Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. LUNES 2 DE JULIO DE ior 6. P G. n F. n! OnN 3 psí y según informes fidedignos, se encontraba en esta corte. Se encargó nuestra policía del servicio y se pidieron k s detalles necesji ios á la Leg. cion argentina. H- ce dos días se recibieron en el Gobierno civil dichos informes, en viitud de los cuales se encomendó al inpector ¡egtl ido jefe del distrito de Buenavista, S r Casal, de la captura del Sr. Frías. Decían en la Legarían que el Sr. Filas frecuentaba la casa nú n. 12 del pa eo de la Castellana, pero como dicho e- es el hotel del Sr. Mitguiro, se supuso acertadamente que había erior en las señas, y los trabajos policiacos fueron encaminados núin. i o casa de vecindad, á pesar de habitar en esta conocidísimas familias. Se averiguó que en dich casa habita n señor extranjero apellidado Ken, y al preguntar a éste por el Fiías, manifestó conocerle, indicando que era cierto frecuentaba su casa, pero que hacia día se había marchado a Sevilla á realizar una compra de ganado. Puestos los policios en la pista, supieron que Fiías no fue á Sevilla, sino á Barcelona, acompañando á su esposa y sti hija, que habían embarcado para su país y que después de d- Spedittas regresó i Madrid. Ayer tarde se postaron en el paseo de la Castellana, vigilando la casa, los inspectores señores Casal y Palacios. N o llevaban mucho tiempo esperando cuando vieron llegar a Fiias, que entró en el número i o y minutos después Salía con una señora y una niña, en un elegante coche tirado por dos caballos, que había parado en la puerta momentos después de llegar el Sr. F r i i s Considerando ínoporhino detenerle aln mismo, para no malograr i tegi t o domiciliario. esperaron que el cnche llenara á In p 1? za ote Colón, y entonces el inspector Sr, Palacios, se acercó mandando parar el carruaje. Se resi tió el cochero, fustigando á tos caballos, pero el inspector se agarró de las tiendas, y dio tiempo á que la pareja de guardias municipales de á cabai o impidieran la marcha del coche. Al ir i la De egfición los detenidos, prfr gmito Frías los motivos de su detención, y á pesar de haber manifestado que c apellidaba Suárez, el inspector le dijo: -L e he detenido porque usted es Frías. -P u e s bien- -contestó, -es cierto; y o soy Frías, y estoy descubierto; pero soy objeto de una persecución injusta. En la Delegación se averiguo que el frías se dedicaba en Madrid a negocios de contratación con otros sujetos; que habita en la calle de San Marcos, núin. 4 piso segundo, izquierda, y que en dicho domicilio se le conoce; por Samuel Fraser. Las señoras que te acompañaban en eJ c o c- ie eran la esposa y la hija del Sr. Ken, las cuales fueron puestas en seguida en libertad. D e la conducta del cocheio, resistiéndose á parar, se dio cuenta al Juzgado municipal. El Sr. Fiías fue conducido al Gobierno civil, donde quedó incomunicado, dando aviso de su captuia á la legación Argentina. El gobernador dio también cuenta ¡ÍC ella al ministro ue la Gobernación. Los inspectores Sres. Casal y Palacios rea (izaron anoche un registro en el domicilio de) Sr. Ken y en el del S r Frías, de la calle de San Marcos. Esta captura llamó mucho la atención por e! sitio y la hoia en que se realiza y por creerse que se trataba de un anarquista juliano, á quien parece persigue la policía. Carden parry: en el Elíseo POR T 2 L. ÚGHAPO p a r í s i, 9 m. Hoy se ha celebrado en el parque del E. íseo una brillantísima Garden paily. A la fiesta, para Ja que se han repartido 8.000 invitaciones, ha asistido toda el elemen io oficial, el Cuerpo diplomático y las personalidades mas salientes üe los ciiculos literarios y artísticos. También ha asistido Sisnwath, el rey del Cambodge, con toda su familia y su séquito. Las bailarinas del Monarca oriental han ejecutado danzas cambodgianas, luciendo espléndidos trajes y ricas joyas. La fiesta, que ha revestido wn carácter de suntuosa