Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
gjANO CUATRO NUM. 547. CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. EXTRAORDINARIO DE A B C mesa de despacho, como intermediario de todas sus relaciones oficiales, precisamente á una de las personas más afectas, más ligadas por todo género de vínculos con el Sr. Canalejas; y también la conducta observada por este ilustre hombre público desde la presidencia del Congreso con e? Gabinete y con las mayorías, conducta modelo, conducta ejemplar de sincera adhesión y de imparcialidad serena. Pero sobre todo eso entendemos nosotros que, en hombres de las condiciones del Sr. Canalejas no deben suponerse ciertas impaciencias é inquietudes; porque cuando se llega á donde él ha llegado, cuando se tiene su valor y su prestigio, se lleva en el bolsillo un billete de lotería premiado, que puede hacerse efectivo el día en que á su poseedor le plazca. iéMADRID, i3 DE JULIO DE 1906. NÚMERO SU EL TO, 5 CÉNTIMOS que han hecho los preparativos de los Tratados. Este es grave inconveniente del deplorable sistema nacional de Gobiernos de corta duración. Con ellos, no solamente es imposible cualquiera obra duradera y sólida, sino que la sanción puesta por la realidad á cualquier falta verificada desde el poder, cae sobre los que no la han cometido. No son los Aranceles obra del actual Gabinete, el cual tiene, sin embargo, que cargar con las consecuencias y la responsabilidad de su aplicación. Por causas de tamaña magnitud los pue blos habrán de tener mayor consideración respecto de los ministros, que han de llevar adelante las negociaciones, sin que éstos hayan de exagerar su posición difícil, á fin de no dar armas al enemigo. Tan delicado conjunto de circunstancias reclaman de gobernantes y de gobernados sumo tacto y gran prudencia. En esta guerra de tarifas, la cooperación de las Cortes es necesaria. El Gobierno francés Jo demuestra acudiendo á la Cámara para pertrecharse áz municiones. Según demostró en sus interesantes estudios sobre los Aranceles, un periodista ilustre, cuyo nombre se citó con encomio en este periódico, las diferencias entre la primera y la segunda columna del Arancel ofrecen muy poca fuerza al Ministerio español, para tomar actitudes resueltas y gallardas en la lucha. Hay entre esas dos columnas muy pequeño espacio para maniobrar. Semejante deficiencia sólo se puede suplir por el Parlamento. En él habrá de ser tratada la cuestión con independencia de toda pasión política. Otra conducta jamás sería perdonada por los pueblos, cuyos más vitales intereses están en litigio. No olvidemos que estas contiendas, con las cuales la civilización va sustituyendo las pugnas de otro tiempo por el predominio y la conquista, son menos violentas, pero más generales y tenaces, y lo que no cuestan de sangre lo consumen de riqueza. A tal servicio bélico todos estamos obligados; unos con su cuidado inteligente, otros con su serenidad y circunspección, muchos con desinteresada voluntad, y todos con patriótica sensatez. La representación nacional es la más obligada á dar el ejemplo, aue no puede retardarse larga temporada. MANUEL TROYANO N uesíro número de mañana tendrá carácter de extraordinario; estará esmeradamente impreso en magnífico papel satinado, y contendrá, además de amplia información gráfica y de noticias, el suolemento número XIV La Mujer y la Casa, con arreglo al siguiente SUMARIO Clónica de la Moda, por la vizcondesa B de IVeully. Guantes i) coisés. Sombreros de lenca ía (ilustrado) Modas dignas de imitación, por María de Atocha Ossorio. La casa moderna (con fotografías Conespondencia, por la secretaria. Figurines, etc. etc. Este número se venderá en toda Espa ño al precio de DIEZ CÉNTIMOS CHISMOGRAFÍA pri chismorreo, la ocupación favorita de los espíritus femeninos y de las mentalidades entecas, tiene su natural asiento y el más abonado de los terrenos en el campo de la política. Con un se dice con un me han contado se justifica entre los profesionales de la política la más peregrina hipótesis, la más audaz de las afirmaciones, la más absurda de las noticias. En el mundo financiero no basta asegurar que determinados valores han bajado ó han subido en la Bolsa: es preciso, para que las gentes lo crean, probarlo con el resultado de una cotización. Entre comerciantes sería ineficaz el se dicea ó el me contaron para avalorar ó depreciar una mercancía, pero en cambio en el mundo de la política, nuestra política de corrillos y tertulia, basta afirmar con un tantico de aplomo que determinado personaje está furioso contra un colega suyo, ó encantado de su modo de proceder, para que sin que nadie se cuide de su comprobación, la noticia corra y apasione con sus comentarios á las gentes. Así ha ocurrido en estos días con el rumor de ja supuesta divergencia de criterio surgida entre los Sres. JVloret y Canalejas, tan acentuada ya según chismosos y comentaristas, que en plazo breve habría de producir honda excisión en el viejo partido liberal. Para demostrar que el pretendido antagonismo no tiene, no puede tener ni vislumbres de verosimilitud, se han recordado las pruebas de lealtad política que el Sr. Moret dio a! Sr. Canalejas en su primera etapa de presidente del Consejo de ministros, colocando ante su CRÓNICA POLÍTICA No hace muchos días, que desde estas mismas columnas se llamó la atención de la gente española, sobre la necesidad de contener nuestra excesiva impresionabilidad, al ventilarse la cuestión délos Tratados de comercio. Con ese factor habrían de contar los Gobiernos, que entrasen en negociaciones con el nuestro, para ejercer presión sobre él. Semejantes consideraciones eran elementales. Todo cuanto reviste carácter mercantil, supone espíritu de negocio, tanteo de fuerzas y de necesidades, uso de cualquier clase de habilidades, para el triunfo del propio interés, á costa del ajeno. Es una lucha incruenta, pero lucha al fin, donde cabe toda suerte de ardides. Contra ellos la presencia de ánimo, la serenidad de juicio constituyen el mejor género de defensa. La confirmación de estas previsiones tan rudimentarias nos la ha traído el telégrafo. El Gobierno francés ha presentado á la Cámara un proyecto de ley, elevando los derechos de la tarifa general de Aduanas sobre artículos, que son precisamente de los que España importa más en aquel país. Manera de prepararse para las negociaciones con nuestro Gobierno, asustando á nuestros productores y comerciantes. La guerra de tarifas ha comenzado, pues. Pero, conviene mucho no dejarse amedrentar por la amenaza. Con manifestaciones de espanto y con gritos de terror no lograremos otro resultado, sino el crecimiento de las exigencias de aquéllos, con quienes hemos de tratar. De presumir es que el Gobierno español tenga previsto el casó, siquiera los ministros actuales no sean los misngas, I A GUERRA DE TARIFAS Ayer, á las seis de la tarde, se celebró la inauguración del barrio de la Reina Victoria, que la Sociedad constructora de casas higiénicas edifica en el cerro del Cuervo, á la izquierda de la carretera de Extremadura. BARRIO DE LA REINA VICTORIA A INAUGURACIÓN