Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿P C VIERNES 22 DE JUNIO DE 1Oo6 PAG. 5. EDICIÓN i. S SOBRE EL PROGRAMA LIBERAL -He leído con cuidado, con detención el artículo publicado por usted ayer; se muestra usted en él, Sr. Azorín, casi reaccionario, casi enemigo de los progresos del pensamiento; se opone usted á las grandes reformas liberales... -Perdón, perdón, querido amigo; yo soy liberal; yo soy un amante del progreso; pero yo soy al mismo tiempo un modesto observador de las cosas, un apasionado de la realidad viva. -Está bien; la realidad la amamos todos; oero ¿cómo se compagina ese amor á la libertad y al progreso de que usted acaba de hacer orofesión y por otra parte esas otras doctrinas que usted ha expuesto en artículos anteriores? -A eso voy y eso quedará explicado satisfactoriamente. Hasta ahora en España y durante un siglo no ha gobernado ningúrf partido; en estos años últimos especialmente, no ha hecho nada por el país el partido liberal ni ha hecho nada tampoco el partido conservador. Pero en uno y otro campo se ha caminado du- rante años y años por una falsa ruta; los liberales decían: Pedimos el sufragio; pedimos el jurado apoyaban con energía sus pretensiones; se oponían á ellas los conservadores; y en esta lucha pasaba y pasaba el tiempo, se, perdían torrentes de energía, se escribían millares de artículos de fondo, se pronunciaban otros tantos miles de discursos, y no se tenía en cuenta lo esencial, lo capitalísimo, lo indispensable: el mirar hacia el pueblo que se gobernaba ó se pretendía gobernar; el estudiar su estado de cultura; el ver qué necesidades eran las suyas y qué reformas, qué mejoras eran las que estaban adecuadas á su mentalidad y su sensibilidad. Y resultaba de todo esto, que esta batalla que al fin ganaban los liberales- -cuando la ganaban- -era puramente epidérmica, superficial, ineficaz, puesto que la reforma implantada no estaba al unísono, no era isócrona con el pueblo á quien se la otorgaba, y que, en definitiva, sólo un papel, la Gaceta de Madrid, y no los hechos, y no la realidad, daba fe (y ya sabemos la fe que debemos prestar á la Gacela) de que España era un país culto, libera) progresivo. -Voy comprendiendo, mi querido amigo, k dónde va usted á parar. -Voy á parar á un resultado bien sencillo: á substituir la política de papel, que obra por medio del decreto, de la Real orden ó de la circular (papel todo) por la política realista, de hechos, de concreciones. El tiempo no ha pasado en balde; los sociólogos, los observadores que desde Darwin hasta William James nos han ilustrado con sus libros, no han hecho tampoco en balde su obra. Hoy un político verdaderamente moderno, un estadista ansioso de realidad, no se encerrará en su despacho entre cuatro estantes de iibros; unos pocos volúmenes selectos y una gran dosis de observación oculta y callada de la vida le bastarán para ponerse á la cabeza de todos los políticos. Y este político será el más liberal, ermás progresivo, el más moderno de todos. El no pedirá la implantación inmediata de todas esas grandes reformas que llamamos liberales y que Jo son en efecto: la libertad de cultos, la secularización de los cementerios, la laicización de la enseñanza; él sabrá que poniendo por obra desde luego estas reformas no adelantaríamos nada; nuestros campos están incultos, yermos; nuestras ciudades del interior permanecen casi desiertas; las escuelas á que enviamos nuestros hijos son insalubres, antihigiénicas; gran parte del producto de las tributaciones se queda entre las manos del fisco; no existen apenas caminos en el país; no gozamos de las delicias del agua; no tienen nuestros ojos ante sí el espectáculo tan estético, tan educativo, de la verdura alegre y gruta; los ríos corren violentos, hondos, hacia el mar; las lluvias torrenciales forman torrentes y avenidas en los montes que destruyen en un momento la obra de años; una incertidumbre, una zozobra, una estrechez continuas embargan á todas horas nuestros ánimos y no dejan lugar para el goce puro y espontáneo de las cosas, para la sociabilidad tolerante y honda, para! una efusión, para una cordialidad, para una esperanza, para una ecuanimidad que son la esencia de la civilización. Y bien; un político y un partido como no tros los deseamos atendería en primer término, con todo tesón, á cambiar el medio para cambiar luego los resultados fatales del medio. Este partido fomentaría la riqueza en España; haría poco á poco que la luz penetrase en todas las inteligencias; haría que nuestra casa fuese más cómoda; haría que nuestra mesa estuviera mejor y más baratamente surtida; haría que esta incertidumbre que ahora nos atenacea, dejara de angustiarnos (puesto