Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES- 26 DE JUNIO DE 1906. PAG. 8. EDICIÓN i. P. No, señor; nunca he hablado con é ¡de este El defensor de María Reina dirige á ésta alguasunto. nas preguntas insignificantes. Continúa diciendo que conocía á Calzado porEl defensor de lborra pregunta qué cantidades que lo había visto varias veces en e 1 teatro de ha recibido del Sr. García Gutiérrez, y dice Maque aquél era empresario. ría Reina que unas 4,000 pesetas, por las cuales A Buenaventura Sanz ni á Díaz los conoce, tiene retenida su pensión y entiende que la tendrá como tampoco al Terán, aunque ha oído hablar á toda su vida. María de éste cuando tenía asuntos con él. El acusador privado, Sr. Ruiz Jiménez, pregunRecuerda que tuvo un criado que se llamó Luis ta si María Reina ha hecho una escritura liquidanCabello, á quien socorrió en una ocasión porque do todas sus cuentas con el Cantinero. La procesada trata de eludir la respuesta; pero al fin, apreafirmó que estaba sin un céntimo. Dice que estuvo en Zaragoza con María Reina, miada por el Sr. Ruiz Jiménez, contesta afirmatiy allí encontraron á Conde, quien les dio un palco vamente. para los toros. IMt anuel Terán. F. ¿Oyó usted alguna vez decir á María Reina Dice que recibió una carta del Cantinero, en que se proponía dar un susto al Cantinero? la cual aquél le manifestaba que ya estaban interP No, señor, y aun creo que esto no ha podi- nados en las grandes poblaciones del extranjero, do decirlo María. añadiendo que no le escribiera hasta que no se lo F. ¿Ha oído decir en alguna ocasión á Maria- volviera á decir. no Conde, cuando publicaron los periódicos la no Poco después recibí, dice, una segunda carta ticia del descubrimiento de la estafa, que se había diciéndome que pidiera un nuevo tílonarío en el armado la bronca, pero que no había nada que te- Banco para sacar una cantidad que necesitaba para mer, porque todo iba contra el Cantinero? un negocio; pero al ir á cumplir este encargo, enP. No, señor; nunca he oído, decir semejante contréme con que me exigieron el talonario viejo. cosa á nadie. Escribí otra vez al Cantinero manifetándole esto, y F. ¿Qué relación tenían ustedes con Borroell entonces recibi uñ telegrama que decía: Salimos éIbáñez? para Italia, Manuel P. Estos nos servían para empeñar la ropa y Pocos días después, otra carta del Cantinero me las alhajas cuando nos hacía falta dinero. ordenaba que me presentara en el Banco con una La defensa de Mariano Conde le dirige algunas letra que me enviaba de 254.000 pesetas, diciénpreguntas de escaso interés. dome además que le había hecho una extorsión muy grande con no remitirle el talonario. 1 uciano González. En esta carta me mandaba también el Cantinero Es dependiente del Cantinero, que declara en términos muy vivos, afirmando que no conoce, que me presentaba en Avila y buscase en el hotel ni quiere, á Mariano Conde ni á ninguno de los Inglés á D. Manuel Vázquez, que me daría un recibo de la cantidad referida y media tarjeta que otros procesados Recuerda que en una ocasión fueron María correspondía con otra media que yo recibí. Sigue refiriendo cómo entregó el dinero á MaReina y otra mujer á pedir una cantidad al Cantinero, y con este motivo pretendió el procesado nuel Vázquez, y á preguntas del fiscal, detalla que le gratificaran con alguna cantidad, pero la cuanto se relaciona con su entrevista con el que suponía en negocios con su principal. María Reina se la negó. Agregó que no se fijó en la letra de las cartas, F. ¿No es más cierto que le arrojaron á usted de la casa del Cantinero, porque se quedó usted aunque recuerda que era muy mala. Añade que al ser detenido se le condujo á la con una cantidad que á aquél