Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 22 DE JULIO DE H 06. PAG. EDICIÓN un tiempo la ciudad gloriosa, están hoy sembradas, á pesar de sus pésimas condiciones laborables. Y sus propietarios aguardan ya los opimos frutos, que no serán los menguados de Ja tierra, sino los que á ellos les correspondan como producto de la forzosa expropiación. Uno de los más ilustres comisionados, el Sr. D. José Ramón Mélida, ha declarado la desilusión de todos ante este hecho imprevisto que entorpecerá por algún tiempo sus tareas, Y ha vituperado también la actitud poco patriótica de esos colonos, que aprovechan gustosos la ocasión de exigir fuerte suma de daños y perjuicios por unos terrenos que deben apreciarse en bien poco. Una pluma anónima, pero bien enterada, se ha, servido contestar á estos cargos, señalando al verdadero culpable de esa profanación más crematística que arqueológica. No es otro que e! Gobierno español que ahora envía á unos sabios compatriotas á emprender ¡os trabajos ya realizados por los extranjeros. En la pasada primavera, varios arqueólogos alemanes excavaron aquellas ruinas, protegidos por su Kaiser y recomendados por nuestro Gobierno, y I promesa de su vuelta excitó la codicia de los colonos, que cubrieron de nuevo el terreno descubierto, y en él sembraron, esperando unas monedas modernas, ya quejas antiguas se tas llevaban á los Museos alemanes. E! Gobierno español, por su parte, apático é indiferente como f empre, contribuyó á esa profanación, que pudo evitar con sólo adquirir aquel montículo por 3o.000 pesetas que le pedían sus propietarios. Mas descubriendo el hecho, sin excavar en sus antecedentes ni en sus causas, la llamada codicia de esos aldeanos no nos invita á tan enérgicas censuras. Es cosa corriente y no creemos que por ocurrir en un pueblecillo deba merecernos más indignación que cuando ocurre en las ciudades. Cierto que es admirable, patriótico y hasta conveniente resucitar un pueblo para evocar los timbres de su gloria, y que debe protestarse de quien presenta obstáculos y de ellos se aprovecha; pero no es menos útil y patriótico el hermoseamiento, el ensanche y la higienización de las ciudades modernas, y á ellos se oponen los grandes capitales que se emplean en adquirir los sitios de forzosa demolición para sacar el jugo á las necesidades colectivas... Una ley sabia y prudente evitaría estos cobos legales, y su solo recuerdo hubiera detenido la acción de los buenos sembradores de tas ruinas de Numancia. Esta labor obstruccionista, de ser inconsciente, pudiera acaso defenderse desde un punto de vista menos paradógico que sentimental... ¿A qué empeñarnos en exhumar recuerdos que no supimos conservar prácticamente... Al ver en pie lo que quedó de la ciudad legendaria, ¡no sentiremos un ligero remordimiento por no haber sabido imitar su hazaña definitiva... Desposeyendo á los hechos de todo otro vaior que no sea el valor real que se roza con las necesidades de la vida, tal como puede hacerlo un ignorante y pobre campesino, tal vez éstos á quienes se censura hayan pensado que ellos también tienen derecho al disfrute de ciertos beneficios. Porque ellos, desconociendo la altura de todas estas cosas que ayudan á vivir á los poetas y á los sabios, ignorando el supremo goce de estas tareas de magos y de adivinos, sólo ven en los comisionados unos cuantos señores que cobrarán sus dietas correspondientes. Y ya que en lo otro no puedan imitarlos, aspiran tan sólo á vivir un ooco sobre las ruinas... ¡Quién sabe sí- -como pensaría un nietzscheafto- -sería preferible dejar que durmieran en paz esos restos gloriosos, y que en la tierra que cubre los laureles viejos se alzaran los trigos, de espigas bien granadas como cabezas (tenas de pensamientos! ANTONIO PALOMERO LA ASOCIACION í DE LA PRENSA TPVesde que en aquel saloncito del chaflán de la casa de Retortillo, en donde tanto tiempo estuvo la redacción de Globo, unos cuantos periodistas fundaron la Asociación de la Prensa hasta hoy, han pasado muchos años y muchas cosas. Aquella reunión de hombres de buena voluntad comenzó en silencio su tarea, moviéndose con tino, pero con firmeza; recabando primero la adhesión de los trabajadores, luego el apoyo de los fuertes, y después, poco á poco, la complacencia de todos. Lentamente iban desenvolviendo su programa, y los caídos en la batalla, los rezagados en el áspero camino, abandonados antes á su mala estrella, derrumbados en el borde polvoriento del sendero, olvidados por el tropel triunfante de los afortunados, y los vencedores, al abrir los ojos abotagados por la fiebre, veían la sombra de una mano que curaba piadosamente sus heridas... La Asociación de periodistas toa cumpliendo fervorosamente su misión. Ya no era posible que un compañero, aspeado por el trabajo, rendido por las fatigas