Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B? AÑO CUATRO. NUM. 53o. CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. un movimiento de prevención por parte del público. La Prensa dio el toque de alarma, y un periodista inteligentísimo, D Dionisio Pérez- hizo con gran reposa de espíritu y admirable clarividencia un análisis del proyecto que habría levantado hasta las piedras, si aquí hubiera atención para esas cosas. Sin embargo, nada de serio se intentó. A pesar de haberse demostrado que el nuevo Arancel no era de protección, sino de privilegio, y daría por primer resultado la imposibilidad en el ajuste de los tratados de comercio y una tremenda lucha de represalias, hasta que llegó ya bien determinada y concreta la noticia á nadie se le movió el alma para agitar la opinión con algo más que con artículos de periódico y poner remedio al mal. Ya enterados y con cinco días de plazo pedimos que el milagro se haga. Y el milagro sólo se puede hacer tomando el Gobierno sobre sí la responsabilidad de suspender la promulgación de esos malhadados aranceles, dejando en vigor los antiguos hasta que las Cortes resuelvan, y solicitando de éstas en su día un bilí de indemnidad. El interés desaforado de los que, viéndose dueños del campo, se despacharon á su gusto, y el abandono de la inmensa mayoría han tenido tan estupendo éxito: poner la riqueza del país al borde del abismo. MANUEL TROYANO M A D R I D at DH JUNIO DE 1906 SUELNUMERO TO, 5 CÉNTIMOS consecuencias. Precisamente D Carlos es la prudencia misma andando en automóvil. Ahora, que el cuidado no es tampoco una garantía de seguridad. Prueba de ello es que á una velocidad de 25 kilómetros ocurrió ayer ese percance, y á cien kilómetros no les ocurre á otros nada. La vista de la famosa causa seguida por estafa de un millón al Cantinero, tuvo numeroso público. Es un capítulo zolesco que interesa mucho al público madrileño, novelero y realista como pocos. Satisfecho debe estar el ilustre Querol. El banquete dado en La Huerta en su honor fue una solemnidad artística y un homenaje de admiración y de cariño. Ir á la Bombilla en un día como ayer y á la una de la tarde, constituye, además, un testimonio de sincera amistad que debe envanecer al insigne escultor. El acto tuvo una segunda parte muy grata en el asilo de Santa Cristina, adánde los admiradores de Querol fueron, guiados por el Sr. Aguilera, á presenciar los ejercicios del batallón infantil de asilados, que demostró que D Alberto es un espíritu organizador de primera. ¡A ver! Ayer mismo hizo que quedase aprobada por la Comisión municipal la totalidad del proyecto de Necrópolis. Mañana será estudiado el pliego de condiciones. Pasado, como quien dice, las obras comenzadas. Al otro, terminadas. Y al siguiente pueden ustedes si gustan, ir á calcinar sus huesos, si antes no se los calcina el sol, al nuevo quemadero municipal. Las huelgas de panaderos y metalúrgicos siguieron lo mismo. La primera ofreció indicios de mejoría. El que no los ofrece es el pan, que sigue cada día peor y de menos peso, no obstante las denuncias de los huelguistas, á quienes hay que pedir que sigan haciéndolas cuando vuelvan al trabajo. En la calle de Arlaban ocasionó varias desgracias la rotura de un andamio. L eficacia de las Comisiones mixtas de inspección resultó también lesionada. Continuó la marejada política y sonó de nuevo la palabra crisis mezclada con los Aranceles. Pero el jefe del Gobierno, que reconoció ayer que el e n f e r m ó la cuestión arancelaria- -está grave, agregó que no es tampoco un caso desespera- do. Vamos, que todavía hay esperanza de un Salvador. AEMECE CRÓNICA POLÍTICA Con muy buena voen los días, durante Jos cuales los asuntos de Hacienda preocupaban el espíritu público, se llegó á creer que el pueblo español había alcanzado la madurez de juicio, merced á la cual se dedica preferente atención á las cuestiones de intereses; es decir, que se había industrializado. Para ios partidarios de la evolución, esto constituía un verdadero adelanto, conforme á la teoría spenceriana. La industrialización supone ua país pacífico, orientado hacia e ¡trabajo y la producción y que de los problemas económicos hace la primera materia por la cual se agita su ánimo. Equivale al hombre, que aun cuando haya sido un calavera en su juventud, se ctiida en la edad viril de su capital, de sus negocios, de la manera de hacerlos más lucrativos, de obligar á sus vecinos á decir refiriéndose á él: ¿Está hecho un hombre de su casa! Pero, esas ilusiones positivistas- -si es que tan parad ógica frase puede ser empleada- -han flaqueado por la base. Está visto y demostrado, que el interés no agita aquí sino los ánimos de aquéllos á quienes toca de un modo muy directo é Jnmediaro. Los demás se atribuyen el pasivo papel de espectadores. Todo lo que no presenta un aspecto hondamente emocional, resbala sobre el alma españoía, como el agua sobre la roca. En nuestra decadencia por envejecimiento seremos el eterno calavera, que sólo responde á lo que le toca en el fondo del corazón, cuidándose poco de intereses, á no ser que sienta necesidad absoluta de dinero para sus gallardías. De aquí proviene la fundada creencia de que para hacer entrar con resolución en la vida pública media España de un lado y media de otro, hay que llevarla al terreno de la cuestión religiosa, única capaz de hacer vibrar todos los espíritus. En las contiendas económicas no hay espacio. llí está para demostrarlo la reforma arancelaria. Desde que se planteó encareció su importancia la Prensa, la cual imaginóse que, por existir un tal ambiente de opinión y por ser de suyo tan trascendental, atraería hacia sí todas las miradas. Como quiera que la vez pasada, los Aranceles habían sido formados en atmósfera de mayor frialdad é indiferencia, mientras que ahora se pregonaban sus ventajas y se encarecían las aptitudes especiales de las personas encargadas de la labor, Ja presunción de una obra muy superior a Arancel vigente á la sazón, estaba muy justificada. Luego que se conoció fa índole de fa faena á que la Junta se entregaba, hubo T EFICIENCIA PSÍQUICA MADRID AL DÍA T ecididamente el verano ha empezado por la canícula. Ya se había notado que á nuestro planeta le sucedía algo este año. El invierno fue como Dios quiso; la primavera no pareció por parte alguna, y el verano se echa encima de golpe y porrazo con todos sus rigores caniculares. Puede que al mes que viene haga frío. El tiempo está más loco que una cabra. La disolución de las Cortes podrá ser una incógnita. La disolución de la corte por la acción del calórico, será, un hecho si así sigue Febo. Efecto del calor, de la falta de agua y de la previsión municipal, se ofreció por la tarde un espectáculo divertido y consolador. El desfile de carruajes por Recoletos al ir y volver por la Castellana, levantaba enormes nubes de polvo. N o había habido riego; pero como, en cambio, había una atmósfera cargada de fuego y no corría viento ni para mover una hoja, el ambiente se puso á pedir de boca de suicidas. ¡Se comprendía la dulzura de la muerte por asfixia! Corrió con insistene a el rumor de un accidente de automóvil. Ocurrió al infante D varios, á quien llegó á suponerse herido de consideración. Por fortuna, el informe era equivocado. Hubo accidente, pero sin graves LOS REYES EN LA GRANJA AN ILDBFOTOO, 2 J 4 T P O R LA MAÑANA SS. MM. no han salido esta mañana, con motivo de la recepción de autoridades, que se verificó á mediodía, como se había anunciado.