Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO i. DE JULIO DE 1006. PAG. 9, EDICIÓN 1. aristocrática prenda y fu ¿con ella á comer en Palacio. Lo supo Albareda, que se hallaba pasando una temporada en casa de los señores de Bahüer, y escribió una correspondencia á El Correo, copiando los artículos del Código penal que señalan las penas en que incurren los qué usan indebidamente condecoraciones que no les pertenecen. Al Rey D. Alfonso XI 1 le hizo mucha gracia ia cosa; pero el duque de Tetuán, que era muy serio y formal, no lo llevó á bien, y Albareda, por no disgustarle, no insistió; pero era curioso ver á un consejero de la Corona acusado de usar indebidamente condecoraciones delante del Rey. p l Rey D. Alfonso XII se enteraba diariamente de lo que decía la Prensa por el extracto que le hacían en su secretaría; pero leíaá diario EUmparciaí, La Época, el Balance de El Correo y Le Fígaro de París. Este le solía llevar en el bolsillo de la IMPOSICIÓN DE CRUCES Y MEDALLAS Á LOS SERVIDORES DE PALACIO QUE RESULTARON HERIDOS americana para leerle en los jardines. EN EL ATENTADO DE LA CALLE MAYOR, ACTO VERIFICADO AYER TARDE. EL CABALLERIZO DE- -Es una costumbre que tengo desde CAMPO SEÑOR CONDE DE FUENTE BLANCA, RECIBIENDO LA CRUZ DE SEGUNDA CLASE DEL MÉRITO que era boutevardiére y no puedo pasat MILITAR, DE MANOS DEL CABALLERIZO MAYOR, SEÑOR MARQUÉS DE V 1 ANA. un día sin echar, por medio de Le Fígaro, una ojeada sobre París- -le dijo á un peá Madrid. Pero el Soberano entretuvo riodista, al que solía honrar con su conANÉCDOTAS en larga conferencia á su consejero res- versación. ponsable, y al terminar le dijo: DE LA GRANJA- -Quédese usted esta noche y venga á A los pocos días el Rey llevaba en la mano un periódico de Viena. 1 a primera vez que el recién fallecido, comer conmigo. ¿Ha cambiado V. M de lectura ex Sr. Puigcerver, juró el cargo de miEl duque aceptó muy honrado, pero tranjera? -observó respetuosamente el nistro, fue en la Granja. El ilustre hom- cuando volvió á su departamento- vio que periodista. bre público no había estado nunca en el no había llevado frac. -Es que ahora- -dijo D. Alfonso XI 1 Real Sitio y llegó con el Sr. Sagasta. -Yo le mandaré á usted el mío, que sonriendo- -me interesa mucho, muchísi- -Vayase usted á vestir, le dijo éste no le sentará mal- -le dijo el marqués de mo lo que pasa á orillas del Danubio Azul. al apearse de la silla de posta, en el por- Nájera, secretario de la infanta doña IsaY á los pocos días salió de La Granja tal de la Casa de Canónigos, y en Pala- bel, que se hallaba de jornada, y así lo para celebrar una entrevista con la arhizo. cio nos reuniremos. chiduquesa doña Cristina. Llevaron al Sr. Puigcerver su maleta Y otro día seguiré narrando anécdotas El marqués de Nájera pertenecía á una al departamento del ministro de Ha- de las órdenes militares y llevaba la in- de las jornadas de La Granja, que algucienda y él solo se vistió, cambiando el signia bordada en el frac de modo que nas hay curiosas. traje de viaje por el de frac. Se puso en- no podía quitarse. El duque se puso la UN MADRILEÑO cima un gabancito de verano y un sombrerito de paja, y sin que nadie le viese salió á la calle. Como el Palacio, en la parte que da á la plaza, está absorbido por la fachada de la Colegiata, creyó el nuevo ministro que aquélla era la mansión de los Reyes, y modesto y tímido, por carácter, no quiso preguntar á nadie, y se dirigía hacia los jardines cuando le vio un periodista que estaba de corresponsal. ¿Ha jurado usted ya? -le preguntó después de saludarle. -No. Sagasta me ha dicho que me esperaba en Palacio, y allá voy. ¿Por este camino? -Yo no conozco esto. -Venga usted. Y desandando lo andado le llevó hasta la puerta inmediata á la Casa de Canónigos y le acompañó hasta la escalera principal del Alcázar. Estando de jornada el malogrado é inolvidable Rey D. Alfonso XII, fue á despachar con él el duque de Tetuán, que era ministro de Estado. El ministro pensó ir á recoger la firma de S. M y volverse inmediatamente S. M. LA REINA CRISTINA Y LA INFANTA DOÑA MARÍA TERESA, PRESENCIANDO LA IMPOSIClÓl DE MEDALLAS AL PfcRSONAL SUBALTERNO DE CABALLERIZAS. Fot -Ascnjo