Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 24 DE JUNIO DE 1906. PAG. 14. EUIOOM 1. n el extranjero, especialmente en Inglaterra, son muy contadas las habitaciones cuvos pisos no están cubiertos con linoleum. s Esta costumbre tan general, no es siempre por tapar los suelos viejos ó feos, y si por higiene, lujo y confort, evitando en el verano el polvo y el fregado de los pisos, y siguiendo n el invierno el consejo de las Sociedades de higiene que dicen que el polvo que se introduice en el tejido de alfombras y esteras es un vivero de microbios, causa de muchas enfermedades. En España se usaba poco el linoleum hasta aflora, porque resultaba caro, pero con la baja de los cambios, puede adquirirse actualmente en la casa Hijos de Grases, Fuencarral, 8, y Atocha i6, á un precio tan reducido como en Londres y á pagar la mitad al hacer el encargo, y el resto en doce mensualidades. Teniendo en consideración que la duración inedia del linoleum es de diez á veinte años, pocas personrs serán las que no aprovechen estas ventajas, evitándose las molestias del estelo y desestero. Muchas gentes enseñan unos dientes sin esmalte, corona ni alveolo, y la culpa se tienen esas gentes por no enjuagarse con Licor del Polo. iesta de las espigas. Ayer tarde salió de los Cuatro Caminos para Fuencarral la peregrinación de la Vela nocturna, compuesta de unas 3oo personas. El gobernador concurrió personalmente á la salida de los dos trenes- tranvías auz componían la expedición. -Se habían adoptado algunas precauciones. Los peregrinos celebraron en Fuencarral la E llamada ñesta de las espigas, y regresarán á Madrid hoy, domingo, á las siete de la mañana. I ntento de suicidio. que- -en la calle de Aurora Nivelares, vive Lemus, núm. 2, fue curada en la Casa de Socorro del distrito de Palacio, de intoxicación que padecía por haber tomado lejía. SSINTERESA- Si A los señores fotógrafos de profesión y A los aficionados que envíen á la Be dacción d e A B C fotografías sobre al gún asunto de interés y cíe palpitante actualidad, se les abonará DIEZ PESETAS por cada prueba que publiquemos. Al pié de cada fotografía se indicará el nombre de sn autor. J uerga gratuita. Joaquín González se propuso ayer correr una juerguecita barata, y empezó por meterse en el restaurant A B C, en la carretera del Pardo, y pedir de comer. La cuenta, de 13 pesetas 70 céntimos, tuvo que presentarla el camarero, José González, en la Delegación de Palacio, pues el interesado se negó á abonarla. Cuando el González salió del restaurant tomó el coche nújn. 1.3o 1, y estuvo paseando cinco horas, siendo conducido finalmente á la presencia judicial, porque el cochero, José Martín Miguel, tampoco pudo cobrar. f En la Administración de A B C y principales Agencias funerariasy de anuncios se recibe los originales para las MORTUORIAS Y ANIVERSARIOS. Por su gran circulación y por contar A B C entre sus lectores á las clases más acomodadas de la sociedad madrileña, puede tenerse la seguridad de que estas esquelas llegarán seguramente á conocimiento de todas las personas de quien se desee sean conocidas. ANIVERSARIOS ADOPTADOS DE R O POR LOS MINISTERIOS DE GUERRA y MARINA RECOMENDADOS POR LA REAL ACADEMIA DE MEDICINA F Toda clase de INDISPOSICIONES DEL TUBO DIGESTIVO, VÓMITOS Y DIARREAS, ETC. en niños y adultos se curan pronto y bien con los SAL C LATOS DE BISMUTO Y CERJO DE VIVAS PÉREZ. De venta en todas las farmacias acreditadas del miindo. M VA lf M ti fc fflt HE A d k 49 B d H? t B -k 222 BIBLIOTECA DE A B C KAMUNCHO y con paso silencioso se fue hacia la frontera, engolfándose en la propicia obscuridad, á encontrar á los ontrabandisías. Ramunchc, solo ya en el mundo, dio un latigazo a 1 caballo, que arrancó con ruido de cascabeles y de casÍOS... Aquel tren que debe pasar por Aranoz, el paque l ara él concluye, y para siempre, el país querido; si han disipado los sueños deliciosos y dulces de sus piimefos años. Es una planta desarraigada del suelo amadow del rincón eúskaro, y al que el soplo de la vida lleva á saber dónde En el silencio de los bosques dormidos suenan alegre mente los cascabeles del collerón del caballo; el resplandor del farol que corre precipitado, ilumina en su lucir triste as ramas de los árboles, el verde naciente de las encinas, f en la orilla del camino, las flores de Francia; á lo lejos distingüese aún el montón de casas de un pueblo querido, íi torre de una antigua iglesia... todas aquellas cosas que lo volverá á mirar si no es en una dudosa y muy lejana ejez... Por delante, en el andar de su vida, le esperan las Américas, la emigración sin probable volver, lo imprevisto y nuevo, cuajado de sorpresas al que llega ya sin valor y sin fe; toda una existencia muy larga, induda blemente, durante la cual su alma, arrancada del terruño patrio, tendrá que sufrir y endurecerse en regiones remotas, su vigor gastarse y agotarse ¡quién sabe dónde! en trabajos y en luchas desconocidas... Allá en lo alto, en el humilde convento, en su sepulcro de paredes tan blancas, las monjas, tranquilas, elevan al cielo sus oraciones nocturnas... ¡O crux, ave, spes umea... -asi bote que va á zarpar de Burdeos... un poderoso instinto le empuja á no perderlos. Maquinal mente se apresuró, sin saber por qué, como cuerpo sin alma que continuase obedeciendo al impulso adquirido, y rápido, aunque ya no tiene objeto alguno ni aun esperanza en el mundo, se metió en los campos bravos, entre la espesura de I01 bosques, en toda aquella negrura intensa de la noche d Mayo que las monjas, desde su alta ventana, ven en SJ, torno FIN