Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 6 DE JULIO DE 1996. PAG, a. EDICIÓN 2 1 e Armijo. VTegaEldeexpresidente del Congreso insiste en 4 que anteayer declaró al salir de Palacio: que O estara al lado de to do Gobierno liberal que quiera desarrollar eJ programa del panido. Ún el nuevo Gobierno tendrá el marqués de la Vega de Armijo algún representante, ó les será concedido á algunos amigos suyos cargbs importantes. El marqués de la Vega de Apnijo parece, pues, que ha de apovar al nuevo Gobierno. José Canalejas. DonLa opinión que aJ Sr. Canalejas! e merece la manera como ha sido resuelta la crisis, es de simpatía por considerar que jas actuales Cortes no podían ni debían ser disueltas. El Sr. Canalejas apoyará decididamente al nuevo Gobierno, en el cual tendrá uno ó dos ministros que le representen. No considera el jyesidente det Congreso que el Gobierno que se forme es un Gobierno puente ni ele verano, sino una situación firme, con toda la garantía que le presta la confianza de la Carona, el hecho de representar al partido liberal y el propósito de presentarse ante las Cortes. -Eso creo; para pasar el verano... Y hablamos de la última presidencia del Consejo desempeñada por el genera! Azcárraga. A juicio del ministro de la Guerra dimisionario, ha habido ahora una conjura, de la cual ha resultado una víctima: el partido liberal, y un vencedor: el Sr. Maura. -Moret ha quedado en postura gallarda- -agregó, -sin perder una línea de terreno al mantener su criterio de ser necesaria la disolución de las actuales Cortes para que el partido beral ¿desenvolviera su programa radical y no fuese. España el único país de Europa que vive en medio del mayor atraso en muchos ordenes importantes de la vicia. No dijo más el ilustrado y amaoi general Luque y ofreció muy gustoso transmitirnos sus impresiones y su pensamiento cuando conozca por entero la solución del problema político y el modo de pensar de su jefe el señor Morete t nadie mis autorizado que usted para exponer el juicio que los aciu ttes acontecimientos políticos le merecen. -Pues esa misma ausencia- -nos contestóme veda de emitir juicio alguno, porque en tiendo que el jefe del partido es ei ¿único que puede hablar en nombre de éste, y que todos los demás que nos hallamos á su lado carecemos de la autoridad necesana para emitir autorizadas opiniones. Por lo demás- -añadió- -trátase de un pjeito que ha sido planteado y ventilado exclusivamente por los liberales, y no creo yo que los conservadores debimos intervenir ahora en él. Dirigimos á nuestro interlocutor otras preguntas relacionadas con el mismo asuntoj pero el distinguido hombre público, fiel á la pauta que se había trazado, encerróse en la más impenetrable reserva. C l conde de Romanones. EJ señor conde de Romanones manifestó anoche á uno de nuestros compañeros de redacción, que sus conveniencias personales le aconsejaban rechazar el puesto que en el Gobierno le ofreció ayer el general López Domínguez, sin perjuicio de prestar á éste desde fuera todo su concurso; pero que, por otra t j l general Luque. El ministro de Ja Guerra dimisionario parte, le imponen sus compromisos políticos el hallábase en el salón- despacho del palacio 4 e deber de aceptar alguna, de las carteras que el Presidente le indicó. Buenavista. No conocía de manera oncial la solución de- -El Sr. López Domínguez- -añadió el Ja crisis, cuando anoche le visitamos para ro- conde- -me ha rogado que le preste mi coopegarle que nos diera alguna impresión acerca del ración desdedí Gobierno, y yo, que me prodesarrollo de los acontecimientos políticos. ponía descansar, que había hecho intención de- ¿De modo, que ha ido ya á Palacio el ge- no intervenir activamente en la política durante algunos meses, me veo hoy obligado, por neral López Domínguez- -nos preguntó. Insistimos en que la noticia había aido faci- razones que á todos se alcanzan, á sacrificarme en interés de mis amigos y del partido liberal, tada por el propio presidente del Senado. El general Luque objetó á nuestras pregun- pues si la conveniencia particular me aleja del tas que él era el menos político de todo el mi- Poder, el interés político me atrae. nisterio y que no había visto á Moret después- ¿Vencerá éste? -preguntamos. x del Consejo en Palacio, ni cambiado impresio- -No sé, no sé; porque todavía no he renes con nadie después de esa reunión. Suelto en definitiva lo que he de hacer. No podía decir más sino que S. M había- -Y en el caso de que usted se decida á hablado contios ministros; que éstos manifes- aceptar una cartera, ¿será la de Gobernación? taron su opinión en el sentido de ser necesa- -le preguntamos. rias Cortes nuevas para hacer posible la vida- -A ese ministerio ni atado quiero ir. del Gobierno; que los presidentes de las Cá- ¿Y á Instrucción puolica? maras opinaron de distinto