Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B? AÑO CUATRO. NUM, 532. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. ÜMADRID, 28 DB JUNIO DE j 9 o 6 t NUMERO EXTRA 10 C É N T I M O S saltó y vino un aire más fresco que sirvió No abandona su sistema Jmparciat, ni es fácil que añejas costumbres en la discusión puede consuelo general. dan borrarse día. Sigue recogiendo Interesante fue la sesión del juicio por de los frascos en un solohechas, las que entienI oy ola tierra y el cielo le sonríen al de frases Gobierno. Pasaron los pesimismos la estafa del Cantinero. Compareció el de que mejor engarzan en una discusión de caque amagaron un desastre ministerial. propio estafado, y su declaración fue rácter arancelario contra una entidad indusFirmadas las bases para un nuevo trata- una amena causerie, que produjo á veces trial, y, por tanto, con monotonía abrumado do con Alemania y encarriladas las ne- el regocijo del respetable público y aun ra, se lee aquello de protección excesiva privilegio irritante gran fuerza gociaciones con otros países, todo hace del propio protagonista. No faltó en la presta el público monopolizadores que nos del parepresentación más que música de Quinicreer que comienza un período de normapel das cien cartas que hemos recibido anilidad y de calma que permitirá á los go- to y permiso para que el público aplau- mándonos en nuestra campaña desventurada bernantes emprender la tarea anunciada diese el pasillo cómico y su interpreta- inepcia funesta gestión escandalosísima de mejoras administrativas á la par que ción por las y los artistas de la compañía. protección etc. y palabras de tan refinada la de dar estabilidad á la situación co- Al mismo tiempo y en la propia casa de cultura como necedad estupidez etc. la justicia, se trataba de una tragedia cuyo mercial. Algo consolador encontramos en la respuesAlgo se ha progresado en punto á desenlace consistía nada menos que en ta, y es el asombro que ha causado al poderoso trust que hayamos tenido el valor de no toleeducación política y popular. Antes estos ¡quince penas de muerte! En materia de huelgas se adelanto rar su inicuo, brutal é intempestivo ataque. Al asuntos comerciales, económicos y aranalma le ha llegado la osadía y amenaza con no celarios pasaban ligeramente, sin dejar poco, á menos que se respete como consentir que se le siga atacando. ¿Obtuvo ya adelanto la probabilidad de tres ó cuacasi huella sobre las columnas de la esa poderosa Sociedad consagración de su inPrensa, y la opinión tampoco los echaba tro huelgas más de diferentes ramos. violabilidad y de una inmunidad á prueba de de menos, dicho sea en honor de la ver- Tampoco se ha adelantado en materia ataque? Por nuestra parte, la paciencia se agodad. Ahora la Prensa ha levantado tem- de pan. Sigue sin novedad en su calidad tó y no hemos necesitado alquilar ninguna pluma. Ha bastado que la nuestra siguiese los pestades, la opinión se ha interesado en y en su escasez de peso. La política se aclaró algo. Las tormen- impulsos de una indignación bien justificada, el asunto y 4 a cuestión magna ha tenido, cumplida los dessobre todo en sus últimos trances, todo tas que amenazaban allende las fronteras para que tuvieran respuesta sus lenguas. Pluse han desvanecido también, y el Go- ahogos del trust por una de el aparato, toda la solemnidad que su imbierno puede ya arancelear con más l ol- mas alquiladas hacen falta para campañas como portancia requiere. la de Alcalá del Valle y otras de ElJmparcial, gura. Algo de este adelanto se observó reA El Jmparcial no le gusta ceñirse á la cuesEl infante D. Carlos y sus hijos salie tión, y quien haya leído nuestro comunicado cientemente con ocasión de las conferende ayer y la réplica de Jmparcial, lo notará cias diplomáticas de Algeciras. La opi- ron para San Sebastián. Hacía mucho tiempo- ¡algunos días! -bien pronto. nión, poco menos que indiferente ante As! pues, quede bren sentado por virtud de las cuestiones internacionales, sin orien- que no se registraba la nota trágica, y taciones en la política del