Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AÑO CUATRO 522. CRONICA UN 1 VER AL ILUSTRADA 1 EMADRID, 18 DE JUNIO DE 1906, NÚMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS olvidar que, con razón ó sin razón, la base de toda la obra que ha de emprender el actual Ministerio, se halla en tela de juicio. Y si, además de tener suspenso el del país, aparece como suspendida también la vida del actual Ministerio, se justificará cuanto expresan y afirman descontentos y enemigos. Aparte la tarea imprescindible y perentoria de la última mano á la reforma arancelaria, el público no se percata de nada que signifique actividad. MANUEL TROYANO CRÓNICA POLÍTICA 1 A DEBILIDAD NO Uno de losprinES PRUDENCIA cipales benefic ¡O S j q Ue habrá de producir la formación del moderno partido liberal, uno, fuerte, sólido, robusto, será el de evitar el mal que al presente venimos padeciendo y que lleva un año de existencia: el de pasar por estos Gobiernos, á quienes nadie puede redimir del carácter de interinos. Con el partido conservador habría acontecido lo mismo, si la muerte no se hubiera encargado de simplificar por ese lado el problema. Donde existen varios personajes con categoría suficiente para ocupar la Presidencia del Consejo de ministros, el descontento cristaliza muy pronto. Y los tiempos no son de abnegaciones, ni disciplinas de puro convencimiento. Estas ó las impone la indiscutible superioridad del jefe ó las dicta y afirma el tnarinto colectivo de la masa. De otro modo, los gabinetes semejarán dañas de desligada arena, á las cuales llevarán de un lado para otro el soplo de la ambición ó el huracán del despecho. No podemos, piadosamente pensando, esperar á que se resuelva la cuestión, como en el campo fronterizo se ha resuelto. La tienen que resolver con su voluntad los liberales y lograr de ese ¡modo que no pasen los días, ios meses y hasta los años, sin dejar en pos de sí obra alguna y contentándose la nación entera on vivir, ó, mejor dicho, con vegetar. Claro está que esa resolución exige y exigirá gran consumo de energías, jBueno será que las vayan almacenando para entonces, los que en primer término han de hacer el gasto en vencerse á sí propios y en dominar álos demás! Pero, las energías no se acumulan como atesoran las monedas los avaros, ahorrándolas; íno, como las semillas, sembrándolas á tiempo y cultivándolas bien. Por eso la debilidad ahora engendrará debilidad para mañana. Los enojos, que la formación del Gabinete homogéneo ha despertado, na se conjurarán con encogimientos, ni complacencias. Hay que ir adelante con valentía, disgústese quien se disgustare. No ha de ser el cuervo más negro que Jas alas; ni ía hostilidad podrá, por mayor descontento, ir más allá de donde ha llegado. En cambio algo de ventajas siquiera sean meramente locales tocarán los pueblos. Hay muchas cosas, que se pueden efectuar sin Cortes, y que acaso no son factibles sino con esta condición. A ellas habrá que acudir, para dar eJ Gobier. no testimonio de sil existencia, de sus propósitos y de su orientación. No se debe MADRID AL DÍA 1 a catástrofe del Puente de Toledo! gritaban los vendedores de periódicos ayer, y la gente se apresuraba á adquirir papel y á enterarse de la espantosa escena desarrollada anteanoche en una casa de las proximidades- del citado puente. Los comentarios fueron muchos y las deducciones también, porque resulta de los hechos, que se puede vivir en condiciones quz la ciencia reputa casi como mortales de necesidad; se puede vivir en una casa como la de la calle de Manuel Carmona, en cuyos sótanos hay un lago y un depósito de miasmas que son la muerte misma. La higiene aparece totalmente rectificada y maltrecha. Se puede vivir así, sobre un pozo negro y con un Ayuntamiento como el madrileño, que no atiende á tiempo las peticiones de los vecinos, cuando