Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 27 DE JUNIO DE 1006. PAG. 4. ED 1 CÍON 1. marse. Todo se reducía á que S. M habíido por el camino de Navacerrada y S A había venido oor Guadarrama, y así, claro es que no se podían encontrar. D Carlos, que tuvo un recibimiento cariíoí. 5: mo. fue preguntado por las personas que ¡e espciacan. Todos tenían curiosidad por Conocer detalles de! vuelco de que ayer estuvo á punto de ser víctima el simpático Infante, y iodos ie felicitaron por haber salido ileso del accidente. El Rey, que había llegado hasta Vil! -iba, regresó á la una. El Orfeón segoviano, dirigido por el sacerdote Sr. Casares, ha cantado esta noche en Palacio ante Jos Reyes, que han elogiado mucho el arte de que dio pruebas tan notable colectividad musical. Los oifeonistas han sido obsequiados con pastas, licores y helados. Después irán á dar serenatas al alcalde, al secretario del Ayuntamiento y al abad de la Colegiata, y en seguid regresarán á Segovia. -García. E L ORFEÓN SEGOVIANO P L SR. M O P n T Oes es que el Infante y antes que el Monarca, 5 itó en este Real Sitio el presidente del oiisejo de ministros, Sr. Moret. Le había traído en su automóvil desde Madrid el marqués de Guadalmina y se cruzaron en el camino con el Rey, que iba en busca de) infante D Carlos. El Sr. Moret fue recibido por el Rey, apenas llegó D Alfonso, y se quedó á almorzar en Palacio. Antes le habían preguntado los periodistas si traía firma, á lo que contestó negativamente, evadiendo la respuesta al ser interrogado sobre asuntos políticos de actualidad. MARQUÉS También vino esta ma- de tSsvar, embajador f I paña en el Vaticano, que dijo que por ahora no volverá á Roma. Al saín uc i u u o raan festó el señor Moret que el objeto de su viaje había sido dar cuenta á S. M del estado de la cuestión arancelaria, que ha mejorado algo desde ayer. Añadió que la vacante de ministro de Estado no se proveerá hasta pasado el novenario del fallecimiento del duque de Almodóvar. Algo, sin embargo, habló de este asunto con el Rey el Sr. Moret. Y á esto se redujeron las manifestaciones que el presidente del Consejo hizo á los periodistas. El despacho con S. M había durado hora y media. A las cuatro de la tarde regresaba á Madrid D Segismundo. Media hora más tarde emprendía también el viaje de regreso el infante D. Carlos. Acompañado del marqués de la Mina y del duque de Santo Mauro, había visitado detenidamente las caballerizas Reales. La despedida que se hizo al Infante, fue tan cariñosa como el recibimiento. En aquellos momentos amenazaba una gran (Cimenta, que no llegó á descargar. CONCURSO DE TIRO SS. MM. sa lieron en automóvil á las cinco y cuarto, y fueron de paseo hacia la Casa de vacas y luego al campo de Tiro. D Alfonso vestía traje de americana gris y gorra de plato blanca. La Reina Victoria llevaba vestido gris también y sombrero con plumas azules. El concurso de tiro al blanco era muy interesante. Se disputaban los oficiales de Las Nafas un premio del Rey y otro de la Reina. Ganó éste, que no sabemos en qué consiste, el teniente Bento. Después se tiró el premio del Rey, que era un soberbio rifle, y lo ganó el capitán Godel. D Alfonso hizo también algunos disparos. A las siete y media regresaron á Palacio DETOVAR ñd éd I DESPACHO C O N- -ppY R EGRESO D E L I N F A N T E Sus Matesiades. bien que exísíen otras fábricas pites h servido de papel que no era de La Papelera Española, á pesar de los compromisos que con ésta tenía adquiridos. (Y sirva este detalle de contestación al parrafito en que habla El Jmparcial de su formalidad bien acreditada para cumplir sus compromisos. La afirmación de que sus precios eran y son definitivos es igualmente una falsedad, y tanto más irritante cuanto que consta al busí las variaciones de precios, y le consta que hoy paga el papel próximamente 2.5 por 100 más barato que antes de fundarse La Papelera EsCOMUNICADO pañola. Dice 31 imparciat, periódico de la mañana, que los Aranceles fueron hechos á nuestre gusto. La falsedad resulta con sólo recordar que estos Aranceles son de 1892 y La PapeSr. Director de A B C. Muy señor nuestro: Adjunto tenemos el lera Española se fundó á fines de 1901, y er gusto de remitirle un comunicado, contesta- estos catorce años no se han alterado en nada ción al artículo editorial que El Jmparcial pu- los derechos arancelarios. No establece comparaciones en estos dereblica en su número de hoy, que le suplicamos publique en atención á que el asunto debatido chos con otras naciones; pero con esa píos exclusiva de su predilección, en la que sin rees de importancia nacional. Invocamos su reconocida independencia, y paro alguno altera la verdad, pretende demosno dudamos lo insertará, á pesar de tratarse trar que Ja mejor presentación y mayor desdel papel, producto que usted consume, pues arrollo de los periódicos franceses se debe á ia de otro modo quedarían sin tribuna los intere- diferencia de protección