada. Cara lampiña, pelo castaño, peinado con raya partida; labios gruesos, nariz larga, ojos grandes é inteligentes; de mirada burlona; una contrafigura del popular caricaturista Sancha. Su traje era modesto, de color obscuro, sus ademanes revelaban una personalidad independiente á quien o accidental no le preocupa y que con facilidad se embelesa y distrae enfrascado en sus propios pensamientos. Estudió en Cambridge. Es soltero. Representa de veinticuatro á cuarenta y cuatro años, pues los rostros como el suyo, unas veces tienen algo del adolescente, otras se arrugan como el de una persona ya iradura. Habla el francés con pausa, á la manera de un discípulo aventajado que no quiere incurrir en faltas ante el maestro. A pesar del alto puesto que ocupa aun no fia sido víctima de los fotógrafos. Dícese que es médico muy distinguido. Se interesa por las cuestiones de higiene. Preguntó por los Sanatorios que hay en España contra la tuberculosis. En la isla de Wight existe un magnífico Sanatorio para los convalecientes procedentes del Ejército. Ojalá que con su indiscutible influencia cerca de ¡lustres personalidades logre implantar algo parecido en nuestra Patria que con tanta bondad y afecto acoge á los cxtianjiros. u DIVAGANDO... NA SILUETA LAS TAPAS DE A B C A los coleccionadores de nuestros su plementos Gente Menuda y La Mujer y la Casa, y á los que coleccionan las novelas que publicamos en nuestro folletín, advertimos que habiendo coincidido en el ajuste de planas los vales que más abajo enumeramos, los cuales resultaron impresos por ambos lados de un mismo trozo de papel, la Administración de A B C no exigirá dichos vales á los que presentando la serie correspondiente soliciten las tapas á que se refieren, y de este modo no habrá perjuicio de ningún género para nuestros lectores. Los vales que se encuentran en el caso de referencia, son: Números i o y i3 de las tapas de La Mujer y la Casa. Número 20 de las de Gente Menuda. Número 110 de las de la novela T (amunchí Números y y 1 2 de las de la novela ios secretos del doctor Síntesis.