mundo, empe- esto en la heroica villa no podía ser du- nuestras afirmaciones, sin replica de la parte zó ya á fijar su atención en esos litigios radero. Anoche salió á relucir la impon- contraria: derable navaja para hacer de la suyas; i. Que el Sr. Orueta no es nuestro rede cancillería que muchas veces nos toy que, can tan de cerca y de manera muy honda. pasa herir cobardemente y con ensaña- presentante, obraron por tanto, El Jmparcial y muy ligeramente a) tomar miento odioso á una indetensa mujer, y El Liberal Esta labor educativa que corresponde lo que es peor, á una pobre niña que in- por pretexto un telegrama que aquel señor diá la Prensa en primer término, necesita rigió, en uso de su perfectísimo derecho, al como complemento indispensable la ac- conscientemente se interpuso entre la señor ministro de Hacienda, para lanzar un fiera y la víctima. ataque injusto y brutal contra una Sociedad ción de los Gobiernos. Ya ve el nuevo gobernador, cuyos mercantil como La Papelera Española, que no Si ahora, conjurado, como parece que lo está, el conflicto de las tarifas, da pie buenos propósitos nos place reconocer, tenía arte ni parte en el telegrama. 2. Que no somos acaparadores del negoel Gobierno para que se discuta lo que cómo hay otros males que los de los popuesto que el mismo ía no hace, debiendo hacerlo, por ser com- zos negros y los del Cerro del Pimiento cio del papel, gran parte, de fábricas trustno que que combatir. La epidemia de la bravu- adquiere, en promiso suyo y por constituir una necepertenecen á esta Sociedad. sidad, volverá ia opinión á ese estado de conería, la peste de la navaja es más te 3. Que desde que se fundó La Papelera rrible que la del tifus y la del paludismo. pasividad y de desconfianza que tanto Estas serán la muerte de un pueblo; pero Española, los periódicos del trust han tenido daño hace ala Nación. el papel más barato. 4. Que si el Gobierno cede á los deseos E! movimiento se demuestra andando, aquélla mata y deshonra á Madrid. Por la noche hubo función benéfica, del trust periodístico, nuestros vecinos los y hay que moverse mucho para que la legendaria inercia no consuma la vitalidad brillante y concurrida, en Apolo, y de franceses y portugueses pagarán 8, j 5 pesetas moda, también brillante y concurridísi- por 100 kilogramos para introducir su papel del país. ma, en el Recreo de Salamanca, herede- en España, y nosotros pagaremos 10 ó i 3 y ro de los históricos Jardines del Buen Re- i5 francos, respectivamente, al transponer sus tiro. El cinematógrafo y el skaling- ring fronteras. ¡Y hace alardes de españolismo E í han matado a la ópera fresca y barata y Jmparciat! 5. Que la Papelera Española no tuvo inA las tres y media de la tarde brilló el á la opereta de can- can. tervención en la confección del Arancel di AEMECE primer relámpago y retumbó el pri 1892; pues no había nacido aún. Y añadimos que esta Sociedad no ha recibido ningún favor mer trueno. ¡Con qué gusto se dispuso oficial, sino que, por el contrario, ha recibido Madrid á presenciar el suculento y acreagravios, y bien recientes. ditado espectáculo de la naturaleza! Pero Sr. Director de A B C 6. Que no es sólo La Papelera Española el gozo fue escaso. Hubo disolución... Atuy señor nuestro: Agradecidos á la inser- la que protesta contra la rebaja arancelaria que en las alturas; disolución del nublado, y ción de nuestro comunicado de ayer, le supli- gestiona el trust, sino todos los fabricantes de el aguacero que cayó, por ser corto, camos la del adjunto, que es contestación al papel de España, que son muchos, y que reaunque copioso, no hizo más que hume- editorial de El Jmparcial de hoy. p presentan en la vida social española más capital Suyos afectísimos, s. s. q. b s. m. por y más trabajo, y desarrollan más elementos de decer la atmósfera cálida y someternos á una especie de inhalación de agua calien- La Papelera Española, el director general, Vida que el trust periodístico. 7 Que la cultura nacional no padece ni t e Por fortena, á la caída de la tarde Ti. M. ílrgoiti. CRÓNICA H MADRID AL DÍA COMUNICADO