Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 DE DE IQO 6. P G 6. E D I C I Ó N i. a LONDRES. S. M 1. EL REY EDUARDO VI) VISITANDO LA ADMIRABLE EXPOSICIÓN DE CARNEROS QUE SE CELEBRA ESTOS DÍAS F t. Topical. MADRID. FIESTA OFRECIDA Á LA COLONIA ALEMANA DE ESTA CORTE POR SU COMPATRIOTA D. CARLOS C O P P E L Fot. A B C C e n s acional ha sido la detención del subdito argentino Salustiano J. Frías, que cayó en poder de la policía española anteayer tarde en pleno paseo de coches de la Castellana y cuando ocupaba un magnífico carruaje. Su captura se ha logrado gracias al aviso oficial repartido profusamente entre las po! i. ías europeas. Eu e ¡aviso, que reproducimos á vOntinuación, aparece e! retrato dei perseguido, i: e acompaña á estas líneas. Dice así el documento de referencia: República Argentina. -Policía de la capi al federal. -Saíusiiano J. Frías. Pront. Número 1.584, Sec. D. E Servicio de investitigüciones. Argentino, nacido en 1872; de 1,75 de estatura; grueso, blanco; pelo negro, algo canoso y crespo; bigote negro; de buena instrucción; aspecto social distinguido. UNA CAPTURA IMPORTANTE MADRID. MANUEL RODRÍGUEZ MANOLETE HERIDO EN LA NOVILLADA DE ANTEAYER Fot. Calvet. íC Su captura está ordenada por estar acusado de una valiosa malversación de caudales públicos. Salió de esta ciudad en Marzo del corriente año; probablemente lo acompaña su esposa, que es también argentina, como de veinticinco años, alta, robusta. Se agradecerá toda noticia que sobre el paradero del prófugo se pueda suministrar á esta policía. -Buenos Aires, Mayo 26 de 1906. Hpsendo M, Fraga. r SALUSTiANO J. FRÍAS DETENIDO EN MADRiO ANTEAYER Á INSTANCI Db LA POLI CÍA ARGENTINA Los grandes estafadores parecen demostrar predilección por Madrid para venir á ocultarse y disfrutar del producto de sus rapiñas. Afortunadamente en este caso, como en el cU la familia Humbert, no se les deja aquí mucho tiempo para gozar sus mal adquiridos bienes. Frías, que por lo visto se había establecido definitivamente en esta corte, se dedicaba á lucrativos negocios, para los cuales usaba nombre supuesto.