originalidad, lia resultado brillantísima. Franca y Marruecos J OK TEI ÍGRAFO P r í s i, l o m Le Malm dice que un en viado especial del G) bierno francé ira á l) Ot; ficar al Maghzen, en Fez, las pretensiones de Francia relativas al asunto Charbonnier, fijando un plazo de siete días para obtener una promesa fume y satisfactoria. Expirado dicho plazo, el Gobierno francés tomará las medidas necesarias para hacer respetar sus derechos. CAPTURA IMPORTANTE i i p l Gobierno de la República Argentina ha bía interesado al nuestro la captura del subdito de aquella República D Saltistiano J. Fiías, acusado de malversación de una respetable cantidad, que parece ascendía á algunos millones. El í r. Frías desapareció de su tí BIBLIOTECA DE A B O Í. CS DEL DOCTOR SÍNTES 13 5 nada en sus habitaciones. Sus negro jamás han provisiones a) hotel y dicen á todo cJ que quiera oírlos que su amo no duerme. Además, en sus habitsc cscs. no hay ni camas, ni divanes. y Esta S singtr 1 arid íe ¡tan extraña 1! habrían tv tad opara llamar sobre tal sujeto la atención iiicieta de las autoiidades... -Tiene usted razón, y a veces su literatura de usted acierta. Atención discreta ríesde luego. fT- -P o i q u e es preciso ser discietocon un tipo que puede girar á la vista cien millones. -La atención discreta de las autoridades- -repuso el número 27, satisfecho de la aprobación de su jefe- -si 1 hecho innegable, porque peitenece al dominio público, no hubiese surgido en tan misteriosa existencia. El Sr. Síntesis, algunos días después de su llegada á Pau s, se puso en relación con la importante casa Rottfjnayrolle y Denayrouse. á la que le hizo un pedido de quinientas escafandras, Estos apaiatos, perfeccionados, irán provistos cada uno de un receptáculo que tiene las dimensiones apioximadas de la mochila de un soldado. El aiie respiíable almacenado en este receptáculo á fuerte presión, puede subvenir así á las necesidades del buzo durante seis lioTas. D e este modo se suprimen las bombas y los tubos comunicantes que embarazan los movimientos del buzo. Estas escafandtas se llaman independientes. La entrega de los aparatos se hizo hace cinco días en la estación de San Lázaro, fuá pagada al contado y expedida si Havre en un ti en especial. Los quinientos apáralos han sido deposítalos en la Sala del steamer Ana, anclado en el muelle del Eure. ¿E o e iodo? tí, con recomendación expresa de desptegar la mayor diligencia posible y me deja usted en babia doce lloras seguidas... x- ¡P e r o señor prefecto! ¡Silenciol ¡Cumplido mi encargo bien ó mal, toda víi no lo sé, se ha entretenido usted, en vez de venir cerriendo y se ha dejado usted robar como un estúpido tí Cartera que contenía, con mis instrucciones, el paite Que tanto me interesa... El agente, al ver á FII jefe instruido de una particularidad cuyo conocimiento creía compartir tan sólo con el ladrón, no pudo retener un gesto de sorpiesa, rápidamente reprimido. D e s p u é s sobre su fisonomía cruzó instantánea y sucesivamente la iir. piesión de un üau o mental que podía formularse así: ¡Anda! ¡Anda! ¿Será más listo de lo qtte yo me figuraba? ¿Desconfía ác mi? ¿Será él qiiien habrá mandado que me roben la carura? ¡Bah! ¿Y para qué? ¿Qué me contesta usted? -Q u e todo eso es cierto. M e han robado la cartera. Con gran limpieza. Quien haya sido es listo de veras. Pero a pillo, pillo y medio, porque él ha sido el primer robado. Porque la cartera no contenía dinero, y el parte en cuestión está escrito en caracteres criptográficos, de os que sólo y o tengo la clave. ¿Lo cree usted así? -di; o irónicamente el prefecto. -Sí, señor prefecto. -Y si yo le enseñara á usted e e documento, s decir, su traducción en buen fraucé? ¿uué diiía usicü? -Q u e no es posibl- -T e n g a he aquí el original que i t f escnfiió con lápiz y he aquí la ti aducción. Lea. usted ea voz alta el Original y yo iré confrontando. P ro el agente, completamente confuso, creyendo