Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 28 DE JUNIO DE 1006. PAG. 4. EDICIÓN 1 s por las condiciones especiales de esta publicación, más costosa que las de los demás colegas. Sin embargo de esto y de valer para el público cinco céntimos cada ejemplar, consideramos que el precio del papel deja margen para ei desarrollo próspero del negocio. mejora, á pesar de las frases huecas de El Im- que al publicarlo, como ayer lo hizo, pareparctat, por la reforma arancelaria, á no ser ce que ha querido hacer un alarde de su poder que se entienda que la rebaja, de un céntimo en y de su influencia en las esferas oficiales. Respecto á lo que las industrias de artes el precio de un libro de tres ó cuatro pesetas puede aumentar las tiradas, desde cuatro ó cin- gráficas y papel pagan al Estado, la comparaco mil ejemplares, á cuatrocientos ó quinien- ción es inexacta; pues las principales fabricas de papel se hallan en provincias concertadas, y tos mil. 8. Que Ja Sociedad Editorial de España sus DIPUTACIONES cobran el impuesto que, en estaba dispuesta á cesar en sus gestiones de globo, pagan al ESTADO. Por otra parte, no desconocemos la gran rebaja arancelaria, si La Papelera Españólale prorrogaba el contrato de suministro de papel importancia de las artes gráficas de nuestro país; pero no hay paridad entre una empresa por diez años más. o. Que la Junta de Aranceles y Valora- periodística del estilo del trust y una casa ediciones en pleno, con la aquiescencia del señor torial, ni sus intereses son comunes sino en contados casos. Sitges, propuso, DESPUÉS DE DETENIDO EXAMEN, Las artes gráficas han pedido y encontrado el impuesto de i i francos para el papel; que el señor ministro de Hacienda manifestó que en el nuevo arancel una protección muy justifisu criterio era el de no modificar ni alterar la cada, y no pueden regatear á sus compañeros labor de la indicada Junta, y que, por tanto, de otras industrias una protección justa. Es el trust únicamente el que se indigna consi esta partida se modifica, ha sido necesaria tra la protección á los demás, si ésta significa una gran presión é influencia. j o Que el señor ministro de Fomento es, un menor ingreso en sus arcas. El Jmparcial, ayer y hoy, se obstina en su según nos dice El Jmparcial, uno de tantos accionistas de la Sociedad Editorial de España. ceguedad, y por el placer de molestar y perEl público sabe ya á qué atenerse en este par- judicar al crédito de La Papelera Española y ticular, y cómo el actual ministro de Fomento de sus gerentes, supone á ésta en pleno fracaso mercantil sin calcular que incurre en una se dedica i fomentar las industrias del país. Y ahora vamos á continuar discutiendo aque- contradicción de bulto. Porque, una de dos: ó los privilegios y favores oficiales y aranceles llo en que insiste El Jmparcial. Pregunta por qué razón cuesta más caro el abusivos no existen más que en la imaginación papel de periódico en España que en Francia de El Jmparcial, ó La Papelera Española hace y otras naciones. (P o r supuesto, deja á un uso de un altruismo poco común al despreciar lado! as más numerosas en que dicho papel es las ventajas que se le proporcionan y vender el papel tan barato que apenas le quede beneficio. más caro que aquí. Y no hay que atribuir tan sólo á la diferencia Lo sabe muy bien El Jmparcial; pero puesto de capacidad cerebral entre los que dirigen el que tiene gusto en oírlo, se lo diremos. trust periodístico y los que llevamos la gestión Los elementos necesarios para fabricar un de La Papelera Española á tal resultado; pues producto, deben estar en perfecta armonía con si bien al compararnos con los señores que nos Ja posibilidad de la mayor ó menor venta del llaman ineptos y fracasados reconocemos enmismo. ¿No sería absurdo montar una máqui- tre ambos más diferencia que la media entre el na rotativa de imprimir para la tirada de un cerebro de una hormiga y el de un hipopótaperiódico en una aldea? mo, todo ello no basta para explicar que el El consumo de pape! en España es, desgra- írwjf gane el ciento por ciento y nosotros el ciadamente, muy pequeño, y no llega á dos tres. kilogramos por habitante al año. En Francia Y no profundicemos estas cuestiones, que y Alemania, sube de 25 á 5o ki ogramos, lo que da un consumo para esos países enorme- son delicadas y habría que examinar si es framente mayor que el nuestro. Así se explica caso evitar la ruina de varias fabricas, y es jue haya numerosas fábricas de papel en esos TRIUNFO publicar periódicos como El Gráfico, países, con varias máquinas de cuatro metros cuando después ha salido diario el A B C Cuatro años lleva de vida La Papelera Esde ancho y gran velocidad, destinadas exclusivamente á la fabricación del papel de periódi- pañola. Emplazamos para dentro de otros cuacos. En cambio en España, con una máquina tro años á los fundadores del trust periodístico, estrecha de metro y medio, tenemos sobrado y veremos si en dicha fecha pueden ostentar para producir el papel que consumen los pe- grandes éxitos ó algún fenomenal fracaso, como lo hace prever el aumento de tirada que riódicos del trust. Y