Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CUATRO NUM. 534. CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. SEMADR 1 D, 3o DE JUNIO DE 1906 NUMERO EXTRA. 10 C É N T I M O S CRÓNICA POLÍTICA sivo del país no ha de haber ninguna rros rabiosos. Gozan los canes de entera por ese camino. ¿A qué fin perder más libertad, y lo cierto es que no hay razón tiempo? para negársela cuando de ella disfrutan El Sr. Maura trabaja por dar á la po- los valientes de navaja más peligrosos lítica española aspecto de seriedad. La para la humanidad que la hidrofobia caI A REPARACIÓN A través ae cieff ocasión que se le ofrece es excelente para nina. j n o t i c ¡a s contradic- acentuar dicho carácter. Porque, el seEn las Delegaciones, tranquilidad casi torias, de polémicas empeñadas, de aca- ñor Moret, cayendo ahora, después de completa; lo que quiere decir también loradas discusiones, de disputas furiosas, formular, según se anuncia, en el Conse- que el día fue reposado para la villa y de apuestas particulares y directas y de jo de ministros su programa, tras las con- corte. No todos los días han de ser de apuestas mutuas, acerca de si obtendrá el sultas previas con los más conspicuos de crímenes y de vistas de estafas- Con una decreto de disolución de Cortes el par- sus correligionarios, quedará en posición de quince penas de muerte como la de tido liberal, ó se quedará sin él, nos ventajosa para reorganizar en la oposi- hace dos días, basta para pulsar el estado acercamos al término del pleito- Su apla- ción el partido liberal; tendrá pensamien- del enfermo nacional. zamiento no es ya factible. El Rey ha- to generador y núcleo de fuerzas. MienAEMECE brá de partir para sus viajes, y antes de tras que, desapareciendo del Gobierno la marcha habrá de pronunciar el fallo. los liberales en una continuación de GaNi digno del partido liberal, ni ga- binetes sombras y de luchas interiores, llardo para el Sr. Moret, sería un nuevo no dejarán ni pensamiento, ni núcleo, ni ue nos inspiren Bartolo, Baldo, Modesto término dilatorio. Las circunstancias de nada. y Papiniano: vamos á hablar del Sr. Cobián. Nosotros en este momento vemos al seinseguridad, de interinidad restan mucha La reparación al interés público es tan fuerza moral á este Gobierno. Excesiva obligada, que nadie podrá negarse á ella. ñor Cobián de pie en su escaño de la Cámara es la que lleva perdida ya. Si ha de pre- Aunque sea por el lado conservador, en- popular; es ancho de cuerpo, fornido; tiene la lleva sidir unas elecciones generales, y las nue- tremos ya en el período de las situacio- redonda, esférica pelocabeza; cráneo un bigotito corto, rojo, y el de su va vas Cortes han de reunirse, para hacer nes fuertes y de los Gobiernos estables. modestamente al rape. Y el Sr. Cobián cortado ha cocon oportunidad algo de provecho, no menzado á hablar y sus palabras son parcas, MANUEL TROYANO debe dejar transcurrir en vano un día opacas, insignificantes; diríase que este orador más. no va á decirnos nada; pero poco á poco el señor Cobián se va enardeciendo, entusiasmanEstas consideraciones son tan evidendo, acalorando, y entonces vemos que gesticula tes, que se hallan en el ánimo de todo el mundo. Por eso, la afirmación de que Treinta y cinco grados á la sombra con violentamente, que lanza largos períodos con viento un poco fuerte, hacen del una entonación sonora, un poco ampulosa, que el asunto se abordará resueltamente en su faz está congestionada, que sus brazos se el primer Consejo de ministros que se tiempo una cosa tolerable. Así fue el día levantan al cielo, y que de sus labios de rato ayer, solemnidad de San Pedro y San celebre, está en todos los labios. Ya se en rato salen estas imágenes que ya habíamos augura que en el Consejo mismo resona- Pablo, y última de las muchas fiestas casi olvidado y que tal vez son: los colores del que Junio, pródigo en ellas, nos ha ofre- iris, el ramo de olivo que simboliza la paz, la vicrá también. Hay en la situación actual toria que es tanto más grata cuanto más ruda ha elementos obligados por