Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. L U N E S 16 D E JULIO D E 1906. PAG. 11. E D I C I Ó N 1 populares. A pesar de estar Heno de gente, no hubo que lamentar desgracia alguna. El pánico se apoderó del público, que creyó en un principio que se trataba de una bomba. Esta tarde, peregrinación y festejos populares. La afluencia de forasteros es enorme, haciendo muy difícil los medios de vida. -Terán. En el centro de la primera habitación se re- quete, en el palacio de la Capitanía, al gooernatorcía en continuas convulsiones la niña Dolo- dor militar y á los jefes del Cuerpo. res, sollozando ya débilmente. A la marinería de los buques se le obsequia Sus vestidos hallábanse completamente des- rá con ranchos extraordinarios. truidos por el fuego y en su cuerpecito se Los barcos están engalanados. veían grandes quemaduras. En el Arsenal no se trabaja hoy. Trasladada á la Casa de Socorro de la Latina, falleció al ingresar en si benéfico establecimiento. POR TELÉGRAFO La infeliz criatura, al entrar en su cuarto, ceCfrascati, 16, 3 m. Un tranvía eléctrico rró la puerta con picaporte y cogió las cerillas. desbocado ha chocado, al bajar una Encendió una de éstas y se le cayó sobre la fal pendiente, con otro que procedía de Roma da, prendiéndola fuego. Corrió hacia una venresultando 33 heridos graves. tana para pedir auxilio, y entonces las llamasse extendieron por todas hs ropitas, abrasando á la niña hasta hacerla caer al suelo conmocionada por los terribles dolores que sufría. Choque de tranvías NIÑA CARBONIZADA en la calle de Toledo, Anoche ocurriócuantos le presenciaron. númera 114, un suceso que causó impresión horrorosa á En el piso principal interior de dicha casa, habita José Sodos, con su esposa Carmen Gabaldón y dos hijas que Sodos tuvo de su primer matrimonio. Próximamente á las diez, encontrándose el padre ausente, las niñas estaban con su madrastra en la puerta de la calle. La más pequeña quería que la dieran de comer, y Carmen Gabaldón la dijo, que como la cena le haría daño, la daría un poco de leche. Carmen y la niñita quedaron esperando á que la mayor, de nueve años, llamada Dolores, trajera una jarra del cuarto para ir á comprar la leche. A los diez minutos de haber subido Dolores á su habitación, oyeron las vecinas que estaban á la puerta de la calle, voces de ¡fuego! Acudieron presurosas, y el vecino que dio los gritos de alarma, dijo que las llamas se veían en el cuarto de Carmen Gabaldón. Esta y cuantos con ella subieron, intentaron entrar; pero estaba la puerta cerrada. Dentro se quejaba dolorosamente la niña Dolores. Se llamó á un cerrajero, que con una ganzúa levantó el picaporte y abrió la puerta, y al penetrar, todos retrocedieron aterrados. Nuestros marinos en Rusia POR TELÉGRAFO NOTICIAS Y SUCESOS C an Petersburgo, 15, 11 n. El embajador de España, marqués de Ayerbe, y el personal de la Legación han visitado hoy en Cronstadt el crucero español Extremadura, cuyo comandante y oficialidad fueron recibidos ayer por los ministros de Negocios Extranjeros y de Marina. T onativo regio. Cumpliendo órdenes del Rey D. Alfon- so, el intendente de Palacio, señor marqués de Borja, ha entregado una importante cantidad en metálico á Benita García Heredia, paire de la joven Vicenta García, que resultó grave mente herida en una pierna con motivo del aUn- i tado del 31 de Mayo. Cuspensión de un mitin. El mitin que iba á celebrarse ayer en el Centro obrero de la Costanilla de los Angeles para solicitar el indulto de los trabajadores que están presos por cuestiones relacionadas con las huelgas, no se celebró por no haberse recibido á tiempo en el Gobierno civil el co rrespondiente oficio de notificación. En dicho Centro se recibieron adhesiones á la finalidad del mitin, procedentes de muchos pueblos de España