Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO 8 DE JULIO DE ÍQO 6. PAG. 6 de piedras preciosas se prenden entre los rizos y las peinetas los manojos de claveles dobles. María Antonieta se complacía en jugar en su pequeño Trianón á la pastorcita que cuida su ganado y recoge su leche. En el fondo de toda dama, por culta y aristocrática que sea, palpita ¡a mujer del pueblo en que ha nacido. Dos verbenas aristocráticas se han celebrado estos días, la de la condesa de Águeda y la de la Sra. de Beístegui, esposa del ministro de Méjico en España, y las dos han tenido mucho carácter de fiestas andaluzas, con sus orquestas de guitarras, sus bailes flamencos y sus agasajos de chocolate con churros y buñuelos. El pañolón de Manila armoniza tan admirablemente con el lujoso vestido de baile, como con la graciosa falda de percal plancha. El caso es llevarle con gracia, y en esto son maestras ¡as españolas, pertenezcan á la clase que quiera. Hay que ver á la marquesa de la Mina con su pañolón rojo; á la condesa de Valdeolmos, con uno blanco bordado de azul; á todas las beldades aristocráticas envueltas en chinos, rosas de vivísimos colores y pájaros de brillante plumaje, para comprender toda la riqueza de ese mantón tejido en China, para que le ¡uzean las saladísimas hijas de esta tierra Como la capa para el hombre, el pañuelo de Manila será siempre prenda clásica para la mujer, y las que no le pueden lucir á diario, aprovecharán una ocasión como la que las verbenas aristocráticas ofrecen para lucirle con gracia, UN MADRILEÑO Üi ri 3 ÉdL J M t Jl- ki ACORAZADO 1 NÜI. ÉS ÍMONTAGUÍ) PERDIDO ÜH LA ISLA. DE LUNDY NUESTROS GRABADOS 7 V t aura en Baleares. E ¡jefe del partido conservador liego á Palma. de Mallorca el jueves último. La fotografía que reproducimos representa el momento en que al desembarcar del vapor Valsar que le condujo desde Barcelona, contesta él Sr. Maura á los saludos y aclamaciones de sus amigos, paisanos y correligionarios. p l Siete de Julio i Los milicianos nacionales celebran anualmente el día y de Julio, de recordación gloriosa para ellos, solemnes honras fúnebres, qi ¡e este añó se han verificado en Sart Francisco el Grande, bajo la presidencia del jefe del Gobierno, general López Domínguez. En nuestro grabado aparece e! genera! con su séquito cuando, terminada la función religiosa, salía del tempio de San Francisco. Vestido de ¡evita, aparece muy cerca de ¿le! teniente alcaide deí distrito, D Luis Mazzantini. 1 n acorazado perdido. En ias grandes maniobras, navales que acaba de verificar la escuadra inglesa cerca de! a isla de Luridy, embarrancó en unas peñas el acorazado Montagu, sin que en los primeros momentos, ni aun en los primeros días del acédente, se creyese que éste tenia importancia. Una violenta tempestad que se desencadenó luego, destrozó el buque por completo, par- tiendo c! casco que había quedado sobre las peñas, aunque en posición que, como lo indica nuestro grabado, no hacía temer por su suerte. El Montagu era un acorazado de 14.000 toneladas, construido en 1901, y medía 124 metros de eslora, 23 ele tnaiiga y 8,07 de puntal. En los trabajos realizados para el salvamento sólo se pudo recoger la caja de caudales, que contenía 2 S 0. Ó 00 francos. NOTAS TEATRALES j I ablan los cómicos. ¿Cuáles son las condiciones esenciales para ser artista dramático? Un periodista francés ha consultado á este fin á varios actores del teatro contemporáneo. He aquí sus respuestas: Las esenciales en todo comediante- -ha dicho Mounet Sully- -son la sensibilidad y la imaginación. La observación ha declarada Coquelín. La facilidad de saber exteriorizar- rápidamente lo que se siente, y el don de observar lo que vemos en torno nuestro ha res pondido Worms. Para ser un actor- -ha contestado Le Bargy- -es indispensable poseer! a facultad de crear dentro del propio temperamento la sensibilidad, expresándola de la mejor manera que sea posible. Süvani ha manifestado: Saber comprender, saber decir, saber gesticular; he aquí las tres condiciones necesarias á todo comediante. La notable actriz Mad. Bartet. ha escrito: Poder comprender ei sentimiento, representarlo con viva expresión eficaz, como si efectivamente nosotros lo experimentásemos, es u: a cualidad esencial. En ias perdonas verdaderamente predestinadas ai teatro, esta condición se manifiesta desde la infancia. ¿Cómo podrá llamarse esta facultad característica? Ella se forma á un mismo tiempo con la inteligencia y ¡a imaginación. ¿Y la sensibilidad, no es indispensable al actor? Yo no me atreveré á afirmarlo. Muchos grandes actores han carecido y carecen de ella, supliéndola con prodigios de intuición. El teatro, sin embargo, no sería nunca lo más pasional en el arte, si á él no nos entregáramos con todo nuestro corazón VERBENAS ARISTOCRÁTICAS T odos los años, cuando se celebran en Madrid las verbenas que animan con sus músicas y sus bailes los barrios populares, se abren los jardines de algunos aristocráticos palacios para repetir, bajo los frondosos árboles y en bien cuidados parterres, o que alegra y regocija la calle. La dama encopetada, ya que no va á las verbenas como en los tiempos de Jugar con fuego, hace que las verbenas vayan á si: caía para recrearse con sus amigos en esta imitación de las costumbres populares. Y es de- ver el donaire con que las que lucen las creaciones de Doncet y Paquicro se tercian el pañolón de Manila con flecos de á tercia, y la gracia con que las acostumbradas á lucir las heráldicas