su historia, por cido. Hubo animación en todas partes, me- sido la batalla, la ola de la reacción, la antorcha su significación política, por la abnegación probada durante largos años, á no nos en la Plaza de Toros. La gente está del progreso, etc. etc. Y todas estas imágenes tan apacibles hacet seguir en el poder, si no es para realizar tan harta de corridas, que ayer no se sus aspiraciones democráticas. De todos atrevió á desafiar los rigores de la esta- que sintamos una viva simpatía por el Sr. Co lados, los hechos concurren á hacer ina- ción por ver una novillada. Ha visto bas- bián; nos encontramos, no ante uno de estos tantes en la temporada con el nombre de oradores novísimos que nos desconciertan un plazable la solución. poco, sino ante un orador á la antigua, senciSi el partido liberal no puede quedar corrida de toros. La festividad del día impuso un parén- llo, modesto, que habla como han hablado en el Gobierno, habilitado de todos los siempre nuestros queridos antecesores y que no medios para llevar adelante los propósi- tesis en la vista de la causa de la estafa tortura nuestro cerebro con quimeras y fantaal Cantinero. Pero no por eso decayó el sías desenfrenadas. Ytcuando el Sr. Cobián acatos que constituyen su programa, será lo más razonable que le sustituya en el pues- interés que el juicio inspira. El folletín ba su discurso, le vemos apoplético, sudoroso, abrumado, rendido; acaso un blanco pañuelo to el partido conservador. Porque, quien tiene continuación para días. La huelga de panaderos. Ni con repe- pasa y torna á pasar por su redondo cráneo, y ha trabajado más para que sean negadas sonrisa de bondad, á aquél las condiciones necesarias á su so ni sin él, ni con reuniones ni sin ellas, unasus labios mientras de ingenuidad, aparect en los amigos estrechan obra, ha sido el jefe insigne de este úl- tiene la soberana lata remedio. El pú- efusivamente sus manos recias, gordezuelas, blico se resigna á comer lo que le dan cortitas. Y se marcha después el Sr. Cobián. timo partido. El debe, pues, pasar el vado, sin esperar á que le formen con los con tal de que no le hablen ya más de ¿Dónde se marcha el Sr. Cobián? ¿Qué va á restos del partido liberal un ministerio- tan repesado asunto. hacer el Sr. Cobián? ¿Cómo y dónde vive este La colonia francesa celebró su anual señor del bigotito recio y breve y de las manos puente, para verificar con toda comodifiesta escolar en el circo de Price, con gordezuelas? Nunca hemos tenido ocasión nosdad la travesía. otros de dilucidar estos problemas; este señor Cln nuevo Ministerio de la izquierda asistencia del embajador de su país. La política, sin grandes variaciones. del bigotito corto no se cuenta- -por desgracia monárquica, sin más objeto que hacer alpara nosotros- -en el número de nuestros amigunos nuevos ministros y vegetar durante Regresó de Asturias el ministro de la gos; pero nosotros imaginamos que él en su Guerra, y se hizo pública la designación despacho tiene encima de la mesa un recio vola temporada de verano y parte del otoño, daría por único resultado práctico au- del Sr. Pérez Caballero para ministro de lumen que dice: Medina y Marañón, Leyes cimentar el excep ti cismo de nuestra pue- Estado. Los autores del género chico se viles de España; otro que también dice: Meblo, quien ve en semejantes fugaces Ga- disponen á sacar de su cabeza una por- dina y Marañón, Leyes penales; un tercero qut binetes, la más acabada imagen de la po- ción de chistes de los apellidos del nuevo dice asimismo: Medina y Marañón, Leyes hilítica artificiosa, sin otra finalidad que la ministro, para la próxima temporada, si potecarias; y un cuarto que de igual maner dice: Medina y Marañón, Leyes electorales conquista del poder y el disfrute de sus hay Ministerio para entonces. Cundió la alarma entre el vecindario Sobre la mesa hay también unos papeles anmateriales ventajas. Satisfacción de aspichos, gruesos y blancos que ostentan en sus raciones del espíritu expansivo y progre- porque menudean las dentelladas de pe- EL SR. COB AN Q MADRID AL DÍA