Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A HC. VIERNES 27 DB JULIO DE 1006. PAG. i5. EDICIÓN 3. E una tabee 1 4 del Portillo de Embaja 1 dores estuvieron anoche á primera hoja tomando unas copas José Mengil Oí tiz, de treinta y siete años, y Luis de la Puerta, de veinte. Este, que estaba algo alcoholizada, pretendió trabar pendencia con José, el cual, para esquivar la cuestión, no le hizo caso y se marel 3 á su casa. Hasta allí le siguió Luis insultándole, y en vista de que no podía hacerle reñir, abofeteó á) osé, como igualmente á su esposa, que había talido á su encuentro. Entonces el agredido persiguió al provocador, y con una navaja le causó una herida penetrante en la región sacra media, calificada de pronóstico reservado. Después de curado en la Casa de Socorro, sucursal de la Inclusa, fue trasladado al hospital Provincial. hurtó n: da. Ayer se presentó en nuestra redacción D Manuel Arjonilla rogándonos hagamos constar que no ha intervenido en el hurto de unas orlas de brillantes, como equivocadamente se dijo hace raes y medio al referir un suceso ocurrido en la calle de San Marcos. Conste, pues, así. í eche adulterada. Los médicos de la Casa de Socorro del distrito del Hospital prestaron ayer asistencia facultativa en la calle de Alfonso XII, núm. i5, 1 Isidora Carmen Bravo, Teresa Galán y Ma ría Sánchez, que padecían una fuerte intoxicación por haber tomado leche en malas condiciones, procedente del establecimiento que Estanislao García Grandoro posee en la calle de Atocha, núm. 127. 3 erido por imprudencia. En un tren procedente de Portugal venía ayer á esta corte el celador de Telégrafos Eusebio de la Fuente. Apeóse en la estación de Villaverde; intentó luego subir al coche yendo el tren en marcha, y tuvo la desgracia de producirse una grave herida en la pierna izquierda. Fue asistido en el gabinete méJico de la estación de las Delicias y después trasladado á su domicilio. JV 1 uerto de un tiro. En el inmediato pueblo de Fuencarral y en el si lio conocido por el Lavadero se ha suicidado, disparándose un tiro de revólver en la sien derecha, el joven Joaquín Manso Ibáíez. I oro escapado. La pareja de la Guardia civil del puesto de Vallecas fue avisada de que por la carretera vagaba un toro bravo que había acometido á tres carros. Los guardiasj dispararon cinco tiros al animal sin lograr matarle, pero sí ahuyentándole de la carretera. Tp 1 peso de los años. En la Cuesta de la Vega fue ayer encoré trada una anciana en estado tal de inanición, que ni podía andar, ni coordinaba lógicamente las palabras pronunciadas. Conducida á la Casa de Socorro del puente de Segovia, y después que reaccionó algo, se la pudo entender que se llamaba Eusebia Rodríguez Tarancón, que era natural de Perdices (Soria) y que había nacido el año de 1802. Los médicos manifestaron que no sufría ninguna lesión y que el estado deplorable en que se hallaba tenía su origen en ios tiento cuatro años vividos y en la falta de alimentos. No se ha podido averiguar ni cómo vino í Madrid, ni su actual domicilio, ni si tiene al gún pariente en esta corte. En un coche fue conducida al hospital Pro vincial, con orden expresa del gobernador civil para que sea allí cuidadosamente asistida hasta que la reclame su familia ó se averigüe S O domicilio. aída casual. Al caerse y rodar por la escalera de SU casa, calle de la Manzana, 11, portería, se lia producido la fractura de la tibia deiecha e) guardia de seguridad Mari: no Aríilano, Fue curado en la Casa de Socorro del distrito de Palacio. 