pertenecía? P. No, señor; yo me quedé con una cantidad Delegación, donde estaba el Cantinero, y éste al porque la necesitaba para la boda de mi hija; pero verlo, exclamó: Pero hombre, ¿cómo te has depedí permiso al Cantinero y éste me lo dio, auto- jado engañar? ¿Cómo engañar? dije yo. Y sacando de mi rizándome para cobrar i.5oo pesetas de lo que yo cartera el recibo y la media tarjeta se los mostré recaudaba. Añade que no ha visto á Terán cuando volvió al Cantinero. Este, al verlos, se quedó más blanco que el papel, y entonces el delegado dijo que ya éste de Valladolid. Insiste en que ha rendido las cuentas con el no teníamos nada que haeer allí, y me envió al Cantinero hasta el último céntimo, y hace protes- Juzgado de guardia. Y aquel día, ya en el Juzgado, leí en los periódicos lo sucedido tas de formalidad y honradez. A preguntas de su defensor, dice Terán que no A preguntas de los defensores dice que el Cantinero no escribía casi nunca, y cuando firmaba no estuvo en Avila más que unas horas, las necesarias para realizar 1 a operación que le llevó á aquella hacía dos firmas iguales. capital; que entregó el dinero porque su media ia aria Reina. tarjeta correspondía con la otra que llevaba el Tiene cuarenta años, es soltera, pensionista, Vázquez; que éste se separó en seguida de él, pretextando que estaba enfermo, y, por último, y no ha sido nunca procesada. Viste de negro, con lo corto, y lleva gafas que regresó á Madrid aquella misma noche. negras. Otras defensas le dirigen varias preguntas, y ¿1 Confirma lo dicho por Engracia respecto á su presidente, Sr. Vidal, pone fin al interrogatorio, amistad con ésta, y otros extremos, como el del con otras, encaminadas á averiguar si el proce ado viaje á Zaragoza y á su entrevista con Mariano tiene dinero y si conservaba en su poder, ¡ser Conde. detenido, alguna cantidad. Asegura que ni Engracia ni ella han facilitado 3 Conde cantidad alguna ni han recibido tampoco Buenaventura Sáez. Hace manifestaciones que en nada s ¿relacio Uñero por mandato de Calzado. con el hecho de pues empica por neAfirma que algunos amigos que frecuentaban su nan que trate á Condeautos, los demás procesados. ni á asa no iban á tratar con ellas, sino á buscar á gar Únicamente trataba á Engracia nchez, pero Conde. con ésta no habló nunca de la espía de aue fue Dice que no ha dicho nunca que se propusiera objeto el Cantinero. dar un golpe al Cantinero porque éste se había negado á facilitarla dinero. pugenio Fernández. Añade que no es cierto que se pusiera de acuerEs el supuesto Manuel Vázquez, que estuvo do con Conde, Borroell y otros procesados para en Avila el día 2 de Septienore para recoger la falsificar dos cartas del Cantinero, y que es igual- cantidad que entregó Terár n nombre del Canmente inexacto que tuvieran una conferencia en su tinero. 1 casa con algunos de los hoy procesados, pues con El fiscal pregunta al presado acerca de otros nadie ha hablado de este asunto. extremos y Eugenio no pega que fuera á verse con Sigue negando cuanto el fiscal la pregunta, y á Terán en Avila; pero síque conozca á Conde. pesar de la insistencia con que éste interroga, nada F. ¿P ero no fue onde quien le dio á usted consigue que aclare de cuanto interesa a! Jurado. aquel encargo? Engracia Sánchez, que está al lado de María P. No, señor. ko ocurrido es que FrancisReina, apunta á ésta algunas de sus respuestas. co Luna, á quien me encontré en la Puerta de! Ha conocido á Luciano González en casa del Sol, me propus í puesto que yo me encontraCantinero, y cuando aqiiél le pidió una gratifica- ba sin trabajos I ze m me fuera á Avila y cobrara u s entregaría un señor para ción por intervenir en un préstamo, negóse á en- 254.000 pese 1 traerlas á Mí d y