éstos, previendo un peligro, solicitan el auxilio que la Corporación tiene el deber de facilitar inmediatamente. Ahora se dirá que se va á hacer y acontecer; pero, ya lo verán ustedes, los muertos al hoyo y ¿hasta otra! Nota saliente del día: la corrida de toros, un continuado escándalo con florilegio escogido, para el presidente; con epítetos de los más expresivos para don Pedro, esta vez, como otras muchas veces, el cruel por la crueldad conque trata al público y al abono, largándole barquillos rellenos en vez de toros, pitorreándose de él y buscando lo que en realidad debería encontrar si hubiera arranques de verdad: que el abono constituya una sociedad de resistencia, de las de moda, y el público no abonado, otra, para que vayan á la plaza, si quieren, que no querrán, los estimables acomodadores y sus familias, y los vendedores de naranjitas de la propia China. La gente no tan candida como la que va á las corridas, tuvo donde divertirse. La Ciudad Lineal llegó al apogeo de sus fiestas, y para que todo allí sea modernismo, progreso, corrección, hubo banquete sin presidencia, sin discursos, sin nada de lo que perturba la digestión y corrompe las oraciones. En la Academia de Medicina hubo recepción del Dr. Bejarano. En laMoncloa, reparto de premios deA Tiro nacional. La huelga de panaderos, sin novedad. Obreros y patronos mantienen una intransigencia, digna de ser empleada e el peso del pan. A los canteros se les declaró en huelga el fondo social constituido en una caja que amaneció abierta, contraviniendo la ley del Descanso dominical. El proceso del atentado no ha ofrecíido en las últimas veinticuatro horas nada nuevo de importancia. La policía pudo guardar la fiesta del domingo, y esto demuestra lo tranqui- lp de la jornada de ayer. AEMECE CUCHICHEOS liando le doy á usted la enhorabuena? Porque con tantas crisis estamos expuestos todos los españoles á ser ministros. -Yo no sería ministro, aun cuando fuera político conspicuo. ¿Y qué perdía usted con serlo? -Si era hombre de ¡deas, como suele decirse, la fe; si no tenía otras condiciones indispensables para el cargo, la tranquilidad y acaso la reputación. -No lo entiendo. -Pues la cosa es clara. Para ser buen mtms tro es indispensable ser agradable, verboso mundano, frío de corazón, y no preocuparse por nada ni por nadie, aparentando interesarse por todo el mundo y fingiendo una actividad vertiginosa que disfrace un quietismo egoísta Debe dedicar la mayor parte de su tiempo á recibir cordialmente á las comisiones, ofreciéndolas cuanto pidan; contestar á centenares de cartas al día (las femeninas, de puño y letra) asistir á todas las inauguraciones, aceptar todos los banquetes, frecuentar la sociedad, lucit el uniforme, y que el público, el buen público, vea cruzar á galope el coche ministerial á toda hora. Si hay excursiones á provincias, mejor que mejor; si se pueden regalar billetes gratuitos ó invitaciones á solemnidades... miel sobre hojuelas... -Y hacer reformas en el departamento... -Nada de eso. Anunciarlas, eso sí; pero cuidado con dar trabajo á tos Negociados, ni tratar de activar la marcha oficinesca. -Sin embargo, hay muchos ministros que han trabajado, que trabajan... -Sin resultado alguno. Los pobres señores toman la vida en serio... aumentan las horas de oficina, desempolvan archivos, interrogan á los Centros consultivos, oT ligan á escribir informes y oficios á los directores generales, y, como ni contestan á Jos zánganos aduladores, ni reparten bandas y cruces, ni se íes ve, ni apenas se les oye, absorbidos por su tarea de estudios y mejoras, todo e. mundo da en decir que la cartera les pesa, que no sirven para el caso, y caen con ridículo, que es la peor ma ñera de caer en política. -Puede ser que tenga usted razón. -Ya Jo creo que la tengo. ¿Y no hay remedio á este mal? -Ciertamente. No ser ministro, aun cuan-