de este oficio tan duro, tan cruel, tan calumniado, cayese inerte sobre la cama de un hospital, desamparado por quienes ayudó á subir, roído por las injurias, pisoteado por el desdén de los ingratos. Ya no podía ocurrir que uno de esos obreros de la hoja cuotidiana, dispersa y marchita apenas florecida, viese morir á su madre, á sus hijos, á los pedazos más caros á su corazón, sin socorro, sin ayuda, como un náufrago... El solícito cuidado de sus cofrades discretos y sigilosos, con mimo materno, con suavidades fraternales recogía al inválido, socorría generoso al necesitado, sin que el rubor de la limosna publicada sonrojase jamás la frente del vencido La obra pía, santa, estaba cumplida; el ideal, transformado en hecho evidente y fecundo. Las iniciativas de los directores de la Sociedad fueron coronadas por un éxito superior á todo lo previsto, y así los distinguidos periodistas que figuraron al frente de ella, como los que hoy la rigen, pueden enorgullecerse de su obra. siempre provechosa. Se trata ahora de implantar un procedimiento democrático, que en éste, lo mismo que en otros muchos asuntos, puede dar excelentes resultados. p ó la sesión, posesionándose de ios cargos los individuos nombrados par? formar la Junta. El ministro de hacienda explicó á los comisionados los motivos que había tenido para su nombramiento, y su deseo de que estuvieran representados en la Comisión todos los intereses á que afecta la riqueza del alcohol, haciendo resaltar que por primera vez en España se constituya una Comisión para estudiar la reforma de la ley tributaria, de modo que se armonicen los intereses del Fisco y def contribuyente, defendiendo la renta y buscando ua reparto más equitativo de ésta. El Estado no intervendrá en los trabajos más que por conducto de un funcionario de Aduanas, cuya misión principal es la de facilitar estadísticas, datos y todos aquellos elementos que tiendan á ilustrar á la Comisión, como la de servir de mediador entre ésta y el ministro. Las facultades de la Comisión no serán ejecutivas, sino puramente informativas, pudiéndose dar el caso de que el Gobierno acepte, entre las soluciones que aquélla proponga, la suscrita por menor número de votos. La Comisión continuó reunida después de constituirse, durante largo rato, á fin de proceder á u: u división de España, para el nom bramiento de las Comisiones regionales. ECOS FINANCIEROS I as obligaciones del Tesoro. Los pedidos de obligaciones del Tesortt importaron ayer 930.000 pesetas. El total suscripto hasta la fecha asciende 46.463.000 pesetas. LA CUEST ION DE LOS ALCOHOLES A i mediodía de ayer se reunió en el minis terio de Hacienda la comisión nombrada para estudiar la reforma de la ley de Alcoholes. Antes de que se celebrara la Junta, uno de nuestros redactores fue á visitar al Sr. Rodrigáñez, presidente de la Comisión. He aquí sus manifestaciones: Nuestra misión se reduce á ver si es posible encontrar una fórmula de armonía para recaudar el impuesto sin dificultades. Corno presidente de la Comisión, no puedo tener opiniones, debo prescindir del criterio que tengo por varios motivos: porque el decreto que ha creado la Comisión para la reforma de la ley de Alcoholes, fija límites á la discusión; porque existe un estado legal aprobado por las Cortes, y en fin, porque se encuentran frente á frente intereses opuestos, todos ellos atendibles. 3 Creo que en la Comisión predominara el principio de la agremiación. El Sr. Navarro Reverter, á quien también hemos visto después de verificada la reunión, nos ha dicho lo siguiente: Esta es la primera vez que el Estado, ante graves divergencias de opinión, reúne á los interesados para que se pongan de acuerdo; también es esta la primera vez que e) Estado se inhibe, convencido de que la discusión libre es 1 as negociaciones comerciales con Francia. Ayer recibimos un telegrama de París que confirma lo que sobre ese asunto dijimos hace tres días en estas columnas. El telegrama dice así: La nota francesa, con observaciones sobre el nuevo Arancel español, llegará á Madrid el 25 del corriente. El Gobierno francés ha designado á M r Lourties, vicepresidente del Senado y presidente de la Unión franco- española, para el mejoramiento de los convenios comerciales entre Francia y España, á fin de que se encargue de las negociaciones. Nos felicitamos de ese nombramiento, porque parece indicar disposiciones amistosas de Francia y buen deseo de lleg r á un acuerdo. LA MUJER Y LA CASA Este Suplemento artístico y de modas, dedicado á las lectoras de A B C se publicará en lo sucesivo todos los martes, en vez de los sábados. El inmediato Suplemento corresponderá, por tanto, AL PROXf MO MARTES, DÍA 2 4 DEL MES CORRIENTE, y se insertarán en él elegantísimos figurines j trabajos artísticos y literarios muy interesantes.