modo, y que el- -Tampoco. Rey invitó á sus consejeros á que cedieran en- ¿A Fomento, entonces? su actitud, á lo cual ellos manifestaron la im- -Hace poco que fui ministro de ese ramo, posibilidad de hacerlo. y no es cartera que me agrada. Opina que si con las Cortes actuales el Go- ¿Y la de Marina? bierno y el partido libera vivían bajo la tutela- -Algo me han indicado en ese sentido, de los conservadores, con la solución- que se pero tampoco me inclino á aceptarla; tengajusha dado al problema, el partido liberal resulta ted en cuenta que he sido ministro varias vederrotado, y esto entrañará que vaya á la opo- ces, que hace veinte días aún lo era, y por consición completamente deshecho. secuencia, no puede halagarme á éstas alturas Habríase necesitado, y con Cortes nuevas lo que la vez primera hubiese aceptado sin vase hubiera- conseguido, un partido fuerte, com- cilación. pacto, unido para acometer la realización de! ¿Acaso Gracia y Justicia? -insinuamos... verdadero programa del partido liberal; asun- -No sé; no sé- -dijo el cortde sonriendo tos de trascendencia, tal como la cuestión reli- con malicia, -porque de formar parte del Gogiosa, la rebaja de edad en el Ejército, el ser- bierno, sólo me agradarla un ministerio tranvicio militar obligatorio y el arreglo de nue quilo, donde me fuera lícito compaginar mis tra Hacienda, evitando las fluctuaciones de dos aspiraciones: ía de trabajar sin los aprenuestros valores con la confianza en una situa- mios y disgustos que en algút departamento ción clara, firme y despejada. he sufrido, y la de que mis amigos, esos amiv gos por quienes me sacrifico para que no pue- -Es muy amigo roto. Fersona inteligentísi- dan echarme en cara que les mego mi concurma, capaz. Y, vea usted lo que son las vicisitu- so, tengan representación. Y nos despedimos del conde casi convencides de la política: siendo él ministro de la Guerra en 189 J era yo- jefe de su gabinete dos de que hoy jurará el cargo da ramisíi o de Gracia y Justicia ó de Fomento. particular, y recuerdo que me decía: Cuando yo sea presidente del Consejo, será usted ministro de la Guerra. on Eduardo Dato. ¿De modo que lo será usted ahora? -le v Anoche visitamos al ilustre exministro dijimos. -Imposible; eso no, de ningan modo- -re- conservador D Eduardo Dato, con objeto de conocer su opinión con respecto á la solución puso categóricamente e! generaí Luque. ¿Cree usted que esta situación será poco de la crisis. -En ausencia del Ss. Maura- -le dijimosdurad nr? COMENTARIOS A i anifiestan empeño algunos prohombres B berales en demostrar que el nuevo Gabinete tiene tanta autoridad como los anteviores, y que no puede calificársele de situación interina, puesto que se propone realizar una labor parlamentarla de gran importancia. Y añaden efue á lo pnmero, C ue el Gobierno dedicará sus esfuerzos será á la confección del presupuesto para 1907, corf objeto de poderlo presentar en Octubre a las Cortes. Pero en honor á la verdad, debemos consíg- nar que al Ministerio que jurará hoy se le consideraba anoche por personas ajenas á la política, como un G. ibniete de transición, probablemente poco duradero y sin fuerzas para acometer grandes empresas. Presumían las personas á quienes aludimos que, al llegar á las Cortes, quizá no cuente con el apoyo decidido de Moret y sus amigos. Y que si intentase, en sentido radical, ciertas reformas, le faltarían votos para contrarrestar los del partido de que es caudillo el señor Maura. I o que dice Ut Prensa. Heraldo. Dice anoche que no se ptKprecisar de modo exacto la impresión que haya producido la solución- del problema político. Opina que el Gobierno que se forme debe ser efectivo y probar con actos que hay arrestos para cumplir las promesas hechas y no limitarse á llenar una interinidad de unos meses. La Época. Manifiesta deseos de que los liberales demuestren que se hallan en condiciones de gobernar, porque, como el Sr. Canalejas, entiende que hace falta que se ponga fin á los ministerios de pocos meses. Termina el CO lega expresando pocas esperanzas de. que así suceda. 25 Correo. Califica de acertada la solución de la crisis y de coacción para í a Corena el propósito del Sr. Moret de obtener el decreto de diselución, ó en caso contrario, que el Sr. Maura se hubiese encargado del Gobierno. Recomienda al nuevo Gabinete que se forme, y que cree debe durar algún tiempo, la realización de la obra á su juicio más importante: el presupuesto, que es la obra en que se refleja toda la vida del país. Btario Zlnivertak Afirma en su artículo de primera plana, que todos han celebrado la de. signación del general López Domínguez para presidente del nuevo Gobierno libera) por ser una ilustre personalidad democrática que ademas ttene ¡a confianza del partido. Constituirá, dice, no hay duda, un Gobierno estTble v hará obra de provecho. D