Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CUATRO: NUM. NtCA 55 9 CROUNIVER JULIO DE 19,06. SU 6 L- NUMERO SAL ILUSTRADA. TO, 5 CENTWWOSf convocó ios Estados genérate Lat coartede Peterhoff, como la de VersaHes. en otso tiempo, después de dar fc p rimsr s pasos, s espantó del camina y empezó a retroceder. Ehr ese rnodtr, denrosfró con hechos á la faz de su nación y deL mundo civilizado su debilidad y ahora prueba su- mala fe. Es si era pee la irusína, es fatal la trayectoria de. la urania hacia el abismo! La revolución con el carácter vtolewto que l comunican sa origen, el aspecto ctesespetada de las mortales sacudidas por que ha pasado cJ puzblo ruso y el temperamento fiero de ía raza, puede. II epar á ser la convulsión más tremenda, que haya sentido la humanidad. No hay m s que pensar en fo que fue Ja del finaf deF siglo xvui, á pesar de. ser ei pueblo francés uno de Jos más humanitarios y hesugjios de la tierra. Aquella: fue píadam política; pues ¡K llegaron- á tomar cuerper tas exageraciones btirdamettto sod alteras éz Rabeuf. Esta de Rusia -será política y social. Y si á ello se agrega, que, por lo pronto, habrá de er obra de destrucción y que lo: medios de este genero son Tos que más han progresado, la enorme diferencia entre las pieas de iostseccionarlos de Santcrre y las bombas, de dinamita ó d e petróleo de los- nihilistas, nos- puede servir de, medida para calcular ias consecuencias. Couiimvense ó no por atfionr icrs trágicos rumores- todos Jos signos son de que nosv hallamos en la iniciar de un periodo apocalíptico triste, de no poder evitar en absoluto el con teibandopor íaita de medios En estas condiciones ¿cómo hemos desainar en la construcción de una escuadra? Bira. jando los proyectos existentes me seria fácil presentar uno nuevo, pero antes de pensar en? planes vastos conviene estudiar lo que las circunstancias exigen con mayor legenda, preocuparnos de los medios de defensa baratos, sircan d de to sjue fray- el mayor y meJ M part ¡do postWe ternrmar los- do erncero en. construcotórt, el J etn t T egenVe, encargado stt arsenal dat Et Ferro! y el CatcctuTia, esicar- gado al de Cartagena vNos conviene tener buques, n a solamente desde el punto de. vista de la. defensa nacional, sino también porque es preciso que Esp? o pueda enviar barcos á los puertos de las naciones amigas, siendo esa visitas un poderoso medio de. es- erectat Mfesteas relacfowess con la deTMas Potencta BíEn. resu wei fsprerfso, antetod atender a ctjü toi se: refiere á los buq es- escu 1 írs, donde f técnica y practica necesarias a. 1 vigilancia y á la defensa de las cosías y a, la, co w v cioa dt fos areSnales. Con el dinero dispan hh ap tn podrirnos cumplir esa n i IOW. ¿Como v mtu a p ns ¿t eji pfoyecíoa mas costosos? La pal jeas dad Sr. A) varado no hsn prcy ducido. m- resjóu moy penosa; y es misnif intpr Sfón cau a aa, segaramerrte, ¿nuestros lectores. pero; le agradecemos la, r 7 Kpteza y entendemos que elidís también debe r Mha: 6 rüíla. Conociendo los maies es como únicamente puede tratarse de psnerK s acertada remedio. Y de procurar remedia aj- estado deplorable en- que hoy se halía nuestra Marma- de guerra debem grea uparse COJI urgencra d (Gotoíerno y las CanuífáS, y que csnotere los raJta que suire. CRÓNICA POLÍTICA f A REVOIUCION RifSA. Lsr- Dutna J- disueíta por un tímase; la mayoría de sus miembros dispuesta a no obedecer; las esperanzas de la nación defraudadas; eJ ánimo de sus lujas lleno de indignación, de con rustan y de incertidurabre; las clases rateleetuaf íes resueltas á todo, antes, quz ceder a la reacción; las clases obreras decididas a todo, para poner término á su situación Iitírrible; las gentes del Pbder próximas á la demencia; San Petersburgp convernda en campamento; Jos rescoldos, de los pasados desórdenes humeando aún en varias ciudades y regiones. los Imperios vecinos cncenadoscn cautelosa expectaciám esfty, n un pueblo, que ocap la mttsé