Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 5 DE JULIO DE 1906. PAG. 9. EDICIÓN 1. TRIBUNALES LA CAUSA D E L cCANTJNERO OCTAVA SESIÓN e l acusador privado. Con menos público que en d as anteriores, íorque este juicio ha perdido ya casi todo su inerés, dio comienzo la octava sesión poco después Je las nueve y media de la mañana. El presidente concedió la palabra ai representante de la acusación privada, Sr. Ruiz Jiménez, y éste comenzó á informar haciendo un elogio del discurso que ayer pronunció el fiscal, aunque aquel discurso, dijo, limite el campo del querellante en términos que apenas si tengo algo que añadir por cuenta propia Dibujó magistral mente la silueta moral de Conde y María Reina, verdaderos protagonistas del delito de que fue victima D. Manuel García Gutiérrez. Hizo resaltar la poca previsión de Conde, que si fue astuto para dirigir el asunto que María Reina ideara, con admirable habilidad, no supo rodearse de personas que secundaran su plan en el momento más difícil de su vida, aquel en quz por haber sido- detenido, tuvo necesidad de dar cuenta de sus actos á la Justicia. Por esto, todos esos hombres que cumplieron los mandatos de Conde sin titubear, esos adeptos que utilizó para llevar á cabo su obra criminal, han venido aquí y han destruido con sus declaraciones, como hicieron en el Juzgado, todo cuanto el director de la estafa había estudiado para conseguir que se reconociese u inocencia. Dice que en esta causa el perjudicado no es el Cantinero, sino el Banco, que pagó indebidamente las 254.000 pesetas que le exigieron con una firma que en nada se parece á la de Manuel García Gutiérrez. Detienese a examinar la figura de María, mujer ilustrada, de porte y maneras distinguidos, que por su educación y su carácter supo atraerse á Conde, intimar con él y utilizarlo para llevar á la práctica el plan que ideara en su rencor al Cantinero. Examina luego la prueba practicada en el sumaño y en la vista, y dice que esa prueba demostró la amistad de que habló, pues en cierta ocasión afirmó María Reina que su relación con Mariano Conde había de perderla ó causarla perjuicios. é Y es inútil buscar más ni investigar por otro la do; María Reina y Conde son los que perfeccionan el plan de arrebatar al Cantinero la cuenta corriente que éste tenía en el Banco de España; ellos dos son los que intentan alcanzar un talonario que por no devolver el viejo no se les entregó; María y Conde son, por último, los que en vista de la dificultad que les arrancaba de las manos tan espléndido negocio, deciden falsificar la letra y llevar á cabe- e) delito que han cometido. Relata como el fiscal el modo de ejecutar los hechos y formula abrumadores cargos contra Eugenio Fernández y Luciano González. Este, dice, es uno de los más importantes fac ores del asunto, pues sin su intervención, sin el llamado Perro Jet Cantinero nada hubiera podido hacerse. EI dijo, en efecto, que amistad unía á Teran con García Gutiérrez; él dio detalles referentes á la marcha de los negocios; él facilitó pormenores que de otro modo no habrían obtenido Conde ni María Reina; él consiguió que Mariano Conde y cuantos le auxiliaban vieran una carta de) Cantinero, carta auténtica, documento indispensable para el mejor éxito del asunto, el fue, en una palabra, el alma del delito Laméntase el Sr. Ruiz Jiménez ae que la opinión, realmente extraviada en la ocasión presente, haya supuesto al Cantinero un hombre sin entraña, duro, cruel, egoísta, avaro, sin tener para la formación de tan desfavorable juicio más elemento ni más dato que el de que ha sido prestamista. ¿Es esto, añade, motivo suficiente para que se suponga al Sr. García Gutiérrez un hombre sin conciencia, sin afectos, sin sentimientos, un hombre, en fin, de cuyo mal, de cuvas desgracias debemos alegrarnos? ¿Qué, jacaso yo, y quiza muchos de los letrados