1 En el manicomio de hombres que los Htvmanos Hospitalarios tienen en CUmpozuelos, se produjo un incendio que duró unas dos horas, al cabo de las cuales quedó extinguido. Las pérdidas se calculan en 8.000 pesetas. DE US HlliS URINARIAS CLÍNICA DEL DR. GONZÁLEZ OSSOR 1O, CONSULTA DIARIA, DE 2 á 4. ECONÓMICAS PARA LOS OBREROS, DE 7 á 8. ARGENSOLA, 19, PRAL. OCHA. MADRID NO SE DEVUELVEN LOS ORIGINALES DE A B C IMPRENTA Y STEKSOTII (A 60 BIBLIOTECA DE A B C LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 5? ses, viaje comprendido; pero no lleven ustedes mis que Jos efectos estrictamente reservados á su uso persona) El resto sólo me interesa á mí. Las prendas de ropa deberán ser apropiadas á las exigencias del clima de la zona tórrida... calor y lluvia... Desde hoy tienen ustedes abierto un crédito suficiente. ¿Estamos conformes? El químico y el zoólogo inclinaron simultáneamente la cabeza sin atreverse á proferir otra respuesta. -He aquí todo lo que tengo que decir por añora; á menos- -añadió sonriendo ligeramente- -que no les dé tm principio de satisfacción á su curiosidad, muy legítima. Vamos primero á Macao á buscar quinientos ó seiscientos coolíes chinos; después iremos al mar de Coral. Allí quiero instalar un laboratorio gigantesco, cuyo destino no puede ser un secreto para ustedes. El suelo que soportará ese laboratorio será improvisado por mí... A mí voz surgirá del seno del mar. Después, en un aparato especial y merced á procedimientos particulares míos, trataré de operar la evolución de toda la serie animal desde la monera hasta el hombre. ¡Hasta el hombre! -exclamó involuntariamente e) zoólcgo en el colmo de la sorpresa. -Sí tal- -repuso el Dr. Síntesis como si esta proposición estupefaciente fuera la cosa más elemental del mundo. Pretendo tomar una simple célula orgánica, ponerla luego en un medio de desarrollo esencial á su evolución, favorecer por agentes enérgicos y especialmente apropiados esta evolución hasta reproducir en menos de un año todos los fenómenos de transformación que se han operado desde el memento en que la vida orgánica representada por esta célula se manifestó sobre la tierra hasta la aparición del hombre. ¿Qué es preciso para eso? Reemplazar, mediante un procedimiento científico, la lenta modificación producida sobre la sucesión de eres los millones te siglos transcurridos desde que mercado, y su reputación crece de dw en día, in qtíev haya usted innovado nada, ni encontrado nada útil piara la ciencia y para fa humanidad. Pero si no es oeted capaz de elevarse con vuelo audaz del nivel burgués de los sabios de pura fórmula, si no tiene usted ni idea de) genio, si no posee usted el mtus divmior que hizo á Galileo, Newton, Lamark, Bichat ó Pasteur, no por eso deja usted de ser un operador hábil, susceptible de convertirse en un manipulador excelente... ¡Un ma... un manipulador! -balbució al fin el íoi ven, aterrado. -Sin dud alguna Tun manipuTador, y añado un manipulador que será pagado como no lo fue jamás el más ilustre de los sabios. Y es que á falta de genio, posee usted en grado sorprendente tres cualidades esenciales para mis trabajos. Primero, maneja usted como ninguno el microscopio, cosa rara en nuestros días, á pesar de fa necesidad creciente al estudio de lo infinitamente pe- queño. Además, como desde su infancia ha hecho usted sin tregua disecciones y vivisecciones, ha adquirido usted una habilidad, una técnica operatoria extraordinaria, Por último, fotografía usted admirablemente las preparaciones microscópicas. Tales son, para mí, sus tres cualidades predominantes, ó mejor dicho, sus únicas cualidades. Sé muy bien que para un profesor de la Facultad parecerá poco eso... Pero yo no necesito más ni pido más. Además, ha aceptado usted mis condiciones... todas ellas, porque ama usted prodigiosamente el dinero y porque será usted pagado mejor que todos sus colegas de Francia, Alemania, Inglaterra y Rusia juntos. Está usted, pues, durante dos años á mi absoluta discreción como micrógrafo, fotógrafo y zoólogo; es dtcir, que á cualquier parte que yo le Heve, sean las que fueren mi Órdenes, mis deseos, mis fantasías, usted deberá obedecer sin observación, sin vacilar, bajo la pena de las multa