Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SI AÑO CUATRO. NUM, 55 CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA EXTRAORDINARIO DE A B C u e s t r o número de mañana tendrá carácter de extraordinario; estará esmeradamente impreso en magnífico papel satinado, y contendrá, además de amplia información gráfica y de noticias, el suplemento número XXI del periódico para niños Gente Menuda, con arreglo al siguiente SUMARIO Cómo juzgan los juguetes (ilustrado) por María de Atocha Ossorio. HISTORIA NATURAL: La foca lustrado El perro negro, poesía. BELLAS ARTES: S ¿MADR 1 D, J 8 DE JULIO DE 1906, NUMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS de permitir muchas siestas. También pesan sobre las encorvadas espaldas de don Pío GuJlón las principales gestiones para hacer efectivos los derechos y facultades, qje nos fueron reconocidos por la Conferencia de Algeciras, cuyo protocolo ha sido, al fin, ratificado por el Sultán. La ratificación notificada ya á nuestro Gobierno significa que empieza á correr el plazo de su cumplimiento. Hasta para un hombre muy conocedor de tales negocios, y en el vigor y plenitud de su vida, como el Sr. Pérez Caballero, por ejemplo, la carga de cuidados, atenciones y responsabilidades sería pesadísima, siquiera la hubiese de levantar en las estaciones del año, en que la temperatura entona la fibra. Tratándose de sujeto de los años y del temperamento suave y apacible de D. Pío Gullón, y en ía enervante y perezosa temporada estiva! no hay para qué decir lo que habrá de ser. El atleta del Gabinete, el Sr. Navarro Reverter se apresta á reproducir el trabajo de Hércules, cuando sustituyó á Atlante en el de sostener sobre sus hombros la bóveda celeste. Todas las cuestiones de mayor peso, la de los Tratados en parte, la de los alcoholes, la de Consumos, la preparación de los Presupuestos, que habrán de ser leídos en las primeras sesiones de estas Cortes tan amadas como estériles, hasta ahora figuran ahí. I Estos, sí, que son bríos! ¡Y en verano! Pero, la facundia y la actividad del actual ministro de Hacienda no tienen estiaje. Corren siempre lozanas, resonantes y caudalosas. Los demás ministros, y en especial el Presidente, buscarán, á su vez, sus ratos de solaz y esparcimiento. La vida es breve; el Ministerio más, y como el personaje de la obra inmortal de ¡Calderón, cada consejero responsable dirá para sí: ¡Soñemos, alma, soñemos! Y para soñar, dormir la siesta; que es la mayor ventaja del veraneo. ¡Que sueñe el país también! MANUEL TROYANO Paisaje con San Eustaquio, cuadro de Rubens y Brueghei. EL TEATRO DE LOS NIKOS: Pepito Trápala (continuación) Continuación de la historieta El automóvil de Juantto. Este número se venderá en toda Españo al precio de D EZ CÉNTIMOS CRÓNICA POLÍTICA pSTlAIE MINISTERIAL N u e s t r o s Gobiernos, como nuestros nos, tienen un paupérrimo estiaje. Su acción, nunca muy caudalosa, se debilita en la temporada veraniega, hasta un punto tal que su corriente nepuede mover siquiera un molino harinero. Además cada Gabinete, llegada la estación, suele dividirse en varios brazos, que así parecen más pobres todavía. Los ministros han celebrado en un día, según ellos mismos dicen, tres Consejos: el que tuvo efecto bajo la presidencia del Rey; el que se verificó aprovechando la reunión de los miembros del Gobierno en un carruaje de ferrocarril para asistir á aquél, y el que se reprodujo en las mismas condiciones al regreso. En esa especie de remansos, se ha podido medir el escaso fondo de la consabida corriente. Tienen los consejeros responsables pensamientos que realizar, según anuncian. Esto, casi casi, es un lujo. Todos cuantos lleven á la práctica habremos de agradecérselo. No están obligadosá nada. Y si aquí, quien promete algo á la nación para escalar el poder, luego de alcanzado éste, no cumple sus promesas, quien únicamente se comprometió á gobernar con las actuales Cortes, cuenta para todo lo demás con indulgencia plenaria. El estiaje ministerial será, pues, más extremado que nunca. Por lo pronto, el ministro de Esfado, que es con el de Hacienda quien tiene mayor número de asuntos importantes que