dárselas al inspector. Acepté y tregarla. Conoce á Calzado, pero no ha tenido relación me fui á Av aquella misma noche, porque Luna con e! como igualmente con Santos Serrano, que no podía y pues según me dijo, se encontraba en ftié un d: a A SU casa á llevarles un palco que habían e! hotel J g és de aquella población el gobernador civil de adrid, Sr. Barroso, y me puse al habla Deaido a Condí. con el Sr. Terán. Este, apenas me presente á él, me pregunió: ¿Es usted D. Eugenio Fernández? Yo le dije que sí, y me entregó el dinero; firmé el recibo... F. ¿Cómo firmó usted, como V ázqaez ó como Eugenio Fernández? P. Como Eugenio Fernández. El presidente manda que se le ponga de manifiesto la firma del recibo que obra en autos. Se hace así y afirma el procesado que el recibo no es el que suscribió. Muéstranselo á Terán y éste con energía asegura que el recibo es el que firmó el procesado con el nombre de Manuel Vázquez. Eugenio insiste en que puso su verdadero nombre. A preguntas del Sr. Martínez Enríquez, manifiesta Eugenio que desde Avila fue á El Escorial para entregar las 254.000 pesetas al inspector señor Luna. Añade que éste le entregó por su comisión 8.000 reales, y que no volvió á saber nada de? asunto hasta que fue detenido. El acusador privado dirige algunas preguntas á Fernández, y éste contesta con desenvoltura, como el que nada tiene que temer. El Sr. Ruiz Jiménez advierte algunas contradicciones entre lo que ahora manifiesta el procesado y lo que afirmó en el sumario, y pide que se lean algunas de las declaraciones que tiene prestadas ante el juez. ¿Cómo explica usted- -le pregunta después el acusador particular- -esas contradicciones? -Pues muy ssncillamente- -replica; -porque han puesto en el Juzgado lo que les ha dado la gana, no lo que yo he dictado. -En el sumari o eJ presidente- -dijo usted que el dinero que recibió en Avila lo entregó á otra persona que no era el inspector Luna, y ahora sostiene que éste fue el que recibió las 2 Í 4.000 pesetas. ¿Cuál de ebtas declaraciones- es la verdadera? -La que ahora presto. ¿Y dónde está ese Sr. Luna t- -Se ha muerto. (Hombre- -exclama el presidente: -que ca sualidadl El Sr. Raso; que defiende á Eugenio Fernández con una abnegación y un heroísmo digno de esculpirse en mármoles, dirige algunas preguntas á su patrocinado, y una vez que termina el interrogatorio, el presidente suspende la sesión. Esta ¿e reanudará hoy, á las nueve de la mañana. UN PASANTE M DE SOCIEDAD El entierro del distinguido joven D. Luis López Nieulant, verificado ayer tarde, fue una sentida manifestación del duelo que ha causado su muerte en la buena sociedad madrileña. Su juventud, su bondad y su carácter francamente jovial han contribuido á que el dolor causado por su fallecimiento haya sido mayor. El finado, que pertenecía á la Armada, era hijo de la condesa de Atares y hermano de los marqueses de Perijáa y de Besara. A éstos, á los marqueses de Sotomayor, á la marquesa de Villamagna y al resto de la familia enviamos nuestro pésame. Los condes del Moral de Calatrava saldrán pronto de Madrid, acompañados de sus bellas hijas, para San Sebastián, donde pasarán el verano. Esta noche, á las once, se verificará en la elegante morada de ia marquesa de Villalba, condesa viuda de Asmir, el cotillón conque este año, siguiendo su costumbre, obsequia á sus aristocráticas amistades. La Junta de damas que tiene á su cargo el sostenimiento de la Real Asociación de Beneficencia de la parroquia de Santa Bárbara, ha organizado una función en el teatro de Apolo á beneficio de la mencionada institución. Se pondrán en escena las obras El iluso Cañizares, El pobre Valbuena, El rey del Petróleo y Eí polio Tejada. La función se verificará mañana.