Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B? AÑO CU ATRO. NUM. 558. CRONICA UN: IVERSAL ILUSTRADA paña vieja, tan difícil á Ja renaoiiitacion y al verdadero progreso. A demostrar esta afirmación tienden en su mayoría los artículos coleccionados, y como la tendencia se marca claramente en dirección p N T R E DOS FSPAÑAS Con el mismo t í t u l o de las simpatías del escritor, resultan que sirve de epígrafe á estas líneas, ha aquéllos demasiado tendenciosos. Tampublicado el. ilustre escritor barcelonés bién puede norarse que al marcar los deD. Miguel S. Obver un tomo, dond ha fectos intelectuales y volitivos, predomitenido el b u e n pensamiento de colec- nantes en la nación, el Sr. Oliver, concionar una serie de crónicas y artícu- servador y católico ferviente, se detiene los referentes al problema nacional y con prudencia en la investigación de las que fueron insertos en las columnas del causas. La teoría inducida es conocida ya. Es Diario de Barcelona. Esos trabajos son de carácter socioló- paña decae de una manera harto visible. gico. Por su clarividencia y profundidad N o hay que pedir á utopías extranjeras, recuerdan los de B- iimes- -sociólogo emi- mal traducidas al castellano el remedio nente también, aunque sin el título- -en de la decadencia; hay que apoyarse re Pensamiento de la Nación. La diferen- sueltamente sobre el espíritu de las regiocia se halla á favor de üliver, en la ampli- nes de España que no decaen, que protud de horizontes, que los trabajos de la gresan, que vencen. Fuera insigne inseninteligencia humana, durante medio si- satez obrar de otro modo. El centro diglo, ha abierto á los pensadores. La in- námico, el centro de energía espiritual y fluencia de los grandes sociólogos y sin- directriz de los pueblos es oscilante, y gularmente la de Tame se marca con hon- pasa de unas á otras ciudades, de unos á orros grupos. Creemos asistir á uno de da huella en la obra de que se trata. Esta es de verdadera aciuaüdad políti- esos lentos fenómenos de traslación de la ca. El problema que el catalanismo re- hegemonía. Si el hecho se produce es en presenta, está planteado en ella seria- virtud de una ley, de una inclinación namente, hondamente, sistemáticamente; tural casi mecánica. Será posible contrade modo que el libio deja conocer el pro- riarla ó entorpecerla momentáneamente, ceso mental, que ha llevado á los catala- pero á costa de una pérdida irreparable nes más perspicuos á erigir en cuerpo de de tiempo y de energía. Dígase la verdoctrina su tendencia. En este punto, dad al país; que vuelva sus ojos al Norte para los lectores asiduos de A B C no y á Levante, (irán desatino fuera obstison las ideas de Oliver un arcano. Ya narse en que el sol, cuya salida se aguarhizo de ellas, en e tas columnas, breve, da, ha de volver á aparecer por donde se pero hermosa síntesis, una de las más puso, violando la norma de su eterno finas y brillantes plumas del periodismo camino. español. El trabajóle análisis, con que se Así plantean la cuestión los que la miJlega á dicha síntesis, se encuentra en las ran desde el punto más alto, y así debemos crónicas y los artículos hoy colecciona- mirarla los demás españoles. Siempre será dos. De ahí su interés, que las gallardías ocasión oportuna de ventilarla, y más que del estilo realzan. nunca, cuando los ánimos están tranquiEl autor se halla, como nos vemos los y se deja oír el acento de la serena muchos, muchísimos españoles, entre dos razón. En el terreno de éstos la plantea Españas: entre la que respira el ambien- el libro de D Miguel S. Oliver, y así, te moderno y la que mira como cerrado puesto que hay espacio suficiente, habrá recinto la Península; entre la que tiene el de ser tratada en estas columnas. concepto positivo de la vida fundada en MANUEL TKOYANO la experiencia, la iniciativa y el trabajo, y la que mira como más proveí hoso, fácil y agradable obedecer á la tuerza de DEL MINISTERIO la inercia, arrastrando por los caniles de DE HACIENDA la rutina el peso muerto de la tiadición, sin t j l Tratado con los Estados Unidos. esperanza ni propósito de emparejarse Ayer mañana, cuando