que me escuchan, no hemos defendido á un prestamista cuando la ocasión nos ha brindado su defensa? ¿No hemos abogado también per la absolución de un padre que ha dado muerte á un hijo? Hay que ser reflexivo: hayque evitar en Jo oo- sible que nos arrastren los prejuicios y las mal en- I a defensa de Luciano. cauzadas corrientes dcopinión; hay que vivir en Cerca de dos horas estuvo hafeJando el señor la realidad, libres de apasionamientos que no pue- Porras en defensa de Luciano González, pero su den conducirnos más que al error, á la equivoca- informe puede condensarse en tres puntos esenciación. les, que son: E 1 Sr. García Gutiérrez ya no es prestamista, 1 Las confidencias reservadas. porque está retirado de los nego: ios; pero hay Según el Sr. Porras, Ja base de la acusación conque convenir en que no podemos elogiar la con- tra su patrocinado se halla en una confidencia reducta de los que Je han robado, porque hace al- servada, y como, según él, esto no es suficiente, gunos años realizara el Cantinero operaciones de mientras la prueba no demuestre que el procesado préstamo. es culpable, Jio se le puede castigar con aquel solo Los que se sientan en ese banquillo han retli- elemento. zado un delito, estafando al Cantinero 2 Ü 4.000 pe 2. La sugestión de doña Soledad Vega. setas que le pertenecían, que eran suyas, porque A juicio del Sr. Porras, doña Soledad Vega, con su trabajo habíalas ganado; no olvidemos esto. amiga del Cantinero, hizo creer á éste en la culpaPrescindamos en absoluto de la figura, mejor ó bilidad de Luciano González, á quien odia dicha peor presentada, del Sr. García Gutiérrez, y pen- señora, y no satisfecha con esto, ha sugestionado semos en que no puede quedar impune el hecho al Sr. Ruiz Jiménez para que le acuse, suponiendo realizado por Conde y sus compañeros, pues su- al Perro uno de los autores de la estafa. ponerlo es tanto como afirmar que la sociedad 3.o La declaración del excapitán Robles, que puede subsistir sin que se nos garantice el derecho en opinión del letrado defensor del Perro, es una de pro piedad. enorme serie de inexactitudes. Partiendo de estos tres puntos, informó, como Elogia la obra de Robles que con su traoajo, su- actividad y su amor á la justicia disipó las tinie- decimos, muy eerca de dos horas el abogado de blas que en un principio envolvieron el sumario Luciano, y al cabo de este tiempo, rendido y jade esta causa é hizo que cada cual tuviera la res- deante, dio fin á su discurso, que el presidente se hallaba ya dispuesto á cortar en vista de que el ponsabilidad que debía tener. Explica la razón que le impulsó á retirar la acu- distinguido concejal no terminaba. Así, al menos, lo manifestó el Sr. Vidal. sación mantenida contra Terán, Iborra y Calzado Hoy continuarán los informes. hasta que la prueba terminó, y pone fin á su notable discurso con un párrafo elocuentísimo, en el UN PASANTE que ruega al Jurado que dicte un veredicto de culpabilidad pensando en el delito y haciendo caso omiso de la persona que sufrió sus consecuencias. pl defensor de Ibáñez. 4 9 m. Al ponerse á discusión en La base del informe pronunciado por el señor Arcos, es la falta de prueba, la carencia ab la Cámara de la Delegación Austríaca el soluta de elemento de cargo para afirmar la culpa- presupuesto del ministerio de Negocios Ex bilidad de Ibáñez. tranjeros, Goechousky declaró que le, parecía Ni la prueba pericial, que intentó combatir, si ocioso y superfluo refutar las objeciones prebien no lo consiguió por la oposición del presi- sentadas en contra de la Tríplice, pues dicha dente, ni la testifical han demostrado que Ibáñez, decía el Sr. Arcos, haya tenido intervención en alianza descansa sobre una base de probada y reconocida firmeza, base muy necesaria para la los hechos que determinaron esta causa. Hay, sin embargo, un testigo, el único, que ha