resolver, se ha ido ya de ministro de jornada. Es decir, que su veraneo será oficial, para hacerlo más solemne. ¡Y eso que á su cargo están las negociaciones de los Tratados de comercio; asunto, que, á estas alturas, no ha HABLANDO CON LOS MINISTROS p í L D E FOMENTO- -Ya manifesté hace pocos días- -díjonos el Sr. García Prieto al interrogarle acerca de sus proyectos en el ministerio- -que soy enemigo de adelantarme á los acontecimientos, leyendo en alta voz planes y programas, que si es cierto que se estudian y meditan al ocupar el cargo, no es menos verdad que, ya por falta de tiempo, ya- por carencia de recursos, ya por otras razones, que ni á ustedes ni á na die pueden ocultarse, la mayor parte de las veces quedan incumplidos. Algo, sin embargo, puede conseguirse cuando los proyectos realizables, es decir, aquellos para cuya ejecución no hay obstáculos de orden material, llévanse á la prática con gran rapidez, pues claro está que siendo este el país del rquédese para mañana no deja d producir efectos, y efectos beneficiosos, la mayor brevedad en la aplicación de las reformai y mejoramientos que en cualquier ramo administrativo se introduzcan. Y esto es lo que he de hacer yo, pues sin negar que vine á este ministerio con proyectos que mi afición á la carrera que ejerzo me llevó á estudiar con gran cariño, hoy por hoy me preocupo únicamente de aplicar con urgencia, porque así lo exigen las necesidades del país, aquellas reformas cuyos resultados puedan producir un beneficio inmediato y positivo; luego, si para ello tengo tiempo, haré lo demás; es decir, desenvolveré esos planes á que antes me refería, y que, lo repito, han sido objeto de madura reflexión por mi parte. Un ejemplo de esto que le digo- -añadió el Sr. García Prieto- -es lo que ocurre con el ramo de carreteras, pues como todos sabemos, raro es el día en que no se proyecta y se lleva á la sanción de las Cortes la construcción de alguna, responda ó no responda á una causa de verdadera utilidad. Pues, bien. yo me propongo cortar de raíz éste que en mi opinión es un criterio equivocado, porque aparte de que las lineas férreas y loi caminos vecinales hacen hoy explicable el retraso en la construcción de nuevas carreteras, creo que si la cantidad que anualmente se consigna en presupuestos se aplicara á la conservación de las que existen y á terminar las comenzadas, que son muchas, produciríase á la distintas regiones y comarcas y, desde luego, á los pueblos, un mayor beneficio que el que obtienen con la aprobación de un proyecto que no llega á realizarse nunca, ni tiene en muchos casos otta finalidad que la de satisfacer vanidades ó justificar influencias en las esferas oficiales. Otro de los problemas más importantes y que me propongo afrontar en plazo breve, e el que se refiere á la repoblación de montes, pues hallándose íntimamente relacionado con li riqueza del país, no admite demora, en mi opinión. Al efecto, tengo ya hecho un estudio de lo proyectos que acerca de la materia redactaron varios de mis antecesores en el ministerio, y tomando lo que crea mejor de cada uno, regeneraré este ramo esencialísimo de la riqueza de España. En política hidráulica y caminos vecinales pienso también ocuparme, pues siendo yo uno de los que con más simpatía ha mirado siempre la obra del Sr. Gasset, claro está que no había de interrumpirla al encargarme de la cartera de Fomento. Procuraré, pues, que terminen las obras comenzadas, y acometeré cuantas demande el interés público. Deseo también hacer una estadística de la producción, base del estudio agronómico para emprender el cultivo de las enormes extensiones de tierra que hoy se hallan improductivas, y, por último, y esto entra ya en los proyecto que traje al ministerio, porque, como antes dije, me preocuparon muchas veces en la práctica del ejercicio de la carrera de abogado, quiero reformar la legislación de aguas y ta de minas; pues ni una ni otra responden á las necesidades de la vida moderna. Con esto- -terminó el Sr. García Prieto- -y con asegurarles que me propongo llevar á las Cortes un proyecto de ley de Jurados industriales, proyecto que no es nuevo, pues va