para que no diga el periódico de la ma- ya se observa en los demás periódicos no perñana que hablamos sin concretar, tome nota tenecientes al trust. Camino del fracaso se va en los periódicos de ¡a siguiente proposición, que podemos elecuando se dedican acampanas tan injustas como var á escritura pública: Si entre! os tres GRANDES ROTÍTIVOS del trust, la actual de El Jmparcial, el cual sigue conseEl Jmparcial, Eí Liberal y el Heraldo de Ma- cuente con su modo de ser cuando se trata de drid, se comprometen á consumirnos la mitad combatir las industrias nacionales. Y por hoy no decimos más. Terminamos. del papel que consume uno solo de los grandes Durante nuestra vida social hemos sido obperiódicos de París, Le Pe Journal, por ejemplo, La Papelera Española se compromete so- jeto de todo género de ataques. La mayor parte de las veces hemos callado, lemnemente á darles el papel al mismo precio que pague dicho periódico francés, con 2 por y las pocas que hemos respondido ha sido simplemente para rectificar con brevedad; pero too de rebaja. todo tiene su límite, y ante un ataque sin prePasemos á otro punto. Dice El Jmparcial cedentes contra una Sociedad particular, hecho que no sólo fue el trust, sino otros muchos con la agravante de ser lanzado desde la alta interesados ¡os que se acercaron á los Poderes tribuna de uno de los periódicos de mayor cirpúblicos en demanda de rebaja de derechos culación, no hemos podido resistir el impulso Sospechamos que más bien interesaba á éstos de la indignación más viva, y nos hemos deci 7o que se refería á máquinas de imprimir y tidido á decir la verdad con aquella confianza y pos de imprenta; pero, en todo caso, el arguserenidad que nacen de un íntimo convencimento se vuelve á nuestro favor; pues esos semiento de tener la razón y defenderla. ñores, muy respetables, nada consiguieron de rebaja en los papeles que pudieran interesarles, uatro palabras por nuestra parte. Como y en cambio el trust parece que ha conseguido La Correspondencia de España y España gran parte de lo que se proponía, SEGÚN SABE Tiueva, creemos que con el precio actual del POR CONDUCTO INTERESADO, AUTORIZADO, á pesar papel pueden vivir los periódicos. A B C vive de la reserva con que para los demás se tienen y vive desahogadamente, y nuestro testimonio las modificaciones acordadas por el Gobierno. tiene un carácter que podemos considerar exEste éxito estaba reservado al poderoso trust, cepcional. La confección de nuestro diario es, EL YO SATÁNICO Nada; que es invencible el egoísmo. ¿Conocéis, por ventura, algún sujeto tan sabio, tan prudente, tan discreto, que no esté hablando siempre de sí mismo? Yo ¿veis? ya está aquí ei y o oportuno. no conozco ninguno. Cuando un amigo ó conocido viene hacia mí, me saluda y me detiene con las usuales frases cariñosas, digo para mi sayo: Este quiere enterarme de sus cofas. Y sí no acierto que me parta un rayo. Y en efecto: ¿Qué tal? ¿Bien? Yo aburrido, he ido á casa de aquélla, pero había salido, y la doncel a no ha sabido decirme dónde ha ido. O bien: ¡Gracias á Dios! ¿Qué es de tu vídaJ Yo he salido de casa más temprano porque no tengo ropa de verano y voy á que me tomen la medida. O bien: ¿Qué haces ahora? ¿Ya no escribes? ¡haces bien! está todo en decadencia. Y, á propósito, ¿tienes influencia con Jiménez y Vives? ¿Sí? Pues mira, me alegro. H e concluido mi zarzuela, por fin, y necesita música de ellos, porque me ha salido de un corte parecido á La gattta. Y así por este estilo, no hay más puntos que tratar con la gente que aquellos que interesan solamente al que inicia y propone los asuntos. Hasta ios que parece que plantean algún problema complicado y hondo, sus intenciones sin querer falsean... Fijaos y veréis cómo en el fondo de toda discusión de ciencia ó arte, política ó social, palpita vivo el interés pequeño y exclusivo de todos los que en ella toman parte. Hay quien de puro candido no puede disimular con la menor mentira el valor que á sí mismo se concede y cree que en torno suyo el mundo gira; por lo cual pone á prueba la paciencia de todos, en las casas y en las calles contando los más mínimos detalles de su interesantísima existencia. En prueba de que es cierto lo que digo, de fijo conocéis á más de cuatro de los que paran con el ¡Hola, amigo! ¿estuvo usted anoche en el teatro? Y siguen: Yo no fui, me dio pereza. M e levanté muy cerca de las ocho, tomé café con leche y un bizcocho, que me despeja mucho la cabeza, y me fui despacito á la oficina. Me leí El Jmparcial tranquilamente, despaché hasta las dos un expediente, compré al salir un frasco de bencina para quitarle al pantalón ia grasa, y á las tres menos veinte estaba en casa. Comí con la familia... ¡hombre! y por cierto que hubo la acostumbrada pelotera, porque á mi hija menor, á la soltera se la antojo comer con mi cubierto; eché mi sueñecito en la butaca, y me fui á visitar á mi tocayo. Poco antes de llegar al Dos de Mayo me encontré sin tabaco en la petaca. Lo compré en Juan de Mena, y en cuanto hice al tocayo la visita tomé el cangrejo y me volví á casita en busca de la cena. Tuvimos nuestro mero eaescaDecne,