estabilidad política de- Austria. (Aprobación. venido á sostener que mi patrocinado es tan cul- Añadió el ministro que la cuestión del desarme pable como Tos demás de la estafa de que fue ob- le es muy simpática; pero que durante mucha jeto el Cantinero; pero ese testigo, que es el exca- tiempo no pasará de ser una aspiración sin vapitán Robles, no puede ser tomado en considera- lor práctica alguno. ción, porque, dejando á un lado su personalidad, es lo cierto que ha demostrado ser poco sincero en este asunto. Yo tengo aquí, agrega el defensor, una carta POR TELÉGRAFO que demuestra que Robles tuvo que acudir á un artagena, 4, n m Hoy se han declarado amigo para que le prestase cierta cantidad, precisamente en los momentos en que le había facilitaen huelga los operarios de la fábrica de do el Cantinero 5oo pesetas para emprender un desplatación Santa Lucía, propiedad del conde viaje á Alicante. Y si en un detalle de esta natu- de Romanones. raleza encontramos una contradicción tan grande, Piden aumento de personal por serles impo pues Robles pidió al Sr. García Gutiérrez porque carecía en absoluto de dinero, y al amigo á quien sible soportar el peso del trabajo, pues actualaludo, por idéntica razón, ¿cómo vamos á suponer mente trabajan poco más de un centenar de inque en otros extremos más trascendentales ha de dividuos en dos turnos. -Menlserrat. ser veraz y digno de que se le crea? íRobles manifestó aquí que se le había formado Tribunal de honor porque admitió un alfiler, de corbata que un compañero tuvo Ja bondad de regalarle; pues esto no es verdad. (EJ presidente llamó al letrado la atención, roomenzó la sesión á las once y media, baje gándole que se ciña al asunto y no divague) la presidencia del Sr. Benito Moreno, í El Sr. Arcos vuelve de nuevo al examen de petición del cual y por haber tenido que set prueba testifical, y refuta las declaraciones del señor Sanz, que también ha perjudicado á Ibáñez, suspendida la sesión última por falta de número, se ratificó la aprobación del acta de la anaunque en menor grado que Robles. Entra después á examinar la calificación que terior y de los acuerdos tomados. de los hechos hizo el fiscal y niega que existan En votación nominal fue desechado e ¡exdos delitos, uno de falsedad y otro de estafa, -pedientc sobre pago de intereses de demora i pues en su opinión no puede apreciarse más que D. Carlos García. el de falsedad en documento privado, toda vez Continuó la discusión de la Memoria y que la firma del Cantinero, que autorizábala letra, cuenta de gastos de la corrida de Beneficencia no era imitación de la del Sr. García Gutiérrez. c xisten, sí, algunas cartas y algunos escritos, y hablaron en nombre de la comisión organidice, en los cuales se ha tratado de imitarla firma del zadora el Sr. Sánchez y los Sres. Fernández Cantinero; pero como esas cartas no son documen- Morales y Montoya, reconociendo el celo de tos públicos, claro es que la falsedad no tiene ni la Comisión, pero protestado de que se conreviste los caracteres de gravedad aue el repre- cediera, en contra del contrato, la celebración sentante de la ley supone. de dos corridas extraordinarias antes de la de- Cita algunas sentencias del Tribunal Supremo Beneficencia. que corroboran aq jella opinión, y termina su inTanto ambos diputados como el Sr. Barranforme pidiendo al Jurado el veredicto que en con- co, piden qiíe se exija al arrendatario y al seciencia deba dictar, tratándose de un hombre que, como Ibáñez, no es autor- cómplice ni encubridor ñor Ruiz Jiménez la diferencia entre lo que de la estafa de las 254.000 pesetas del Cantinero. costó la corrida y lo que produjo El presidente propuso que se autorizara á la El Sr. Arcos pronuncio un discurso muy dismisma Comisión para que gestione el cobro de La Tríplice y el desarme Huelga de metalúrgicos C DIPUTACIÓN PROVINCIAL C