Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 8 C. MIÉRCOLES 18 DE JULIO DE 1906. PAG. 4. EDICIÓN 9 tros ministros lo estudiaron, por entender que o demandaba la opinión, tienen ustedes el plan que deseaban conocer y que me propongo realizar, y realizaré sí estoy en este puesto él tiempo necesario para ello. Esta tarde S. M y SS. AA. pasearon por el camino de Pasajes y por las calles de la población. En la Concha se dijo que! os Reyes habían almorzado en Vailadolid, y hubo quien afumó que llegarían de un momento á otro en automóvil, porque esto de ver llegar gente de Madrid en un Renault ó en un P ¿nhard, es el pan nuestro de cada día; los marqueses de López Bayo acaban de hacer ese viaje; el duque de Aliaga se ha plantado aquí desde la corte en once horas y media. El ministro de jornada se marchó á pernoctar en su casa de Irún. La población está animadísima; díríase que la Corte arrastra á los rezagados. La marinería de los barcos de guerra ha fraternizado por calles y paseos, llamando la atención por su porte y su gran estatura los holandeses del Tromp, que llegó esta mañana, y cuyo casco, de un blanco purísimo, se destaca en la entrada de la bahía como una inmensa gaviota sobre UP mar tranquilo. Las regatas siguen Cautivando la atención del público, y el segundo triunfo de los bilbaínos con el Sogalinda ha llenado de entusiasmo á iosyachlmen de aquella matrícula. El Gran Casino ha estrenado esta noche su rica iluminación. Los obreros municipales trabajan toda la noche en la Avenida, haciendo brotar- de los árboles infinitas flores de papel de variados colores, porque la gente está en que mañana tenemos aquí á los Reyes en automóvil. Ha perdido la esperanza de verlos llegar por ferrocarril, porque el tren Real sigue en la estación. El que ha llegado esta noche es un viento Sur, que hace bueno, aunque sea por pocas horas, al calor de Madrid. Felizmente llegará pronto la acreditada galerna, para recreo de forasteros, exhibición de pantorrillas y alivio de la temperatura. ÁNGEL MARÍA CASTELL LOS REYES EN LA GRANJA POJÍ TELEGRArO SAN H. DEPONSO, ij, 4 T CRÓNICA TELEFÓNICA CAN SEBASTIÁN, Es fácil que á esD l A i 7 ALAS i i N tas horas haya en San S e b a s t i a n 816 PALABRAS. q u i e n crea q u e e, Rey está aquí. A ia estación fue todo el mundo esta mañana, en la creencia de que venían los jóvenes Soberanos con su augusta madre. Esto nada tiene de particular; á las ocho, una hora antes de llegar, no lo afirmaba ni lo negaba la propia gente de Palacio; minutos antes de llegar el tren, la Escolta Real estaba formada en el patio exterior de la estación. Yo oí á algunas mujeres, curiosas é impacientes, como siempre, preguntar á los soldados: ¿Vienen los Reyes jóvenes? los soldados, á quienes la Ordenanza impone silencio mienttas están formados, no contestaban, naturalmente; quien calla otorga pensaban las interpelantes, con esa lógica femenina que todo lo amolda al deseo; los Reyes jóvenes venían Fue preciso que el tren Real entrase en andenes, hiciese alto y bajasen de él la Reina y los Infantes para que el elemento oficial y los particulares que esperaban se convenciesen de que los Reyes jóvenes BO venían. Veinte minutos después, la comitiva regia llegaba á Miramar seguida de las autoridades y corporaciones; había pasado por el paseo de tos Fueros, donde la gente madrugadora formaba nutridas filas; por la Avenida de la Libertad, desde cuyos engalanados balcones satudaron agitando los pañuelos muchas manos femeninas; por la calle de Zubieta, adonde subían, como de costumbre, las bañeras de la playa, en camisón, gritando: ílba tire erreguix ata Ha ¡Viva nuestra querida Reina! -por íaiConcha, donde estaba al pie del arco monumental la microscópica banda infantil de la Beneficencia. Pues, en Miramar y todo, la Reina y sus hijos, todavía había gente que acababa de ver al Rey con traje gris claro y sombrero Panamá Como de costumbre, esta mañana, después de presenciar la parada salieron los Reyes á pie, dirigiéndose á Caballerizas, donde hicieron enganchar á la charreite la jaca inglesa de la Reina Victoria, y fueron á dar un paseo por el camino de Riofrío y la posesión del Real Patrimonio denominada Robledo. Hov guiaba D Alfonso. Dieron la vuelta á la Pradera y en seguida regresaron á Palacio, DH R ECEPC 1O NESI D A DESPED El general Linares ofreció POR LA MAÑANA El drama de Nueva York POS TELÉGRAFO i ewport, 17, 12 m. En la cárcel han teni do una entrevista dramática M r Thaw, eí matador de Withe, y su madre política madame Hollenunn. Esta señora desmiente indignada los relatos que corren acerca de su D A S E O E N COCHE A las seis de la tar hija, asegurando