Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 CÉNTIMOS NUMERO t f i t mwasiKmsrVTastrt miimB EXTRAORDINARIO iW D C N, 553. MADRID. JUEVES 19 DE JULIO DE 1906 ABANICOS, S 0I ÜBRILLA 8 Y PARAGUAS ...Pi. s o? í? AGUAS y BALNEARIO DE CESTONA Clorurado sódicas- sulfatadas, variedad litínicas. Las únicas para el Hígado, Bazo, Estómago, Intestinos, etc. poseen mucha mayor acción do radioactividad que las aguas de Carlsbad. La magnífica localidad Balnearia de Cestona (Guipúzcoa consta do varios edificios con alojamientos para todas las clases sociales aprecios módicos y gran confort. Se halla abierto del 16 de Junio al 30 de Sepíiciiibre. La fonda está á cargo del Jefe de cocina de la acreditada casa Lhardy, de Madrid, y todas las mesas redondas y el restauran! con mesas particulares, son servidos con igual solicitud y esmero. Hay conciertos diarios en la espléndida Sala de fiestas, teatro, billares, tresillo, juego de Lawn Tennis, tiro al blanco y otras diversiones para recreo de los señores bañistas. Pintorescos alrededores, Deva, Zumaya. Loyola, etc. aguase vende todo ef año, en botellas de 1 litro, en las Farmacias. Único verdadero café torrefacto marca PAPELETAS Monte de Piedad El MONTE BENÉFICO abona siempre el 50, CO y 80 por 100, por tiempo ilimitado. IViínimo Interés de! 2 por 100 4 S, barrera de áfan Serónimo, 43 L MONTERA, 32. Telen. 16, ARENAL, i6 Tallerc! e n e l m i s m o l o c a l 12, IWontera, 12 SUBASTA El día 21 del porriente, á las 11, tendrá lugar en la Notaría del Sr. Rueda, Fuencarral, 60. 1.0, la de una casa sita en esta corte, Barrio de Salamanca. Títulos y condiciones, en dicba Notaría, de 11 1 Y 3 á. 6. JOYERÍA J SUGRAÑES Casa en San Sebastiá? i Avenida, 38. p a r a l a encnadcruación ic l o s números lo GEKTE MENUDA qtie s e pul ii ueu e n el afio 1906. TALE NÚM. 21 Ifw- -ii- -awat- TTT- 36 nÍBLÍOTTCA DF (fA B C LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 33 análogas á las que consume uurante esta especie de cont bustión, y se debilita y muere. Por lo que á mí toca, puedo confesar á usted entre nosotros que lejos de vivir, como se dice vulgarmente, con cualquier cosa, estoy provisto de un apetito formidable. ¿D e veras? -La prueba es que acabo de absorber delante de us- ed la equivalencia de dos kilogramos de vaca. Como jsted ve, mi comida no por ser rigurosamente científica, tiene nada de platónica, á pesar de lo exiguo de su v o lumen. ¿Somete usted las carnes á una preparación, gracias ¿la cual reduce usted la parte alimenticia á tan espacio? -Nada de eso. En mi laboratorio jamás ha entrado ni un miligramo de carne. -Cada vez lo entiendo menos. -E s muy sencillo, ¿Qué es la carne? Es una substancia compuesta de diversos elementos en proporciones variables según sea el animal de que procede. T o m e mos como ejemplo la del buey. N o diré á usted nada nuevo, manifestándole que está formada de albúmina, fibrina, hematosina, creatina, inosina, creatinina, gelatina, etcétera, etc. Contiene además varias sales, sobre todo, cloruros, fosfatos, carbonates y sulfatos alcalinos de líerro, mangeneso, etc. más 7 7 1 7 por 100 de agua. ¿Agua? ¿Dice usted que la carne tiene agua? -S í señor. La carne contiene de agua más de cuatro quintas partes de su peso. De suerte que en cada cien gramos hay más de 80 inútiles para la alimentación. Pero no es eso todo. Entre esas substancias las hay totalmente impropias para la nutrición, y de las que. por tanto, se puede prescindir sin inconveniente, sobre todo, la condrina y la gelatina. D e manera que es posible reducir la cuarta parte de las materias contenidas en If IIJ La comida de un hombre que no come. -El ideal de dos kiJogram de carne. -Festín científico reducido á proporciones infinitesimales. -Elementos de la carne. -Cuerpos simples que los componen. -Su fabricación artificial. -La tíntesit química. -Régimen variado. -El sueño de un hombre que no duerme. -El hipnotismo y la sugestión. -Un hombre de sesenta años ha consumido cerca de veinte de su vida en dormir. -Para no perder un instante de su existencia. -La sugestión de la idea de la comida. -Otra vez las escafandras. -El Dr. Síntesis declara que quiere construir un continente, y el prefecto de policía e cree engañado. Apenas el anciano hubo pronunciado estas palabras enigmáticas, duermo y tengo hambre su acceso de lirismo cesó bruscamente. Sin embargo, nada en su manera de ser indicaba el sueño. Sus gestos eran naturales y vivos, su mirada brillante, su palabra clara. Además, ningún preparativo anunciaba el momento de sentarse á la mesa. El prefecto de policía le contemplaba en silencio. El extraño personaje, como si hubiera estado solo, se dirigió lentamente hacia un arca de caudales, adosada al muro, la abrió y sacó de ella una caja metálica, que colocó sobre su mesa de despacho. Después, con la solemnidad de un hombre que va á cumplir un acto importante de una vida misteriosa, cuyos secretos va revelando paulatinamente, apretó un resorte, y la tapa de la caja se levantó bruscamente. El cofrecillo, de vivos reflejos acerados, ornado de admirables relieves, encerraba simplemente una quincena