arancelaria, y hasta ses de los papeleros que, como es natural, no haciendo gala de una erudición muy barata y al alcance de todas las fortunas, menciona una hallarán eco en los periódicos del trust. Agradeciéndole la inserción del mismo, frase (y conste que no nos hemos metido á quedamos suyos atentos seguros servidores comprobar su paternidad) de Ec. a de Queiroz q. b s. m. por La Papelera Española, el di- que dice que las industrias literarias ooteníara medios de difusión que aseguraban su predorector general, Nicolás María Urgoiti. Por fin ha explotado El Imparciat. Bien pue- minio entre cuantos conocieron la lenoua de de sospecharse que su c a m p a ñ a librecam- Camoens bista de estos últimos tiempos era el pretexto Pues bien, pásmense los lectores. En F ianpara llegar al fin, ó sea para defender su bol- cia el papel de periódico paga diez francos y sillo en la partida referente á los derechos al en Portugal veinticinco reis el kilogramo, ó sea papel. i5 francos los 100 kilogramos. ¿Y en España? El número de hoy publica un artículo de ¿Pagan cien... doscientos? N o señor. Pagaban 12,5o pesetas enfermas, ó pagarán, si ce nos tres columnas y media, en el que, tomando por pretexto un telegrama que el diputado á Cor- atiende, 11 francos. Véase el alcance y calibre de tos argumentes por Tolosa, Sr. Orueta, ha dirigido al ministro de Hacienda, esgrime, á la vez que los tos del más caduco periódico del trust. desacreditados fuegos artificiales de su singular En vista de estas cifras, ¿puede todavía com- prosa, las falsedades que forman el fondo de batirse lo que ha propuesto la Junta de Aransu ampulosa argumentación, siempre que de celes y Valoraciones? ¿Es que la industria pacombatir los intereses de los industriales na- pelera española necesita menos protección que cionales se trata. El fin de publicar hoy ese la francesa? ¿Es justo que no podamos llevar e! artículo no es otro que el de ejercer una pre- papel á Francia porque nos exigen 1 o ó 13 sión en el Gobierno en estos críticos momen- francos de derechos, según los casos, ni a Portos en que se termina de retocar los Arance- tugal, donde nos cobran 1 5 francos, y puedan les, considerando, sin duda, que para vencer los franceses y portugueses traer su pjpel a las resistencias de los señores ministros no España, pagando derechos menores? han sido suficientes los razonamientos que el Y vamos ahora con la cultura amenazada. de Fomento, principal interesado en el trust Todos sabemos que el ilustre novelista Péperiodístico, procuró aducir en el último Con- rez Galdós vende sus Episodios nacionales á dos sejo de ministros. pesetas ejemplar. ¿Sabéis cuanto representaría Como no queremos seguir á dicho periódi- la rebaja que se intenta del derecho arancelario co en el sistema de acumular afirmaciones sin del papel que, de conseguirse, causaría la ruiprueba, vamos á demostrar lo que acabamos de na de centenares de familias y significaría eí decir, ó sea, que el artículo en cuestión es un lumbre y la expatriación para millares de obreros? Pues representaría próximamente... rac conjunto de falsedades. Empieza por afirmar que el Sr. Orueta es dio céntimo por ejemplar. ¿Dónde queda la hojarasca de la presa amarepresentante y defensor de La Papelera Española. Falso. El Sr. Orueta, como se en- zacotada del artículo de El Imparciaí, ante comcargará de demostrarlo, no tiene vínculo al- probaciones como ésta? Pues así es todo lo deguno con esta Sociedad. Su título de diputado más. Ese mismo fundamento tenían aquellas á Cortes por un distrito eminentemente pa- fantásticas declaraciones y aquellos espejismos pelero, donde hay más de doce fábricas que que condujeron á la muerte á 3oo.ooo espano son de La Papelera Española, es más ñoles, y engrosaron las arcas de los periódicos que suficiente para justificar su intervención, que hoy forman el trust, hasta el punto de proá la vez que demuestra hasta qué punto es ducirles el 100 por loo á sus capitales, sin insidiosa la afirmación de El Jmparcial al contar con los provechosos saltos desde la tratar de presentar á nuestra Sociedad como mesa de redacción á las poltronas ministeriales. una acaparadora del negocio de fabricación La vida lánguida que arrastra el negocio edide paf, el en España. torial no es debida al precio del papel, es deEs falso que nuestra Sociedad sea dueña bida al raquitismo de nuestro consumo, desde del mercado, sin competencia posible. Mas de que campañas mil veces maldecidas nos llevamedia docena de fábricas se han fundado des- ron á perder nuestros mercados coloniales, y de entonces, y lo afirma el propio artícu o del es debido á que el periódico, concebido al esperiódico de! trust, pues dice tiene contratado tilo de los de) trust, lejos de ilustrar ha embruel papel para el Heraldo con la fábrica de tecido a! pueblo en unas clases sociales y ha Morata de Tainña. y El Jmparciaí sabe muy hdSíiado a las demás. El iviqirtisrr- H 1 c ctí- EL PAPEL