de ropa yeuenta 125 mrltowes de ha- bitarrtes, constituye el más espantoso de loar problemas. Por eso, no es de extrañar que las noticias estupendamente- trágicas y las especies- más inesperadas y tremebundas hallen eco en los conturbados espíritus, tomen cuerpo y causea efcuos de realidad. Se ha notado ym repetidamente. Jos puntos, de- semejanza, que ofrece el estado presente de Jiusr con el de Fraweias al estallar la revofocrón; el 1 parecido- s e da hasta en los detalle Bf Soberanomoscovita, de índbrle bondades y de carácter debii, recuerda en su conducta at 1 infoi tunado Luis XVI. La corte, por su ceguera y su temeraria confianza en Jos medios represivos del poder, trae á la memoria á aquellos principes, cc la san fe gre y aquel os grandes señores palatinos, que rodeaban al Monarca fra- ncés La reunión de Ja Dttma ha evocado ei recuerdo de la convocatoria de los Estados generales. Y hasta el propósito de tos miembros de aquélla, de oponerse á la disolución y reunirse enr Finlandia, ha sido ya comparado eprc el juramento del: Juego de Pelota. Los diversos términos de ambos proceso van teniendo terrible similitud. En las dimensiones está la terrible desproporción. Aquella campana de bronce, qire KaJcofF, el gran publicista defensor de la autocracia, veía en ésta, y bajo la cual el pueblo ruso, como suprema reserva de la civilización, había de preservaitse de las. corrupciones y de los vicios sociales- y políticos de los pueblos de Occidente, fue reta por las gran- idas japonesas. Perdido el prestrgta por la torpeza 1 en preparar Ja guerra, en provocaría y dirigiría, el Gobierno del Zar trató de confortar eJ decaído vigor con una sombra de Gobierno constitucional. Cosa parecida intento la Monarquía francesa, ante el desastre económico, cuando, por no sa feer como sacar mas dinero al pueblo, Mañana, S nta Ana, celeoran sus días tas marquesas? de. S tr Carlos, Barbóles- VillameATÜl f A Interesante y af mismo tiem- diana. Casa M drrd, Toraee- Villanueva; ¡as p áeseansoiaáora. hsr sido la. condesas d A. lpuente, Casa Valencia y viuda converjación q e ayer tuvo uno fe nuestros de CosíulejjO de Guzroan- Ja VJzecuiHesa viudaTecbcíorcs con cí ministro de Manila, S r Al- de Ay- ala; las. seflocas de Polo de. Bernabé, varada. G ó m e z RoduJfa, Villajirruli Eche gtray, Seguida mente hacemos un rf sumen de lo Alonso Martínez, Bjcraneo, Al varado; y v o que dijo, contestando á las pregunta que le das de Reus, Coghary, Ld- bayen; y, las señoril dirigió nuestro compañero. t s de Pastor y W I iams. Ochatsda. Fernandez Hs st 14 putito s -encueirtran- agotados los Henestrosa, Rabago, Viesca, Silveia, Cirat, recursos del ministerio, cpse quiza no tengaFrígola, Casam, CJiavarn, Ortiz de Pinedo y mos, en fecii nrruy próxima, ni tía so o Barco Becerra Bell. navegando. La JVÍTBII UÍ- se hail en deplorable estado y mi y pronto no podra prestar- serviEstán en BSsrrntz lera marqueses de la Cancio, y ere e) misrao- caso están lir mayoría áe delaria de Yarayabo y la condesa de la Pitilla, nuestros buques de guerra. El marqwés de Cerra Ibo, antes de empren 4 demás, et dinero se? hai gast ao mai. Algunos ejemp as lo demuestran- Podemos cirar der str excursión p o r ei extranjera, pasará una. temperada en- su magnifica posesión de Huerta. ei caso del dique de Cactiz, que exige; para ser útil, la construcción de un vntediqpue, y el de La condesa d Mora, y stts hijos se ftan tras los arsenal. s. cuyos- edificios erxigen reparaciones urgentes, si queremos evitar que se 3 astado d P ís- San Sebastian. vcng n aba o. E Viohyi SIÍ; encuentrira: los marqúese d e Por la falta de Barcos háljifes- se- nace imPida! y los señojN cfc S níos Suíttxz. posible la vigilancia de- las costas, y esa Vigilancia interesa mucho al orden público y la La. marquesa de Vista bella y- sus jos $6 Hacienda, an de P trís ai Ti rol en autojnonj. A diario nos encontramos en eJ caso, bien HABLANDO COFf LOS MINISTROS DE SOCfEDAD