Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 3 DE JULIO DE JQ- PAG. 7 EDICIÓN 1. 1 MADRID. BODA DE DOÑA SOL STUART Y EL DUQUE DE SANTOÑA, VERIFICADA AYER MAÑANA EN EL PALACIO DE LIRIA. LOS NOVIOS SALIENDO DE LA CAPILLA Fot- Asenjo. MANUEL GARCÍA C l venerable anciano en cuyo honor se cele braron solemnes actos el 17 de Marzo del año pasado, en Londres, para festejar el centenario de su natalicio, acaba de fallecer en la capital inglesa, según nos comunica el telégrafo. Manuel García, á quien su padre enseñó el arte del canto, fue con él á Nueva York v á Méjico, muy joven aún. Su historia de cantante es muy breve: á su regreso á París, en 1829, abandonó la escena y se dedicó á la enseñanza con gran provecho, pues no dejaba de estudiar la conformación del órgano vocal, los registros de la voz humana y el mecanismo del canto. Una Memoria suya, presentada acerca de estos estudios á la Acaiemia de Ciencias de París, le valió grandes elogios. En 1845 íué nombrado profesor de canto en el Conservatorio de la capital francesa y publicó un Tratado completo del arle del canto, que ha sido traducido á muchos idiomas. De otras obras científicas fue autor también Manuel García; pero lo que le valió fama universal fue la invención del laringoscopio, que tan grandes beneficios ha producido y tan precioso auxiliar es para la ciencia médica. En i85o presentó su dimisión de profesor del Conservatorio de París y se trasladó á Londres, donde ha permanecido desde entonces dedicado á la enseñanza. Hijas suyas fueron dos de las mas eminentes cantantes del siglo pasado: la Malibrán y madame Viardot, y entre sus discípulas figura la maravillosa Jenny Lind, ídolo de ios públicos ingleses y yanquis durante muchos años y base principal de la fortuna del célebre Barnum, que fue el empresario que la ¡levó á los Estados Unidos. Aunque ausente de su patria, Manuel García jamás olvidó que era español, y los que á los homenajes de su centenario asistieron, no olvidarán la emoción que al celebrado profesor le produjo la felicitación del Rey de España. Merecedor de cuantos elogios se le tributaron, respetado universalmente, Manuel García es de los pocos hombres que en una vida prolongada no han suscitado rivalidades ni odios, no dejan sino recuerdos agradables ANÉCDOTAS DE LA GRANJA p l barón de Auspach, un distinguido diplomático que representó durante muchos años á Bélgica, su patria, en España, fue el primero que llevó los sports extranjeros á La Granja, instalando en una plazoleta de los jardines un laxo- tennis, en el que jugaba partidas con don Alfonso XII. El embajador de Alemania, conde de Solms, era muy partidario del Real Sitio de San Ildefonso. Tenía un hotel en la puerta de Segovia, y su manía consistía en retratar al óleo á todas las damas que conocía. Pintaba muy mal el buen señor; pero hacía retratos de un parecido portentoso. Uno de los atractivos de La Granja ha sido siempre la caza de codornices. Hallándose Albareda de ministro de jornada, salía diariamente á este ejercicio, acompañado del ilustre periodista Julián Settier, que después de haber hecho tan brillante campaña en los periódicos de Madrid, ha tenido la buena suerte de poder dejar las cuartillas para convertirse en lo que llaman los franceses un gentilhome campanaról. EL VENERABLE INVENTOR DEL LARINGOSCOPIO, D MANUEL ÜARCÍA, f EN LONDRES AYER El inolvidable é ilustre D. Práxedes Mateo Sagasta, que era presidente del Consejo de ministros, fue á pasar unos días al Real Sitio, y aunque no le entusiasmaba el deporte cinegético, era tan aficionado al campo y oía contar tantas