Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S 18 D E JITLIOJPE loo P G. 7 E D I C I Ó N dogma debía de haber d e ternuras algún misteüo que por aguijoneadas por el doocultos caminos se enlalor constante, y de entuzara con e! misterio de siasmos fanáticos provonuestra alma nacional; cados en cada triunfo que acaso ese dogma er? I momentáneo. Los aconel símbolo ¡símbolo ad tecimientos de la histomi rabí e l de nuestra ria de aquellos días, dipropia vida, en la que ríanse que están escritos tras larga y penosa la con ansias epilépticas. bor de maternidad veEs la historia de una nimos á hallarnos á la sociedad nueva que survejez con el espíritu virge entre las ruinas del gen... p a s a d o arrollándolo Y al meditar en e todo con empuje inconsrondo y fin de los tres ciente, con atavismos libros, obra de ideas el clasicos y con deslumprimero, obra la deGabramientos proféticos. nivetenlaque se vislumC a ó t i c a amalgama en bran y anuncian como donde apenas se vislumvisiones de ensueño probra la evolución de ideas fético las afirmaciones que guía la obra de U y los hechos comprobarevolución, dos en las páginas de La falange de aquelos segundos, surgeconllos luchadores, diezcreta la seguridad en la mada desde el año 40 restauración espiritual hasta eí 70, se convierde nuestra raza, por te después del triunfo tantos siglos extraviada logrado por las armas y sin norte. en propagandista fecunF u n c i ó n defensiva da de la idea nueva por debe ser la nuestra en todo el territorio de la esta marcha hacia adeNueva Italia, atónita lantequehemos emprenaún ante el cumplimiendido; función defensiva to de la profecía de su contra el medio que nos unidad; rebelde todavía rodea, contra los eneá vaciarse en los momigos naturales que nos dernos moldes, y descercan, contra el atavisconfiada y huraña ante mo holgazán y logrero las auras que acarician de los que todo lo fiaron su frente con una emaná la despreocupación y cipación que parecía ená la incertidumbre en lo sueño irrealizable. porvenir. En aquel apostolado Variando las funcioque se esparce desde nes se puede variar la los Alpes hasta Palerestructura del órgano, mo, descuella FélixCary en esta verdad biolóI s C a v a l l o t t i joven gica debe fundarse todo brioso, elocuente con nuestro programa futulírica elocuencia, enérro, si hemos de sacudir gico con energías inauy arrojar la pesadumbre ditas, audaz, acometehistórica de nuestra pedor, violento con vioveza intelectual, lencias rápidas y tierno Sólo de ese modo locon ternuras hondas... graremos que la solidaCuando aún era un niudad nacional, en el ño, escribía versos conjuicio de nuestro decaitra los austríacos, vermiento, reaccione y se dugos de su amado Midisgregue creando Jas lán, y á los veinte años ideas individuales, el cayó heridobajolasban trabajo fecundoé impulMILÁN. EL MONUMENTO A CAVALLOTT 1, INAUGURADO ANTEAYER deras de Garibaldi. sivo que transformará Fot. AiBeri y Lacroix Símbolo vivo de lo poco á poco nuestro hijos de su raza y de su modo de ser íntimo, el órgano para transfortiempo, cumplió su misión con la espada y con mar así la función de nuestra raza en obra de ¡a pluma, esgtimidas con igual éxito. Saboreó progreso, en obra de hombres sanos, libres de 1 as convulsiones patrióticas que agitaron á la embriaguez y ¡as amargas hieles de la popuprejuicios, exentos de la perturbación honda Italia en la segunda mitad del siglo pasa- laridad. Fue soldado, poeta y tribuno, y s producida por el acatamiento estéril y resigna- do, forjaron una generación apasionada, arfama le paseó orgullosa por toda Italia, llevándodo á la ley de los precedentes y de la costum- diente y romántica, criada entre los tiros de le en triunfo desde la plaza del Duomo á las bre que nos rige y sojuzga. las asonadas, arrullada en su cuna por las cam- alturas del Capitolio romano, en donde se conY así, como también ha escrito Ganivet, panas que tocaban á rebato, y nutrida con la sagraba la resurrección del genio italiano. nuestro engrandecimiento material nunca nos leche materna cortada por los sobresaltos de Enemigo de Crispí, sus compañeros parlamenllevaría á obscurecer el pasado, porque nues- la persecución y del destierro. tarios le adjudicaban un porvenir político, que tro florecimiento intelectual convertirá el siglo En aquella juventud vehemente, fundíanse la espada de Atacóla, su adversario en un duelo, de oro de nuestras artes en una simple anun- hetereogéneos ardimientos, en donde se mez- el trigesimotercero de su agitada vida, cortó ciación de este otro siglo de oro que ha de claban el culto á Cavour y á Verdi, la fascina- hundiéndose en su garganta en Abril de 1898, venir. Porque en nuestros trabajos tendremos ción garibaldiana, el odio á los austríacos, las En pú ¿z i della Rosa, en Milán, sus paisade nuestra parte una fuerza hoy desconocida ansias de libertad y el ideal glorioso de la uni- nos le han erigido un soberbio monumento, que vive latente en nuestra nación, fuerza mis- dad nacional extendida desde el Trentino haspcifecto símbolo de su gloriosa historia. Soteriosa que está en nosotros y que aunque has- ta Sicilia, espléndida visión medioeval que bre el basamento corre un relieve, en donde ta ahora no se ha dejado ver, nos acompaña y pionto habría de cumplirse. Cavallotti, el gran orador, arenga á las masas nos vigila. Fuerza que hoy es acción desconAquella época de revoluciones y tumultos, conmovidas, y allá en io alto, Leónidas lepite certada y débil, pero que macana será calor v de s nspiraciones y de represiones sangrientas, los versos del poeta luz y hasta si se quiere electricidad y masínedejó en el alma italiana un sedimento í xttafio de ...Vtiole pavuras sin nombre y de aud icu coi mo: iidi Menlana Leontda 4 rmire. CAVALLOTT 1