y de ios reclusos de varias cárceles. La fiesta de los marinos POR TELÉGRAFO perrol, 16, lo m. La fiesta religiosa que en honor de su patrona la Virgen del Carmen han celebrado hoy Iss marinos en la iglesia de San Francisco, ha resultado brillantísima. Presidió el vicealmirante Sr. Cervera y asistió el gobernador militar, cuantos generales residen en El Ferrol y todos los marinos. El capitán general obsequiará con un ban- 44 BIBLIOTECA DE A B C LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 21 rilla de octogenario, encuadrada por barbas de burgomaestre, casi blancas, pero sembradas de negrísimos pelos duros que caían sobre un pecho de gigante. La entrada en materia del discurso del prefecto, irreprochable de forma pero ligeramente confusa en el fondo, había hecho apaVecer sobre los labios del anciano una leve sonrisa, y entonces el prefecto pudo observar con asombro que su boca, como la de Víctor Hugo estaba poblada de dientes perfectos y sanos. Como para el inmortal poeta, parecía ser para el doctor Síntesis tan fresca dentadura objeto de especial coquetería. Perfectamente justificada porque en un viejo nada es tan gracioso como el efecto inesperado de tales órganos cuya persistencia aleja en un octogenario toda idea de decrepitud. Pero reprimiendo su sonrisa, la cara del Sr. Síntesis adquirió de nuevo su habitual expresión de austera gravedad. Con un gesto que parecía habitual, pasó su mano derecha, pequeña, morena y velluda, de dedos nudosos, sobre sus barbas, y con voz lenta, sonora, bien timbrad: y sin el menor acento extranjero, dijo: ¡Oh! Su visita de usted no tiene nada de mortificante para mi persona, ni de atentatoria á mi libertad, y es preferible á la de uno de sus subalternos de usted, torpe ó mal criado, que hubieran despedido sin oirle mis indios Apawo y Wirama. T- -Dos guardias de corps preciosos... -E incorruptibles, que oponen un dique infranqueable al torrente de las indiscreciones parisienses. Yo vivo, ya lo sabe usted, muy retirado, porque mis trabajos, que son esencia de mi propia vida y mi única razón di ser, exigen una clausura casi absoluta. No es, pues, sor préndente que de una parte esta clausura voluntaria, buscada, y de la otra los preparativos de una expedición -Pardiez- -dijo al fin. -Debo jugarme el todo por el todo y abordar por mí mismo la situación. A cada instante me dicen que mi posición está amenazada. En lugar de confiará mis agentes, timoratos ó torpes, la persecución de este asunto, más vale que yo mismo le termine. Yo veré á ese hombre misterioso y sabré á qué atenerme. Y para no dar lugar á nuevas vacilaciones, tocó el timbre, pidió el coche y, al subir en él, dijo al cochero: ¡Al Gran Hotell Pocos momentos después entraba en el espléndida patio, en donde se agita incesante una abigarrada multitud cosmopolita. Como hombre prudente que quiere dejar al azar Ja. menor parte posible, hizo venir á uno de los gerentes del hotel, á quien se dio á conocer y pidió el registro en donde se inscriben los nombres de los viajeros, y leyó: Elias Alejandro Síntesis, nacido el 4 de Octubre de 1802, en Stokolmo (Suecia) procedente de Calcuta. Ana Van Praet, nacida el 1 de Enero de 1866 en Roterdam (Holanda) procedente de Calcuta. Dos criados negros. Ingresaron en el hotel el 26 de Enero de 1884. -Bueno. Muchas gracias. Es cuanto deseaba aber. ¿Quién es esta Srta. Ana Van Praei? -La nieta del Sr. Síntesis. -Muy bien. ¿Quiere usted decir que me acompañen á su cuarto? -Está en eí segundo piso. ¿Quiere usted subir en e! ascensor? -No, gracias- -respondió distraídamente el prefecto siguiendo al criado que le guiaba mientras murmuraba entre dientes: ¡Ochenta y dos años... y sueco... I Tal vez algún místico adepto de Swedenborg, algún soñador eon el cerebro obscurecido por las brumas nativas...