Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CUATRO. NlíM. NICA CRÓUNIVERJÚMERO 1 Q D E UN 1O DE 1906. SUELFQ, 5 CÉNTIMOS gada; meditada, sólida y artística preparación. Porque en el fondo éste es, cual se repite á diario, por propios y extraños, el problema nacional. Quedan, sin embargo, otros asuntos, que significan una gran necesidad, hondamente sentida y vivamente expresada, cuya satisfacción debe tomar por su cuenta el partido liberal. Esta necesidad, que se revela hoy en la actitud de Cataluña y en la que van poco á poco adoptando otras regiones, es la que constituye el problema regional; esto es la transformación de la estructura del Estado español, mediante un método racional y evolutivo, que deja á la fuerza viva y poderosa manifestarse allí, donde la hay, sin merma ni quebrantos interiores, y dando la mayor resultante posible á la potencia de España. Seguramente de esta tendencia trascendental habrán de venir muchos re presentantes á las futuras Cortes, y al Gobierno le convendrá aparecer guiando y no guiado, dirigiendo y no dirigido. Y en el programa será donde podrá tomar ese puesto. Lo demás, aparte alguna, indicación sobre reforma reglamentaria de las Cá- maras, para hacer más fructíferas sus tareas- -reforma, que si no es llevada á cabo por el partido liberal, no podrá realizarse- -todos los demás términos referentes á intereses materiales, presupuestos, administración de justicia, etcétera, caben lo mismo en un programa liberal que en otro conservador. Para mayor claridad y superior compromiso, convendrá que éste de que se trata sea muy conciso y muy escueto. El resto vendrá por añadidura. MANUEL TROYANO SAL ILUSTRADA. CRÓNICA POLÍTICA OBJETIVIDAD Sopeña de ¡mDEL PROGRAMA potencia y de esterilidad, no han de tener los partidos políticos programas caprichosos. Para ser éstos racionales, han de estar indicados por las necesidades del país, sentidos por una gran masa de opinión. El trabajo y el mérito de los jefes de partido estriban en hacer con arte, de esa tela, su bandera; en recoger las aspiraciones más elevadas, más viables, y reducirlas á fórmulas claras, precisas, elásticas, en el buen sentido de la palabra, para su adaptación á la realidad. De estos principios tan elementales hay que arrancar, para inducir cuál habrá de ser el programa del actual Gobierno. Porque la política objetiva se impone hoy más que nunca. De no tomar ese carácter, seguirá condenada á eterna infecundidad. Merced á estas consideraciones, que se hallan en el ánimo de todo el mundo, fueron tenidos por valederos algunos de los términos de un anuncio de programa ministerial, que circuló por la Prensa. El primevo de dichos términos es la libertad de cultos. Responde á una verdadera necesidad de nuestro país en la esfera internacional. No significa hostilidad alguna respecto de la Iglesia católica. E s ana cuestión previa á resolver, para que se disipen las prevenciones, bajo las cuales aparecemos como una excepción en el mundo civilizado. En lo interior no cambiará la estructura religiosa de la sociedad española; ni aminorará el número de los católicos, ni acrecerá el ya enorme de los indiferentes. En lo exterior esfumatá las sombras de intransigencia, de intolerancia, de fanatismo, con que la leyenda negra hace aparecer la figura de España á los ojos de los puebíos cultos. Es, por tanto, esa declaración solemne y legal la condición indispensable para cesai en nuestro mísero aislamiento, y entrar plenamente, de una vez en el concierto europeo. La barrera de hielo ha sido rota ya con la Conferencia de Algeciras y con la boda del Rey. Es ineludible fundir los trozos, que quedan á fin de quitar todo recelo de verla nuevamente alzada. El restablecimiento del Concordato en todo su vigor, tocante á las Ordenes religiosas, y la determinación de las condiciones de derecho á que habrán de someterse las no comprendidas en aquél, son complemento de ese primer término del programa. Responden también á un interés común que siente nuestra sociedad. Y el laicismo en 3 a enseñanza es una c nsecuenüa obligada, lo cual exige una obli 1 A MADRID AL DÍA Ci el tiempo continuase así, pensar en veraneo sería un delito de lesa patria madrileña. Temperatura relativamente fresca, alguna chaparradita á primera ó última hora de la tarde... Con esto, con una jardinera del tranvía y un vaso de rica horchata, ¿para qué buscar aires de las montañas, ni brisas de los mares? ¡Pues hay quienes, por puro madrileñismo, echan ya de menos el calor achicharrante y netamente madrileño de otros años! La verdad es- -dicen- -que esta temperatura fresca no es propia de la estación ni de Madrid. Decididamente, sarna con gusto... El jbueno de D. Alberto es terrible. Ayer desembaló todo su equipaje de proyectos: bulevar de cintura, para meter á Madrid en ella, que buena falta le hace; terminación del Parque del Oeste; conversión en jardines de toda la montaña del Príncipe Pío, de la plaza de Alonso Martínez y de la glorieta de San Bernardo; rápida, pero continua, desapa- rición de las Injurias, de la culta corte, Necrópolis, vertederos, etc. Nada, que entre D. Alberto, transformando Madrid en un periquete, y doña Emihia, extendiendo la influencia del Ateneo á ultra- Pirineos, estamos dentro de pocos días er plena europeización La Junta de policía se reunió con alcalde para adoptar medidas con relación á los pozos negros, incautación del servicio, adquisición de material nuevo, etc. Vamos, que no vuelve á ocurrir otro caso como el del sábado... por ahora. El pozo de marras era clandestino; por eso no podía limpiarle el Ayuntamiento, según dice en descargo de su conciencia la propia Corporación, pero en cargo de sus servicios de inspección. Las huelgas de panaderos y metalúrgicos, impertérritas. Los alcoholeros, reuníaos en sindicato nacional, discutieron si continúa el cierre ó si se acepta la transacción. Todavía andan en esas. Apareció, al fin, la lista de muertos y heridos del atentado anarquista de la calle Mayor. La de víctimas de la jurisdicción civil es bastante mayor que la de la militar, y en junto, ofrecen las aterradoras cifras de 23 muertos y 100 heridos. ¡Pero hasta en esto ha de salir á relucir lo de las jurisdicciones! La política, encalmada. Las dudas sobre lo déla disolución, subsisten, y á este paso se llegará pronto á dudar de si ha habido Cortes alguna vez, de si Moret ha sido una figura de la mitología griega y si España es ó no es un rincón de este misérrimo planeta. Sucesos hubo varios; entre ellos, e intento de suicidio de un infeliz desenga nado del mundo y abrumado por la carga de ¡dieciséis años de vida! AEMECE LOS REYES EN LA GRANJA POR TELÉGRAFO SAN ¡LDEPONSO, 18, 8 N. Q o r la mañana. El día de hoy había de señalarse en Palacio por una agradabilísima fiesta de familia, pues S. M la Reina madre había anunciado su llegada. El cielo amaneció espléndido, sin nubes, cielo de un día primaveral. Los Reyes dieron un corto paseo á pie, sa liendo de Palacio por la puerta principal y dirigiéndose á Caballerizas, donde estuvieron examinando caballos, coches y automóviles. La Reina Victoria vestía traje gris y llevaba sombrero y sombrilla de color azul. El Rey, de americana, con un clavel rojo en la bouton niére, y sombrero de paja. El piquete de Alabarderos que se dirigía al relevo, cruzóse con los. Monarcas y les tributó los honores de ordenanza, formando en línea.