Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
if- í 10 CÉNTIMOS 10 CÉNTIMOS NUMERO pan O EXTRAORDINARIO ELÉCTRICOS N. 558. M A D R I D M A R T E S 24 D E JULIO D E 1906 VENTILADORES TELEGRAMAS NAPE 0 ARL 03 DISCOSr a lpara, l.o hay inmenso surtido y últimas GRAMÓFONOS Kn Facncar 26 impresiones de todas las marcas. m mm DE HTBAMAR o SI KNAPPEElig S a g a s t a 6, Madrid Se pagan k buen precio de Madrid y provincias. P. FEHNÁNDEZ, lDfantas, 34, pral. (lclia. 3 dVNr w n m I QqTq COLOCACIÓN OE CAPITALES en asuntos de verdadera garantía, pudiendo reintegrarse del capital al plazo que se desee y obteniéndose egura una buena renta cobrada por trimestres adelantados. H o r a s 1 e 1 0 á 1 AGUAS DE BORINES Gran Balneario en Asturias. Sin rival para el estómago, hígado y vías urinarias y respiratorias. Útilísimas en las Diabetes, catarros cróaícos, anemia y convalecencias. I t i n e r a r i o F. C. por Oviedo y 25 minutos de coche que COQsti uycu delicioso paseo. T e n i p o r a l a de 15 Junio á fin de Septiembre. Venta de Aguas, Madrid, Farmacia Bonaid. Relojes, 5 ptas. Monte Benéfico Cadenas oro maci as ilO t! t. Chapeadas lO. Bolsillos, Bastones, Medallas Dijes fantasía Rolojitos, 8 Monte Benéfico. dOlEREN CASAOSE legalmente: Srta. con 18 ds. do renta mensual; otra con G 5. ÍK) 0 Sra. viuda con 14.000 y tra con dotes de l.O üO á 100. (X 9 ds. Dirijan. se (con sello para la contestación) 6. D. l u a n a O a l l a r d o B a r c o n. H 8 p r a l M a d r i d Mv i- ied a d j resei- va. 12, Montera, i2 ¿Padece usted del estómago? ¿Del hígado? ¿Del riñon? Se curará cuando beba ItO. S a l a d de Lanjarón. l oi NitoM: i la. Tor. 7 ít y A l -a l á -lO, á I C! 4 cla botella litro con casco. 12, Montera, i2 kC compran Bonos de A B O á buenos precios, en f a P r e n s a Cjirmcii, IS. Dinero por Alhajas y Papeletas al 1 por lüO S EN A P F I Í I A N E S 1 y FUENCAURAL, 12 4 BIBLIOTECA OE A B C LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 45 mentalmente que U generación espontánea es imposible. Pero eso no me importa. Acumule usted argumentos, exhíbame textos, haga experimentos, deje que hablen los autores y déme usted, puesto que ha entablado usted una discusión que y o no he buscado, la explicación eiett tífica de ia aparición de la vida sobre el planeta Tierra. -E s e es un problema pavoroso... y y o no lo he planteado... Ah! vamos. Confiese usted su turbación sin más retóricas y muévase á disecar sus bichejos. -S i n embargo. (Caballerol- ¿Qué quiere usted decirme? Que sus bichos valen tanto como mis cristales, ¿no es eso? -E n eso estamos de acuerdo, puesto que aquéllos proceden de éstos. ¿Cómo? ¿Osa usted pretender que lo que vive tiene por origen la materia inerte? -Sí, seiíor, joven heréticol- ¿Herético? ¿Yo? -S i n duda, puesto que trata usted de desmentir los textos sagrados, añrmando que todo lo que vive tiene positivamente por origen la materia inerte. ¿Conoce usted los textos? -Confieso mi ignorancia. -V o y á citarlos: Dios dijo: Que la tierra produzca liierba verde con granos y árboles frutales que lleven fruto cada uno de su especie y con simiente de sí mismos para reproducir sobre la tierra. Y así fué hecho. (Génesis I, 11. rY Dios dijo: Que tas aguat produzcan animales vivos que naden en el agua. (Génesis 1, 2 0 Y Dios dijo: Que la tierra produzca animales vivos, cada uno según su especie; animales, reptiles y fieras. Y así fué hecho. (Génesis 2 4 La tierra y las aguas... eso significa, traducido al lenguaje vulgar, esa materia Inerte á la que uster rehusa toda facultad generadora, y ¿Pero qué? -Voy á ser franco, porque no quiero salir d aqtri con ciertas dudas. ¿Dónde va usted a parar? -A preguntarle simplemente el uso que se propone usted hacer de quinientas escafandras entregadas por la casa Rouquayrolle y próximas á ser embarcadas en uno de sus buques de usted. ¿Y por qué no lo ha dicho usted antes? Jamás he pensado en ocultar á nadie lo que voy á hacer con esas escafandras. Estoy en estos moiñentos preparando un experimento, que no he abordado antes por motivos particulares. El momento ha llegado y me dispongo á realizar lo que para mí es la obra magna. Este experimento, en el que pienso hace más de medio siglo, exígt como principio la formación de una tierra que no existe. H e aquí por qué tengo necesidad de un equipo numeros o de buzos. En cuanto al destino que me propongo dar i esa nueva tierra, todavía en estado de moléculas errantes diseminadas en la inmensidad de los mares... Ese es mi secreto. Adiós, señor mío. Espero que antes de un año habrá usted oído hablar de mí. -Ciertamente tendré noticias suyas- -dijo para sus adentros el prefecto, en el momento en que el Bhil- indue, de guarda en la antesala, le acompañaba hasta el corre i o r- -y antes de un año. Vaya. V o y encantado y engañado como un niño que acaba de oir los cuentos de su libuela. L o cierto es que este diablo de hombre tiene un modo de contar sus historias que no sabe uno dónde acaba la reaüdad y empieza la fábula. M e quedaré tranfuilo agregándole algún compañero que de cuando en cuando pueda darme noticias suyas y decirme si realmente el D r Síntesis, el archimillonario, entretiene su existencia con el ideal de las substancias nutritivas y si realmente va á intentar la creación de una tierra virgen...