que aun cuando sirvió de mode, una vez termiLa verdad es que el infante D Alfonso, delo, nunca lo fue a! desnudo, y que sí bízn es nadas las audiencias, salieron los Reyes á paque iba en el coche con los infantes doña Te- cierto que siempre tuvo carácter amable, jamás sear en un miiord, tirado por cuatro muías resa y D Fernando, se parece bastante al Rey; observó mala conducta, y mereció y obtuvo el es un Borbón, no sólo por el apellido, sino calificativo de buena y virtuosa. L TEATRO 3- o s Reyes se proponen asíspor la cara. Téngase en cuenta que las alas tir esta noche al teatro. caídas de un Panamá, ocultan bastante el rosComo función de despedida promete estar contro, y téngase asimismo presente que la Reina curridísima. y su hija llevaban las sombrillas abiertas pori as diferencias surgidas recientemente entre tjue el sol era el de un día espléndidamente se Jos dueños de tahonas y los obreros pateno, y por esta circunstancia no era fácil des- naderos que estuvieron á punto de provocar SAN S E 3 4 STIAN Mañana miercoies, de los balcones conocer sin vacilación á las una huelga, se solucionaron firmando la repreá ¡as siete de la maReales personas; téngase, en fin, también en sentación de cada una de Jas partes un acta en ñaña, saldrán SS. M M para San Sebastián en cuenta, que la gente que estaba en la calle que se comprometían á cumplir la ley del Desautomóvil; ¡es acompañarán el duque de Santo veía con dificultad el coche regio, que camina- canso dominica! motivo ciei conflicto, con la Mauro, los marqueses de Viana y de la Mina ba rodeado por la escolta. ¿Qué extraño es interpretación que pira el caso diera el Institu- y el conde del Grove. La comitiva se componque algunos aseguraran que iban los Reyes jóve- to de Reformas Sociales, a) cual se elevaría la drá de cinco automóviles, ei último de ¡os cuanes y sobre todo, que confundieran al infante correspondiente consulta. les será el que ocupen D. Alfonso y su esposa. D Alfonso con ei Rey, si hasta se ha oído la Ayer envió dicho Instituto al gobernador voz de mando militar: Presenten armas rec- civil su informe, cuya parte esencial es ía sitificada á tiempo ai percatarse el que la dio de guiente: A INFANTA ISABEL Hasta el día 2 que no era ei Rey sino el Infante el del traje no llegará á es 1 a Está autorizado el trabajo hasta las gris y el sombrero Panamá? En Biarritz ha ¿jete de la mañana del domingo. te Real Sitio la infanta doña Isabel, pues desea oído estos días algunes ¡vtve te T oi el pro- 1. a No podrá trabajarse desde dicha hora presenciar la fiesta del apóstol Santiago en pio Infante, ¡amentándose de esta frecuente hasta las doce de la noche. Compostela. confusión general. 3. a Debe restituirse á los obreros empleaE! recibimiento hecho á! a Reina ha sido ca- dos en domingo, durante la semana, las horas BATALLÓN DE Mañana por la tarriñoso y desde luego el más efusivo de cuantos que trabajen en dicho día; y LAS NAVAS drid ei batallón de he presenciado (he visto llegar á la Reina quin 4. a Estos obreros no podrán trabajar dos ce ó dieciséis veces, acaso la iranifestación de domingos consecutivos. Las Navas, cuyos jefes y oficiales, ds igual hoy tenía también algo de protesta contra trisDe este dictamen dará hoy el gobernador los modo que los soldados, están muy satisfechos tes hechos reei ínU q c píovoi. ¿ro ¡i la indig. ia- rras ados co i ¿apoíi 2i cjicci á ia fj tt- s imcrede las atenciones de que han sido objeto por CiOíl lünitliaL pacte de los R es. -Gait- ia. esta maña na sus respetos a Sus Majestades y salió por la tarde para Madrid. A las cuatro de la tarde se veriheo 1 a recepción de los jefes y oficiales del batallón de Las Navas, de quienes deseaban despedirse los Reyes. Mostráronse SS. M M muy afectuosos con la oficialidad y los jefes del batallón y muy complacidos de los buenos servicios de la guar nición. El comandante Sr. López Njño dijo que el batallón era el que estaba agradecido á tantas atenciones como los Reyes le habían dispensado. El teniente coronel jefe de Las Navas no concurrió á la recepción por haber tenido que sa lir anoche para Madrid, á causa del fallecimiento de una hermana suya. Ei Rey le ha telegrafiado dándole el pésame. Como recuerdo de la jornada de La Granja han regalado los Reyes ai batallón de Las Navas un magnífico retrato suyo, de metro y me dio de altura, con ía dedicatoria siguiente: íAl batallón de cazadores de Las Navas, núm. ¡o, en recuerdo de nuestra estancia. en La Granja en Julio de 1906. Yicloria Eugenia, Jilfonso. También han recibido SS. M M ai teniente coronel de la Guardia civil y al jefe del putiío. El descanso en las tahonas A A. L f T.