que nuestras cosechas no dependerían en tanto grado de I meteorología) haría que pudiéramos viajar, que nes conociésemos bien unos á otros, que nos cercioráramos bien de que lo mejor y lo único no es lo nuestio, sino que hay muchas más cosas en el mundo, que chocan mucho con nuestros hábitos, con lo que hemos visto desde niños, pero que son tan respetables, tan ló gicas como lo nuestro. Y cuando lentamente, con años y con abnegaciones, se hubiese hecho todo esto, una dulzura, un sosiego, una tolerancia que ahora no hay, nacería y se respiraría en las casas españolas; todos profesanam os un amor profundo á la libertad; nadie se asustaría ni se indignaría ante las audacias de su vecino; lasx más disparatadas, locas ideas serían dejadas correr libremente, puesto que el medio, las condiciones de nuestra vida, la cultura ambiente las haría ineficaces; eL mismo bienestar general, la misma riqueza de que dispondríamos haría que se creasen establecimientos independientes y confortables de enseñanza (que ahoia sólo pueden sostener las asociaciones religiosas, que por el mismo hecho de la asociación pueden triunfar en la concurrencia económica) Y así, de esta manera, sin pedirlo nadie, sin exageraciones y sin luchas- -que serían inevitables en estos momentos, -sin que el Parlamento lo hubiese votado y sin que hubiesen aparecido en la Gaceta, llegaríamos á tener indestructibles y para siempre esas gran des reformas liberales de que se habla. AZORÍN exige un buen Camposanto, pero no hay que correr tanto, ni hay que tomarlo tan fuerte. Sin pensar en los terrenos, yo es justo al alcalde pida que con reglamentos buenos asegure nuestra vida; que la tumba es lo de menos Desde la mujer de Lot al hijo de Picoret, no está hoy libre ni un suiet de la policía idiot. Todos á pagar su escoi van prendidos por corche! ¡Así, á falta de complot, habrá en la cárcel como ei! Montero vertiendo el chorro de amena sinceridad, nos dijo que él es un zorro... ¡Pues valiente nov; dadl Don Matías Regidor es un buen conservador, digno de todo respeto; pero que pierde el color cuando oye hablar de! decreto. Su obsesión es tan veheineuí; que á la tristeza convida: desde que fue el presidente á la plazuela de O- riente, lo que hace el hombre no es vid Si al agua echa en ocpsiones azúcar, luego, al beber, lo hace aprisa, á borbotones, para que? sí los terrones se queden sin disolver. Su miedo nada respeta y le entran ansias mortaks, si algúa sujeto ó sujeta le habla de la isla de Creta ó lee las decretales. Si ve cuadros disolventes, de ira rechinan sus dientes; cuanto es deaeio le encona y ha vendido á sus paiientes dos butacas ¡de creta... na! En fin, al tal don Matías tai pavorosas manías le da el decreto maldito, que se ha marchado hace días. ¿Sabéis dónde... A su distuio y novedades? -L ¡s ha y la que aquí doy no es mala ¡Por fin ha ahuecado el ala H don Martín Echegaraylí Luis DE TAPIA ECOS ACADÉMICOS r j asado mañana, domingo, á las tres de la tarde, celebrará sesión pública la Real Academia de Medicina para dar posesión de la plaza de académico de número al ilustre doc tor J 0. Juan Cisneros, que leerá un discurso, cuyo tema es Valor é indicaciones del tratamiento quirúrgico de los tumores malignos de la laringe Le contestará en nombre de la Corporación el Dr. Espina y Capo. EL DÍA DE HOY CULTOS. 2 Saaatisimo Corazón de Jesús Santos de hoy: Santos Inocencio V, Papa; Paulino de Neft, Niccas y Juan, obispos, confesores; Acacio y Heliades, en Ararat, Aibano y Flavio n banquete. Clemente, mártires, y santa ConsorCía, virgen. La Misa y Oficio divino son de la octava del E! miércoles 27 se celebrará en el resSacratísimo Corazón de Jesús, con rito doble de taurant la Huerta el banquete organizado por a l g u n o s académicos de Jurisprudencia en primera clase y color blanco. Se gana el jubileo de las Cuarenta Horas eti honor de los 5 res. Canalejas y Dato. las Religiosas Sslesas (paseo de Santa Engracia) Las tarjetas pueden adquirirse, desde maña- -Visita de la Corte de María: Nuestra Señora de na sábado, en el Continental Exprés. Valvanera, en San Ginés; ó de la Piedad, en San Millán. RIMADA. TIEMPO. Probable: Caluroso. La temperatura en Madrid en las últimas veinCOPLAS DEL VIERNES ticuatro horas, ha sido: Máxima, 3 a grados. MíFue Aguilera á la Alcaldía nima, 12. á trabajar á porfía, Verano hasta el día 23 de Septiemore, aue em y activo, vehemente y serio, pieza el Otoño. darnos quiso un cementerio ENTIERROS. El del Sr. D. Eustaquio Sancasi casi el primer día. tos Manso, á las ocho de la mañana, desde la ca Claro que la mala suerte lie del Príncipe Alfonso, núm. i, aJ cementerio de Nuestra Señora de la Almudena. de etta ciudad de la mueite U