penetramos los recon los que, mejor ouentados, marchan porters en el despacho del Sr. Navarro Reverpor más anchos caminos, llevándonos ter, tenía el ministro sobre la mesa las notas muchos kilómetros de delantera. canjeadas en San Sebastián entre el Sr. Gullón Estas dos Españas las vio Oliver hace y el representante de los Estados Unidos, y nos tiempo representadas por regiones del comunicó algunos informes de esos documenNorte y Noroeste de ia Península la pri- tos oficiales relativas ai convenio comercial con ia América del Norte. mera, y por el resto de la misma la otra. El arreglo es un hecho; sólo falta que EsHoy observa que en todas partes se ha- paña acepte las proposiciones de los Estados llan más ó menos mezcladas ambas, si- Unidos, y esa aceptación saldría ayer mismo de quiera en las ya indicadas existan los po- Madrid para SJII Sebastián. Loque precisa es derosos núcleos de la España nueva; mien- hacer una aclaración para que desaparezca la tras que en las derruí, icpondera la Es- duda que en algunos subsiste, y es Ja ue si- MADRID, 24 DE JULIO DE 1906. NUMERO EXTRA. 0 JO C É N T I M O S gue: el presidente Roosevelt, en uso de sus facultades, puede hacer concesiones arancelarias y las ha hecho 2 España. El Senado ratificará luego su obra. fcJT uestras relaciones con Suiza. Suiza, dijo el ministro, nos ha aplicadí las represalias, no por nosotros, sino por Fran cia. La situación es ésta: Suiza rompió con Italia, é Italia, temerosa, otorgó á la República Helvética determinadas rebajas. Envalentonados con ese resultado los suizos, y principalmente los vinicultores del cantón de Vaud, se mostraron Juego intransigentes; y Revoil, el representante de la República francesa, se encontró con que Suiza estaba resuelta á no cedei en nada. Suiza declaró rotas sus relaciones comerciales con Francia y con España; entonces el Go bienio francés solicitó del Parlamento la auto rízación necesaria para adoptar medidas d rigor, y ante esa amenaza, Suiza varió de at titud. Con nosotros no ha sucedido lo mismo, porque nuestra actitud ha sido más blanda que la de Francia. Además, e Journal de Genéve pu blica diariamente telegramas de España, pi diendo la celebración de un Tratado de comer- cío. Con esto se han crecido mucho los suizos, llegando su Gobierno hasta el extremo de pedir que reunamos inmediatamente las Cortes para que éstas resuelvan ia cuestión, y con tales antecedentes á nadie extrañará que adoptemos el sistema de las represalias, sin que dejen pot eso de seguirse las negociaciones para llegar í un acuerdo. Lo dicho demuestra que A B C estaba bien informado al afirmar, en su número del 21 de mes actual, que España rompería definitivamen te con Suiza antes del lia 25; pues de lo que expresó ayer el ministro de Hacienda se de duce que es inminente la ruptura. ¿Quién perderá más, ellos ó nosotros? Para contestar coaviene tener en cuenta que toda la cosecha española de vinos estaba y en Suiza antes del 1 de Julio, fecha de la aplicación de nuestro nuevo Arancel. Y que éste er un dato oficial y particularmente comprobado. según afirmación del Sr. Navarro Reverter. Probablemente, pues, la guerra de tarifas sera para Suiza más perjudicial que para nosotros; porque las mercancías que exportamos, producto de nuestro suelo, tienen difícil sustitución, mientras que lo que nos vende Suiz puede vendérnoslo cualquier otro país. Cfl crédito público. Hablando de! crédito ele la Nación, manifestó el S r Navarro Reverter que nunca ha inspirado tanta confianza en el extranjero como ahora. Impresionados por la terrible situación de Rusia, los valores de Estado, sin exceptuaf los más sólidos, como el Consolidado inglés y la Renta francesa, han descendido y siguen bajando diariamente, mientras nuestro Exteriol sube. El síntoma no puede ser más halagüeño, y una política seria y tenaz nos colocará pronto en el lugar que merecemos. Estamos, pues, muy lejos, agregó e) ministro, de la época en que fuera de España clasificaban nuestra Hacienda entre las averiadas f t r o s asuntos. El Sr. Navarro Reverter negó que el Tesoro uitervcii a cu ei IU Í UU a ¡os fian- CRÓNICA POLÍTICA