Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PUBLICIDAD SOLICÍTENSE TARIFAS Anuncios económicos. Reclamos. Anuncios por palabrat. Noticias. Informaciones. A (ntinistrac ¡ón: 55, Serrano, 55, Madrid N. 55i. MADRID, MARTES 17 DE JULIO DE 1906 NU WERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA NWMii tb i N ABC MALETAS Ingis. ocasión. Monte Benéfico SUSCRIPCIÓN PAGO ANTICIPADC Madrid, por cada mes, i 5o pesetas. Provincias, 5 pts. trimestre Trimestre: Portugal, 6 pesetas Unión Postal, 8 francos. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid Propiedades del agna Lanjarón- Salud. Es la mejor de mesa por su sabor agradable. Es buena para ios convalecientes por ser estimulante. Es un preservativo contra enfermedades infecciosas. Mezclada con vino es tónico reconstituyente. Es necesaria para los que abusan del tabaco. Es gran auxiliar en digestiones difíciles. Disuelve arenillas y piedra del mal de orina. Usándola ocho días á pasto cura la i c t e r i c i a Sin rival contra la neurastenia. l f: B ÓKITOS: IA V O K 7 3 y A I C A I Í A 4 0 A 1 p c s e i a b o t e l l a d e l i t r o c o u caísco. Montera, 12, prai. W EL EXCMO. SEÑOR PAPELETAS Monte d Piedad El MONTE BENÉFICO abona siempre el 50, 60 y 80 por 100, por tiempo ilimitado. Mínimo Interés dei 2 por 100 DOH UraiO FEBHliNBEZ USIK! ACADÉMICO ELECTO DE LA REAL ESPAÑOLA, CONDECORADO CON LAS GRANDES CRU CES DE ALFONSO XII Y CRISTO D E PORTUGAL. COMENDADOR DE NUMERO DE L 4 REAL ORDEN DE ISABEL LA CATÓLICA. ETC. 12, Montera, 12 DB MUEBLES Actualmente la casa de moda en Madrid A los que deseaban lograr do ocasión muebles muy buenos, Muy ricos, elcgauteM, Á c u a l m á s b a r a t í s i m o s) invitamos á visitar esta gran Casa. U i i i c o e M t a b l e c i m i e n f o T OKTeldf. e E m i n a n u e l y S a u t i a g l i e g a l l l L O S 60 JAWJt H otel junto Gl. Alegría se alquila 6 vende. Alcalá, 171. Falleció el día 9 de Julio de ISG 6 Después de recibir los Santos S cramentos y la b ndlción Apostólica Su director espiritual el Exorno, é limo. se ñor Obispo de S i ó n su desconsolada hija, doña Magdalena; su hermano D Rafael, hermanos políticos, sobrinos, primos y demás parientes, PERDIDA Extraviado dos letras orden Zabala sin valor para nadie pero interesantes para destinatario. Quien las presente, ClJivel, 8 t i e n d a será graliflcado. PEE CISIÓN en marcha y construcción INTEKCAMaiABLE ELEGANTE AGENCIA GENERAL TAPAS para encuadernar la novela LOS SECRETOS DEL DR. SÍNTESIS, RUEGAN á sus amigos le encomienden á Dios. Todas tas misas que se celebren hoy martes i y del actual en la iglesia parroquial de la Concepción, serán aplicadas por el eterno descanso de almcr. ALBERTO MAURER Calle üevilia, 2, Madrid Pídanse catálogos. VALE NÚM. 17 28 BIBLIOTECA DE dA B Cl LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 2 S brería, iba á decir de quincalla, tiene la originalidad de estar guarnecido con piedras preciosas, fabricadas por mí. Cómo! -exclamó el prefecto de policía, cuyo asombro aumentaba de minuto en minuto; ¿realmente posee usted el secreto de la fabricación de piedras preciosas? ¿Lo que cuentan de usted es cierto? -Absolutamente todo. T o d o ya lo oye usted. A d e más, hacer diamantes es una bagatela... Muchos de sus cotnpntriotas de usted los han hecho, ¿no es cierto? obteniendo en el laboratorio sus cristalizaciones pequeñísimas. Pues bien; si hubieran tenido la paciencia ó los medios de continuar sus experimentos, no hay duda de que habrían llegado como yo á obtener á voluntad ejem piares de todos los tamaños. Así, pues, si tuviera ese capricho, mañana podría inundar el mercado de piedras preciosas, procedentes de mi laboratorio, y venderlas á un precio irrisorio. Pero, ¿y por qué envilecer un valor de buena ley, arruinar una industria floreciente y dejar en la miseria á los negociantes y á los artífices que los diamantes hacen vivir honradamente? Por eso guardo mi secreto. Vea usted estos otros ejemplares- -continuó di, ciendo el doctor, mientras cogía á manos llenas del fondo de anchas y artísticas copas de bronce puñzdos de diamantes y rubíes. ¿D e modo- -balbuceó el visitante- -que todo esto et verdad? ¿Lo había usted dudado? -contestó el doctor con xn ligero fruncimiento de cejas. ¿Tengo aspecto de mistificador? ¿Y las pruebas materiales qu acabo de darle á usted? Pero lo repito: todo esto no significa nada en comparación del proyecto gigantesco, del desiderátum que constituye el único objeto de mi pensamiento y 1 sola razón de mi existencia. Después añadió bruscamente, sin transición: que estoy disponiendo, me hayan proporcionado ciert reputación de originalidad que no me preocupa. cAl fin -se dijo el prefecto, encantado del giro que iba tomando la conversación. ¿Deben contarse cosas extraordinarias de mí, no ci cierto? -Extraordinarias. ¿Enormidades? -Absurdas. -Y usted ha creído que una entrevista conmigo disi paría todos los prejuicios... ¿No es eso? ¡Oh, no se dís culpe! Aunque me sea indiferente lo que piensen ni juz guen ni hagan mis contemporáneos, comprendo bien qu ciertas particularidades de mi vida deben dar que pensar á la autoridad, generalmente preocupada y dispuesta i sospechar de todo. Es natural que siendo huésped en ur país determinado me sujete á sus leyes, reglamentos y formalidades aplicables á nacionales y extranjeros. Haré, pues, cuanto de mí dependa para satisfacerle. ¿Quier usted saber quién soy? Un viejo estudiante que desde hace setenta años busca los set retos de la Naturaleza, ¿De dónde vengo? Podría decir que de todas partes, puesto que no hay rincón del globo, por apartado qur sea, por donde no haya paseado mi vida errante. ¿Adonde voy? Ya usted á saberlo en seguida. Tal vez deste usted antes conocerme como ciudadano. V o y pues, como un vagabundo cualquiera á enseñar á usted amis papeles como si fuese un gendarme. Tengo muchos papeles. H e aquí primero un certificado de nacimiento acreditando que soy hijo del legítimo matrimonio de Jacobo Sin tesis y Cristina Zorw, nacido el 4 de Octubre de 1804 H e aquí en todos los idiomas del mundo una preciosa colección de diplomas otorgados por Facultades y Escue las científicas á éste su humilde sc. vidor. Hay próximamente z o o Se me ocurrió encuadernarlos, y ya ve usted